Corriendo también se viaja

Existen muchas clases de viajes. Los que hacemos por obligación, casi siempre por trabajo, son tal vez los menos deseados de una lista que abarca muchos tipos de motivos. Y entre las causas emparentadas con el placer hallamos sin duda los viajes que hacemos para correr.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

La maratón anual es una buena excusa para visitar Roma Corriendo también se viaja Corriendo también se viaja la maraton anual es una buena excusa para visitar roma

La maratón anual es una buena excusa para visitar Roma

La mayoría de los corredores populares participa con cierta frecuencia en carreras que se realizan cerca de su lugar de residencia, pero cada vez es más frecuente que se desplacen lejos o muy lejos para competir en pruebas que por algún motivo les llaman poderosamente la atención. Quizá los ejemplos más conocidos sean los maratones de Berlín o Nueva York, pero está claro que en este mundo globalizado los eventos deportivos también lo están y no hay ningún problema para que, por ejemplo, un runner de Southampton corra un fin de semana en Londres y al siguiente en Katmandú.

Sencillo y delicado

Desplazarse para participar en una prueba atlética es tan sencillo como delicado, porque, queramos o no, nos veremos obligados a variar en mayor o menor medida nuestras rutinas antes de la carrera. El descanso previo, por ejemplo, puede echarse al traste con gran facilidad si no lo programamos antes de meternos en el coche para recorrer 400 o 500 kilómetros o si cogemos un vuelo que nos deja en el aeropuerto de destino pocas horas antes del inicio de la carrera.

Descanso y estiramientos

Conducir un montón de horas no es la mejor manera de preparar nuestras piernas para una competición, pero si no nos queda más remedio es necesario que nos detengamos por lo menos cada dos horas para realizar algunos estiramientos que deberíamos repetir incluso con más énfasis al llegar a nuestro destino. Lo ideal sería tener una noche de por medio antes de la carrera, pero si ello no es posible debemos asegurarnos de que antes de la carrera podremos relajarnos unas cuantas horas.

Alimentación y sentido común

Nuestra alimentación también es muy importante, sobre todo si participamos en un maratón. De nada nos servirá habernos pasado dos o tres días devorando pasta si el día anterior a la prueba nos limitamos a comer un par de bocadillos con bebidas azucaradas. En ocasiones, lo más sensato es llevarnos de casa nuestra propia comida (un buen plato de pasta, una ensalada, frutas frescas, frutos frescos…), asegurándonos así de que recibimos los nutrientes necesarios para correr con garantías. En caso contrario, casi siempre bastará con recurrir al sentido común cuando elegimos la comida en una cafetería o restaurante.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR