Amantes del running

“Busco un héroe”, dice el Canto I del Don Juan de Lord Byron, un personaje que, como su autor, alimenta su vida de más vidas, de amores, energía y juventud. Mucho han cambiado las cosas desde que Byron relató las andanzas del triunfal conquistador español y éstas le granjearon la abierta hostilidad de la Iglesia y el entusiasmo sin límites de los románticos. Su atracción por el placer no recibe ahora la condena eterna, ni siquiera momentánea, y tal vez sea menos complicado que entonces encontrar héroes, o por lo menos aprendices de héroe. Si prestas atención, es muy posible que a cualquier hora del día des con alguno de ellos.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Los amantes del maratón saben mucho de heroísmo Amantes del running Amantes del running maraton2

Si no estás en las nubes y te fijas un poco en lo que ocurre a tu alrededor, en lo que acostumbramos a llamar la realidad inmediata de la vida cotidiana, te será bastante fácil localizar a una de esas personas que, sea por la razón que sea, dedican parte de su tiempo a correr por las calles o parques de tu ciudad, por los caminos de tu pueblo, por los confines del fin del mundo si es que vives en el fin del mundo.

En muchas ocasiones se trata de personajes solitarios pegados a un ipod, pero también abundan las parejas (sean de hombres, mujeres, mixtas o cualquier otra combinación que se te ocurra) y los grupos más o menos numerosos que se reúnen con frecuencia para practicar un deporte que, de alguna forma, enlaza directamente con nuestras raíces, con la época en la que el hombre primitivo tenía que recorrer grandes distancias para sobrevivir.

Amor profundo

No sé si estas personas alimentan sus vidas con amores, energía y juventud, como el héroe que buscaba Lord Byron, pero estoy convencido de que la mayoría de ellas, por no decir casi todas, aman profundamente lo que hacen e, independientemente de su edad, se sienten más jóvenes y vigorosas cada vez que salen a correr. Claro que no estoy hablando como un simple observador, sino como alguien que se sabe protagonista de una actitud vital que, por fortuna, cada vez cuenta con más adeptos.

Por escépticos que puedan ser los profanos, los amantes del running conocemos muy bien los múltiples beneficios de un programa de entrenamiento coherente que permite que nuestro cuerpo, y sobre todo nuestra alma, alcancen cotas de satisfacción que nada tienen que ver con los lujos de la tecnología.

Nuestra porción de gloria

Millones de años de evolución han servido para adaptar y desarrollar músculos y tendones, para que nuestra capacidad cardiovascular sea proporcional a nuestras necesidades reales. Los más afortunados, los que ya no tenemos que correr para alimentarnos o evitar que nos maten o nos torturen, podemos hacerlo por placer y tenemos todo el derecho del mundo a sentirnos aprendices de héroe.

El entusiasmo que Byron provocó entre los románticos no es muy distinto del que sentimos nosotros cada vez que salimos a entrenar o, muy especialmente, cuando nos toca competir, aunque sea contra nosotros mismos. “Busco un héroe”, dice el Canto I del Don Juan. “Busco mi porción de gloria”, podríamos proclamar los atletas aficionados del mundo, unidos para siempre en una actividad que no conoce límites ni fronteras.

  1. la verdad es que cada uno puede que corra por una razón distinta, quizas muchos empezamos a correr por adelgazar, y al final se ha convertido en una forma de vivir. Lo hacemos porque nos sentimos bien, y quizá es difícil de entender para quien no se haya “enganchado” a ello. Saludos

  2. Sí, lo importante no es tanto la motivación inicial como lo que consigues con ello. Como bien dices, Antoni, una forma muy saludable de vivir.

  3. Que interesante lo que comentas y opina la gente….yo detestaba correr hasta hace 10 años, tuve que bajar mucho de peso y tuve que caminar, veia a la gente correr, me aburria caminar, dije algún día correré como aquellos “desgraciados” jaja, llegué a mi peso e inicié mi vida en las pistas…descubrí que eso me ayudaba a mantener mi peso, luego le encontre gusto, luego disfrutaba al hacerlo, paso a ser una necesidad, luego me puse retos de tiempo, hasta que un día dije quiero hacer la maraton, ahora que llevo de 2 maratones conmigo, he descubierto que correr es mi pasión, es mi estilo de vida, me siento fantasticamente bien al hacerlo y soy felíz de haber logrado y más feliz de estar motivada a seguir corriendo y traer más medallas de las distintas maratones del mundo…descubrí que es mi reto de vida y que en la lucha diaria está mi satisfacción y logro personal.

  4. Celebro que hayas hallado tu estilo de vida, Denise. Creo que lo importante es eso, sentirse bien con lo que estás haciendo. Plantearse un reto, luchar por él y conseguirlo es algo muy gratificante, sin duda. Gracias por leerme y por tus comentarios. Espero que sigas contándonos cosas.

  5. A causa de mi equivocado estilo de vida, a los 35 años, me veia ya muy viejo, y gordo (inflado por alcohol y comer mucha grasa, carnitas, etcc), inicie un cambio de vida en un gimnasio en julio de 2008, dure ahi como año y medio, y luego inicie a correr, y la verdad ahora me veo super delgado, me siento super bien, le baje a la mala alimentación, trato de comer lo mas natural posible, pero sigo comiendo de todo.
    Ahora que tengo como año y medio corriendo, me dicen todos, que estoy muy flaco, muy delgado, pero es a causa del running…
    tengo 38 años, y ya me veo acorde a mi edad, saludos desde mexico, mi meta es correr el proximo maraton de la cd. de mexico, que rico es correr

Leave a Reply

Your email address will not be published.