¿En qué debo fijarme a la hora de elegir el calzado correcto?

Un calzado adecuado es esencial para un óptimo entrenamiento de maratón. Las zapatillas son el artículo deportivo más importante para los corredores. Un buen calzado es la mejor inversión a la hora de evitar lesiones.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Elegir las zapatillas adecuadas para correr ¿En qué debo fijarme a la hora de elegir el calzado correcto? ¿En qué debo fijarme a la hora de elegir el calzado correcto? zapatillas correr
Elegir las zapatillas correctas para correr

Los diseños modernos deberían jugar, en este caso, sólo un rol secundario ya que más bien, se debería pasar de las zapatillas y apoyarse más en el propio pie a la hora de correr. Una mala elección puede conllevar consecuencias fatales, no sólo para los pies sino también para los tobillos, las rodillas y los talones. Una buena zapatilla a la hora de correr no debería ser, no obstante, especialmente cara. Aunque por ello tampoco debe uno ser rácano, y comenzar a entrenarse con unas zapatillas que tengan 10 años de antigüedad y las suelas gastadas.

Las zapatillas deben ofrecer una estabilidad suficiente

Con el entrenamiento, el aparato locomotor estará expuesto a enormes esfuerzos. Las zapatillas deberán interceptar parte de estas cargas y así, se podrá cuidar la musculatura, los huesos y los tendones del corredor. No se entusiasme demasiado eligiendo, por ejemplo, algún tipo de zapatilla especialmente ligera, pensando que así podrá ahorrar algo de peso a la hora de correr. Un peso bajo es importante en el caso de que quiera conseguir tiempos muy rápidos en una maratón. Es importante, por supuesto, que su peso no sea tampoco demasiado alto y las zapatillas ligeras sean capaces de ofrecer una estabilidad suficiente. Aunque los corredores profesionales disputen campeonatos con zapatillas especiales, el principiante puede correr perfectamente una maratón con unas zapatillas de entrenamiento más pesadas. En el caso de que el corredor sea de constitución robusta, será desaconsejable intentar superar una maratón con calzado ligero.

La zapatilla debe adaptarse a cualquier tipo de entrenamiento
Antes de la compra, el corredor debería pensar seriamente para qué va ser utilizado el calzado; calzado  que sobre todo será utilizado para entrenar sobre suelo duro, como es el caso de la calle. Además, deberá ser capaz de amortiguar correctamente. En suelos más acolchados como es el caso del bosque, por el contrario deberá ser un calzado mucho más estable y flexible, así como más adherente para suelos resbaladizos. En el caso de que vaya a correr tanto por suelos blandos como por terrenos más duros, también existe calzado, que posee ambas cualidades bien combinadas. Pregunte específicamente en la tienda por el modelo adecuado.

El momento de la compra es fundamental
También el momento de la compra es importante. El mejor momento para comprarse unas zapatillas, es por la tarde o después de un entrenamiento, ya que los pies están ligeramente hinchados y no habrá peligro de comprar unas zapatillas que sean demasiado estrechas o pequeñas. El vendedor debería preguntar por su peso, molestias, ritmo de carrera, rendimiento, frecuencia de carrera y alcance de la misma. Lo ideal sería que desde el primer momento, el corredor analizara su estilo de carrera sobre una cinta, donde puedan ser identificadas las posturas de los pies y el transcurso del movimiento. Además, deberá probarse diferentes modelos e igualmente comprobarlo directamente sobre la cinta. Los dedos pulgares deben tener algo de espacio, ya que el pie a la hora de correr resbala un poco hacia atrás.

El entrenamiento con varias zapatillas compensa la carga
Deberían alternarse a la hora de correr, varios y diferentes modelos ya que cada tipo de zapatilla carga de forma diferente en los discos intervertebrales, en las articulaciones, en los pies y en los tendones. También, debería utilizar para cada unidad de entrenamiento un calzado que se adapte mejor a cada tipo de condiciones. El de mejor amortiguación, para una carrera urbana; los estables, para una carrera por el bosque. La durabilidad de unas zapatillas dependerá tanto de su peso, como de su estilo de carrera y del terreno sobre el que corra. Unas buenas zapatillas pueden durar entre 700 y 1200 Km. Para aquél que tenga la sensación de que la amortiguación disminuye ya después de sólo unos pocos Km., es aconsejable que cambie las zapatillas lo antes posible.

Conclusión: En la compra de unas zapatillas deberá tener preparadas las preguntas adecuadas para el vendedor. Algunas de las respuestas a estas preguntas estarán determinadas por la prueba realizada sobre la cinta para correr. Un calzado incorrecto puede, en algunas circunstancias, ocasionar molestias y lesiones. No ahorre demasiado en unas zapatillas de baja calidad. Un pequeño consejo: cómprese siempre, en cualquier caso, un modelo que le permita libertad de movimientos.

  1. Hola… me gustaría saber cada cuanto tiempo se cambian las zapatillas de correr… puesto que corro en las carreras.. y me las compré el año pasado

  2. Borja Martinez 14 Marzo 2012, 14:12 pm

    Hola Rosa. Gracias por tu comentario. No hay un tiempo estándar para cambiar cada zapatilla. Cada corredor es un mundo y las desgasta en un tiempo determinado, así que no te puedo responder con exactitud a tu pregunta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.