Batalla contra el calor de Estocolmo – 3ª parte, la meta

Experiencias de la maratón de Estocolmo – 3ª parte de la carrera hasta la meta: “Querer es poder” – Esa fue la idea que me rondó la cabeza durante la tercera parte de la carrera. Rápidamente se entreveía que el siguiente tramo iba a ser el más exigente. Finalmente conseguí llegar a la meta. El tiempo era lo de menos.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Mi llegada en la maraton Batalla contra el calor de Estocolmo – 3ª parte, la meta Batalla contra el calor de Estocolmo – 3ª parte, la meta meta estocolmo
Mi llegada en la maratón de Estocolmo

Ya lo había visto el día anterior sobre el mapa de carrera. El tramo estaba más o menos dividido en dos partes y los tramos más cortos debían correrse sólo una vez. En este caso la carrera atravesaba un parque. La primera elevación que había en el parque, con la cual se nos daba la bienvenida, fue bastante antipática para mí en ese momento. Nada más verla daba miedo.

La fase de debilidad
Podía presagiarse ya una pequeña fase de debilidad. Algo que en ese momento no me venía muy bien, que digamos. Iba con un parcial de 5:15 a 5:30 minutos por Km. en la subida, cuando recuerdo que la aspiración de velocidad media en el total de la maratón era de 4:16. Apenas había espectadores en ese momento y durante el mismo, los corredores hacían un gran esfuerzo en solitario. En la mitad del tramo había un camión con un equipo de música incorporado (de los que había un gran número repartidos por todo el trayecto) que podía aumentarte durante un momento la motivación y te hacía olvidar un poco los dolores. Entonces alcancé el punto más bajo. Del parque emanaba un gran calor. Aún había algunos tramos que transcurrían por la sombra. Hacía mucho calor, estaba cansado, tenía sed. Entonces pude vislumbrar la salida. Corríamos de nuevo por una calle, a la derecha había anclados un par de yates en un gran embarcadero. Se divisaba un avituallamiento de agua. Comencé a sentirme mejor.

Buenas sensaciones
Calculé que estaba más o menos por el Km. 27 ó 28. En la segunda vuelta ya lo conocía todo. Había recuperado de nuevo la velocidad media. Tenía buenas sensaciones. Este era mi primer maratón compuesto por dos vueltas. Puede uno realmente deprimirse, cuando sabe exactamente lo que le queda por delante. Eso también me pasó a mí. Tramos elevados que ya había conseguido superar anteriormente, me costaban ahora un gran esfuerzo. Algo a lo que no había prestado atención eran las pequeñas cuestas. De repente, una diferencia de inclinación de solamente 50 m., alternada con otras elevaciones de 30 m. de longitud entre medias de una distancia total de 2 a 3 Km., hacían realmente daño. Quejarse no servía de nada. Aún debía superar 10 buenos Km. Esperaba en cada Km. al hombre del martillo. Y aún no llegaba, de momento.

El último kilómetro
El sentimiento de cansancio era diferente al sufrido en anteriores ocasiones, que me causaba una sensación de estar corriendo contra un muro entre los Km. 27 y 35. Las piernas me pesaban increíblemente, cada paso dolía y la voluntad de seguir corriendo era cada vez más débil. Si bien esta vez no había tenido esa aparición del cansancio, esta vez sentía otra cosa. Creo que el calor me había debilitado físicamente con anterioridad. Aunque no aparecía ese derrumbamiento absoluto, lo esperaba continuamente, como una sueca, que mediado el Km. 30 me había pasado, y que por desgracia ya estaba fuera de carrera. Esto pasaba aproximadamente sobre el Km. 40.

La meta
Hasta el último Km. creo que aún deje pasar aproximadamente a 10 corredores. Daba igual, lo importante era que estaba llegando a la meta. El estadio donde se iba a efectuar la llegada se aproximaba, ya podía divisarse la meta. La llegada fue increíble. Aunque el ambiente que se oía en el estadio no era mejor que el que había oído en las calles. El tiempo se paró en 3 horas y 12 minutos .Fue el peor tiempo conseguido hasta el momento, aunque también fue menor la decepción. Finalmente, como en cada maratón, estaba feliz una vez había llegado a la meta.
¿Les gustaría saber que había pasado anteriormente? Léanse 1ª parte la salida y 2ª parte la media maratón.

Leave a Reply

Your email address will not be published.