¿Qué se siente al batir un record del mundo?

La mayoría de nosotros, practicantes no profesionales o simples aficionados de este magnífico deporte, sólo podemos soñar lo que significa romper una marca mundial. Pues bien, para tener una idea un poco más clara de lo que supone lograr esta hazaña, una conocida página deportiva formuló esta pregunta y algunas más a un par de atletas que lo consiguieron…

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Pocos saben qué se siente ¿Qué se siente al batir un record del mundo? ¿Qué se siente al batir un record del mundo? record del mundo mejor marca kipketer maurice green

Pocos saben qué se siente

Wilson Kipketer – Actual poseedor del record del mundo para los 800m (al aire libre y en pista cubierta)
Has batido tres marcas mundiales durante tu carrera. ¿Cuál de ellas es la que recuerdas con más cariño?

La que más sobresale es el 1:42.67 logrado en el Campeonato Mundial bajo techo de 1997. Me sorprendió que pudiera correr tan rápido, pero es que ese día estaba imparable.

Algunos atletas comentan que no dormiste después de romper esa marca. ¿Es cierto?

Tienes que pasar por pruebas de dopaje, ofrecer entrevistas, recibir a los amigos y luego tratar de comer algo. Por eso, dieron las 3 de la mañana antes de que pudiera llegar a mi cama.

¿Qué se siente ser todavía el poseedor del record del mundo?

Pues un poco de decepción (deportivamente hablando). Por otro lado, mi nombre está volviendo a ser mencionado ya que otros están corriendo en un tiempo cercano al mío.

¿Te entristecería perderlo?

No. Estaría contento de ver a alguien superar mi marca, pero sólo si sucede a manos de un verdadero campeón. Aún no se ha visto a un verdadero corredor de 800m ganar en las Olimpiadas.

Maurice Greene – Consiguió el record mundial de los 100m en Atenas (En 1999, deteniendo el cronómetro en 9:79)

¿Podrías definir lo que sentiste cuando impusiste una nueva marca?

Es como coger el día más excitante de toda tu vida y multiplicarlo por diez.
Sólo un selecto grupo de atletas puede lograrlo, por lo que inmediatamente pasas a formar parte de él.

¿Pudiste dormir esa noche?

No. Salí a celebrar. Pero mi mayor meta ese año era justamente lograr batir el record por lo que después de dos días de celebración, tomé un avión de regreso a casa y me puse a trabajar nuevamente.

¿Qué fue lo que pasó por tu mente cuando Asafa Powell superó tu marca en el 2005?

Pensé que era algo bueno. Los records están hechos para ser superados.

Vía | Spikes

Leave a Reply

Your email address will not be published.