Aviso para corredores (II)

La vista siempre ha tenido una importancia fundamental para la esencia y la supervivencia humanas. No es ninguna casualidad que Sófocles concibiese la mutilación de los ojos como la más espantosa amputación que puede sufrir una persona, ni tampoco que las respuestas innatas a estímulos visuales específicos sean primordiales para la supervivencia. Los dos carteles que vi el otro día mientras corría hacia el lago artificial del Sector 3 me provocaron temor y curiosidad a partes iguales. Por una parte, no acababa de entender a qué se referían y, por la otra, parecían diseñados para desencadenar un desasosiego fronterizo con el miedo.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Más avisos para corredores Aviso para corredores (II) Aviso para corredores (II) correr42
Más avisos para corredores

Riesgo de caídas, rezaba el primero que vi, también el menos inquietante. Del otro ya hablaré en la siguiente entrega, pero ahora quiero centrarme en el mensaje que acababa de recibir mientras descendía por el camino que une el depósito con el lago. Riesgo de caídas, decía. Con letras negras sobre un fondo blanco, tal vez el contraste cromático más acentuado. En realidad, no se trataba de un cartel, sino de muchos carteles distribuidos a lo largo de una valla que impide el acceso a las obras de urbanización que se están llevando a cabo en la zona.

Preocupación

¿Qué demonios querrá decir? Ningún icóno acompaña al texto, por lo que se supone que el receptor, alguien que, como yo, pase por allí, debería saber perfectamente a qué se refiere. Pero yo no tengo ni idea. Estoy corriendo por una bajada y, en consecuencia, es hasta cierto punto lógico que pueda resbalar y caerme, pero dudo que los responsables de las obras hayan pensado en los corredores que frecuentamos este camino y nos quieran advertir que vayamos con cuidado, que nos fijemos en donde ponemos los pies. Simplemente se han limitado a colocar este cartel, un aviso supuestamente útil al que no acabo de encontrar sentido. Dice mi admirado Romà Gubern que la percepción no es un automatismo cerebral pasivo, sino una actividad cognoscitiva muy compleja modelada por las experiencias anteriores del sujeto, por su historia. Visto así, no es nada extraño que empiece a preocuparme por la posibilidad de caerme en plena bajada.

Recuerdos dolorosos

Me vienen a la mente las caídas que he sufrido a lo largo de mi trayectoria como corredor. Una de las más recientes y dolorosas fue la del año pasado en la carrera de Aranjuez, que me sirvió para crear una serie de tres posts que bauticé con el título Récord frustrado. Otras se han producido al entrenar, cuando por cualquier despiste, o simplemente por no ver algún obstáculo en el terreno, mis manos y rodillas han sentido la fuerza de la tierra y el asfalto cuando te abalanzas sobre ellos no a la velocidad del rayo pero sí demasiado rápido como para no sentir dolor. Pero ahora estoy atento, tanto que me parece imposible que pueda llegar a caerme a menos que intervenga alguna fuerza desconocida que actúa por esta zona y he sido incapaz de detectar.

Tomar precauciones

Riesgo de caídas, sigo diciéndome mientras corro, agradeciendo a los autores del cartel que me hagan tomar todas las precauciones sin tener ni idea de por qué. Al fin y al cabo, concluyo, las caídas forman parte de la vida y tal vez este sea el mensaje del cartel, un aviso universal que no concierne sólo a los corredores, sino a cualquier persona que pueda caerse físicamente o sufrir un bajón psicológico que siempre viene bien prever. Quizá, sigo especulando, nunca deberíamos levantarnos de la cama sin tener muy presente el riesgo de caernos, la posibilidad nada remota de sufrir un traspiés.

  1. Lo que te pasa Josep, es que tú eres un escéptico.

    Yo hace cinco años que tengo la “Esperanza” y sabía que al final, alguién por fin, tenía que velar por nuestra seguridad de verdad.

  2. ¿No será que habrán tenido una mala experiencia de alguien que se ha caído y ha denunciado al ayuntamiento, y algún juez, des de su despacho, haya mandado señalizar la zona? Es una posibilidad, digo yo.

  3. Ojalá sea eso, Ana. Un intrépido cartelista que nos indica todos los peligros.

    Puede ser, Antoni. Para mí sigue siendo un misterio, la verdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR