Cómo marcar abdominales (I)

El pintor boloñés Annibale Carracci (1560-1609) concibió poco antes de morir el denominado paisaje ideal, cuyos elementos se combinan de acuerdo con una disposición impresionante y muy formalizada. Si trasladáramos las ideas de Carracci al cuerpo humano, y más concretamente a los abdominales de los deportistas, veríamos que lo ideal es tener un estómago plano, algo que los corredores de fondo acostumbran a conseguir sin excesivas dificultades.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Los corredores de fondo consiguen marcar sus abdominales sin demasiada dificultad Cómo marcar abdominales (I) Cómo marcar abdominales (I) chinorris
La mayoría, además, puede presumir de la famosa tableta de chocolate, signo inequívoco de que su cuerpo dispone de muy poco tejido adiposo. ¿Cómo se consigue? En realidad, no es demasiado complicado. Correr quema grasa, mucha grasa. Y la tendencia lógica, por lo menos si controlamos mínimamente la alimentación, es que el porcentaje de grasa corporal se reduzca y los músculos del abdomen vayan quedando al descubierto. En teoría, controlar la alimentación significa olvidarse de bebidas carbonatadas, bollería industrial rica en ácidos grasos hidrogenados o trans, azúcares, fritos y aperitivos. Esto, lo sabéis de sobra, es lo más sano y recomendable, pero seguro que conocéis a alguna persona que come más que un león hambriento y mantiene unos abdominales envidiables. Podéis sentir toda la envidia que queráis, pero no os aconsejo que intentéis imitarla. Por mucho que entrenéis, lo más probable es que, si no tenéis su genética privilegiada, sólo consigáis parecer un oso a punto de hibernar.

No hace falta exagerar

¿Realmente son tan necesarios los abdominales, los ejercicios para la zona central del cuerpo? La respuesta es sí, pero sin excesos que no conducen a nada. Podéis descartar sin mayores remordimientos la opción de emular al ex presidente español José María Aznar, que según fuentes contrastadas realiza 2.000 abdominales diarios. Pero dedicad un minuto a analizar este dato: ¡2.000 abdominales diarios! Supongamos que los hace en una sola sesión y que los ejecuta con una gran rapidez, algo así como cien por minuto. Quizá me he pasado. Digamos mejor que ochenta. Sigue siendo mucho, pero nos lo podemos creer. Equivaldría a 25 minutos haciendo abdominales con una intensidad brutal. Redondeando, media hora diaria. Tres horas y media a la semana, más de catorce horas al mes, unas 180 al año. ¿Merece la pena? Yo opino que no.

La importancia de la dieta

¿Por qué no? Porque está científicamente demostrado que lo más importante para marcar abdominales es la dieta y, además, dedicarles tanto tiempo – algo de lo que no acostumbramos a andar sobrados– nos lo restaría para actividades mucho más necesarias. Desde un punto de vista práctico, nos basta con hacer 100, si queréis 150, antes de salir a correr y otros 100 o 150 al regresar. No nos hace falta ningún gimnasio, nos servirán para evitar molestias en la espalda y, si los acompañamos de un par de series de lumbares, pongamos de veinte repeticiones, nos ayudarán a fortalecer notablemente la sección media. Si enfocamos este asunto desde una perspectiva estética, no por hacer más abdominales vamos a lucir mejor. En última instancia, todo depende del porcentaje de grasa y ésta se acumula de forma homogénea por todo el cuerpo. Aunque a veces pueda parecerlo, la reducción localizada (quemar grasa en una zona determinada utilizando a fondo los músculos adyacentes) no funciona. Cuando el cuerpo necesita utilizar grasa como energía la toma proporcionalmente de todas las partes en las que está almacenada. Por lo tanto, hacer un montón de abdominales no eliminará más grasa en la zona central que cualquier otro ejercicio que consuma calorías.

  1. No creo que correr sea la mejor manera de marcar abdominales, supongo que en los gimnasios, se hacen ejercicios específicos para este fin, no lo se, pero creo que es así. El correr, hace que disminuya la grasa en general del cuerpo, pero no hace que aumente mucho la masa muscular. Hasta pronto

  2. Asi es, Antoni. En el siguiente artículo sigo hablando un poco de este tema. Ya me contarás cómo van tus entrenos.

  3. Aznar, el gran atleta Aznar. Pues yo le veo más escuchimizado que un palo de escoba. ¿Para qué tantos abdominales?, no lo entiendo…

  4. Yo no me creo nada a los políticos y menos a este en particular.
    Por otra parte, sí que conozco a personas que comen todo lo que les apetece y lucen un cuerpo espectacular,con abdominales con sabor a auténtico chocolate. Me da una envidia tremenda. Será la genética???

  5. Está claro que es la genética, Inés. Pero siempre te queda el consuelo de zamparte cuando quieras una auténtica tableta. Además, ¡no te quejes!

Leave a Reply

Your email address will not be published.