Cinco errores comunes en una maratón

La mayoría de nosotros somos conscientes del enorme esfuerzo y disciplina que exige la preparación para una maratón. Conforme vamos avanzando en nuestro entrenamiento, seguimos una rutina de ejercicios y una dieta balanceada, nos mostramos ávidos por conocer nuevos métodos que nos permitan estar en la mejor condición física posible antes de una competencia.
Entonces, ¿por qué muchos corredores ignoran lo que han aprendido cuando llega el momento de la verdad?

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Una serie de consejos con lo que no se debe hacer en una prueba de maratón Cinco errores comunes en una maratón Cinco errores comunes en una maratón maraton2
Una serie de consejos con lo que no se debe hacer en una prueba de maratón

No hace mucho que se hizo una encuesta al respecto entre algunos de los entrenadores y maratonistas que llevan en esto el tiempo suficiente como para poder opinar de una manera seria y objetiva. Se les preguntó sobre los errores más comunes que han cometido -o han visto cometer- en una maratón, enfocándose sobre todo en aquellos días en que recién empezaban.

Como seguramente estáis pensando, las respuestas fueron de lo más variadas. Sin embargo, a continuación compartimos las cinco que tuvieron mayor consenso para que las tengáis en cuenta cuando llegue el momento de competir.

1. Empezar demasiado rápido

Es muy fácil dejarse llevar por la emoción del día de la carrera y afrontar los primeros compases de la misma como si se tratara de correr 5000m. Al principio creeréis que todo va bien, pero el esfuerzo empleado en este impetuoso arranque os terminará pasando factura tarde o temprano. Afronta las primeras millas con relativa calma, como si fueran un calentamiento y trata, gradualmente, de encontrar el ritmo en el que te sientas a gusto.

2. Intentar algo nuevo

Pon en práctica aquello que has aprendido entrenando durante los meses previos a la maratón. No intentes probar cosas que no hayas hecho antes justo en este día: No uses ropa ni zapatillas diferentes, no ingieras un desayuno distinto, no cambies tu rutina de preparación, etc. Apégate a lo que ya sabes y aplícalo cuando llegue el momento.

3. Abrirte camino entre los competidores

Muchos corredores a menudo se sienten ‘atrapados’ cuando les es imposible encontrar un camino libre por el cual avanzar, e intentan separarse del grupo lo antes posible. Es mejor ser paciente y esperar que el grupo empiece a abrirse por sí mismo después de la cuarta o quinta milla. Al final, te será de mucha ayuda el haber conservado la mayor cantidad de energía posible.

4. Ignorar el tiempo

Ninguno es capaz de controlar el estado del tiempo. Lo que sí es posible es controlar nuestra reacción ante él. No esperes establecer un nuevo record personal cuando corres bajo una temperatura de 25ºC. Hay que acomodarse a la situación: Cuando hay mucho calor, frío, viento o humedad, hay que ir a un paso un tanto más lento; cuando las condiciones son ideales, la pista es tuya.

5. Caer preso del estrés

La distancia a recorrer es muy intimidante, especialmente para los principiantes, por lo que ponerse nervioso es algo natural. Ahora bien, si no controlamos estos nervios y el estrés llega a tomar las riendas, estaremos muy propensos a cometer alguno de los errores antes mencionados. Cada carrera es una prueba de qué tan bueno ha sido tu entrenamiento tanto físico como mental. Algunos días se presentan mejores que otros: Si te sientes bien, ve a por ello; si no es así, no te preocupes: Relájate, disfruta del medio ambiente, respira profundo y trata de divertirte pues el mundo, no se acaba aquí.

Tagged with

Leave a Reply

Your email address will not be published.