Correr en Banyoles (III)

Ya habrá quedado claro que el lago y sus alrededores me parecen una maravilla y que no me imagino un sitio mejor para correr. De hecho, en el anterior post estaba metido de lleno en mi batalla particular contra el crono, dando vueltas y más vueltas a la pista de 330 metros del parque de la Draga. El objetivo era doble: superar mi mejor marca de la madurez en la media maratón y, ya puestos, dar por lo menos una vuelta al lago para completar un buen rodaje largo.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
El simple hecho de disfrutar el entorno del lago ya es una victoria Correr en Banyoles (III) Correr en Banyoles (III) correr en banyoles3
El simple hecho de disfrutar el entorno del lago ya es una victoria

Lo cierto es que, aunque todo era tan sencillo como limitarse a correr y contar, tuve un par de despistes que provocaron que no estuviera completamente seguro de las vueltas que había dado. Pero en ambos casos opté por la peor alternativa y decidí que llevaba una vuelta menos. Es decir, al pensar ¿llevo 48 o 49? rápidamente me decanté por las 48. Y volvió a ocurrirme casi al final. ¿59 o 60? Pues 59 y ya está. Estoy casi seguro de que acerté, pero si me hubiera equivocado sería para peor, de manera que mi marca sería aún más buena de lo que ya fue.

Un buen registro

Hablo, como siempre, en términos relativos. Con 42 años (todavía) y 90 kilos no puedo aspirar a mucho más de lo que conseguí el domingo en Banyoles. Correr la media maratón en 1.37.40, a una media de 4 minutos y 38 segundos por kilómetro, es para mí un buen registro. Ya sé que no es lo mismo hacerlo en pista que en una carrera, pero el caso es que bajé de 1.38 y cumplí con creces el primero de los objetivos que me había planteado. Después de experiencias un tanto frustrantes como las de Ripoll y Getafe, me siento, por fin, preparado para bajar de las cuatro horas en maratón. Luego todo dependerá de cómo me encuentre el 1 de marzo, de si llueve torrencialmente, hace viento o he descansado bien, pero sé que puedo lograrlo.

Colores y personas

Animado por la marca conseguida, me dispuse a dar la vuelta al lago. La verdad es que estaba bastante cansado y al principio iba demasiado lento, pero enseguida me recuperé y cogí el ritmo al que aspiro a ir en el Maratón de Barcelona, por lo menos hasta que me queden fuerzas: poco más de cinco minutos por kilómetro. Entonces sí, pude disfrutar un poco más del paisaje, de una variedad cromática excepcional que haría las delicias de cualquier pintor. Las aguas cristalinas del lago eran de un azul intenso que en ocasiones, si desaparecía el sol, se transformaba en verde o en alguno de los múltiples matices del gris. Multitud de personas paseaban, corrían o iban en bicicleta. Y tuve la oportunidad de saludar a mi amigo Conrad Fargas y a su mujer, Rosa, que caminaban a buen ritmo y me dijeron que me llamarían esta semana porque, como buenos amantes del arte contemporáneo, asistirán a la feria Arco en Madrid.

30 kilómetros

Cuando completé la vuelta al lago pensé que sería una pena no llegar a los 30 kilómetros, de manera que di seis vueltas más a la pista de atletismo. Al acabar, el cronómetro marcaba dos horas y 25 minutos. Dentro de tres semanas en Barcelona, me conformaría con llegar a los 30 en dos horas y media, o a los 35 en tres horas. Si lo consigo, tendría que pasar algo muy grave para que no bajara de las cuatro horas.

  1. Las proyecciones-progresiones son buenas, chacho. Continúa en esa línea y haz tuya aquella frase de Cesc Fabregas: no tengo miedo a perder, pero tampoco a ganar. Ése será tu mejor pasaporte hacia la gloria.

  2. Claro que puedes conseguirlo, Josep. Ya verás que sí.

  3. Gracias por los ánimos, Pedro y Laia. Lo cierto es que no me juego nada, pero me gustaría mucho lograr mi objetivo.

  4. Leerte me provoca cansancio a la vez que adminiración. Para recuperarme me echaré una siestecita en el sillón.

  5. Según la foto el lago parece un espacio encantado donde el tiempo se hubiera congelado. No me extraña que cuando completaste la vuelta tuvieras energía para más. El paisaje es excepcional.

  6. Jajaja Ángela, te ha salido un pareado. Que te aproveche el sueñecito!

    Sí, Inés, es algo así. Un lago magnífico que te empuja a vivir.

  7. Ves como para gente despistada como nosotros es complicado acordarnos de cuantas vueltas llevamos. Yo hubiera contado con piedrecillas, sino, habría dado 20 vueltas más. Este rodaje te irá muy bien para la maratón, pero de todos modos, no te obsesiones mucho con el tiempo que hagas, si estas bien, ya bajaras, y no mires demasiado el crono, yo lo miraría solo cada 7 km, como en la media de Getafe y a la mitad.

  8. Muy bien, Antoni. Intentaré seguir tus consejos. Al fin y al cabo, por mucho que mire el crono no voy a mejorar mis prestaciones.

  9. Cuando comencé a correr hace como tres años lo hacia en un parque cerrado porque me sentia más protegida de autos, buses y perros. Era tanto lo que mareaba contando las vueltas que abandoné el trayecto y me lancé a correr por las calles en la madrugada.
    Me ha ido bastante bien y en Abril pretendo correr la media maraton de Santiago.
    Mucha suerte en Barcelona, recibe todo el ánimo de los runners de Chile !!!!

  10. Gracias por los ánimos y por relatarnos tu experiencia, Araceli. Espero que la media maratón de Santiago te vaya muy bien, ya nos lo contarás.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR