De dos en dos

Podría haberlo titulado ‘En pocas palabras’, o ‘En una palabra’, pero he pensado que ya estaba bien de utilizar la misma palabra y, al fin y al cabo, hoy quiero hablar de las zancadas. No tengo muy claro que sea un término muy empleado por los corredores populares, pero sí que estoy seguro de que en este blog lo utilizo casi en cada artículo, lo que para mí lo convierte en una palabra esencial.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Las zancadas, los pies y las piernas, de dos en dos De dos en dos De dos en dos las zancadas los pies y las piernas de dos en dos

Las zancadas, los pies y las piernas, de dos en dos

¿Por qué de dos en dos? Por las dos piernas, los dos pies que poseemos todos los fondistas. Las zancadas son los pasos que damos cuando corremos y, como que para ello no tenemos más remedio que utilizar las dos piernas, me ha parecido razonable recurrir a este título. De todas formas, estoy pensando que la palabra debería ser zancada, como aparece en el diccionario, pero así en singular creo que pierde toda la gracia y por ello he optado por el plural.

Saltar o correr

Una zancada no es más que un paso largo que se da con movimiento acelerado. Por lo tanto, dar una sola zancada casi equivaldría a saltar, mientras que si damos dos ya empezaríamos a correr. De todas formas, no está nada claro que las zancadas se den de dos en dos, que el número total de zancadas que sumamos cada vez que salimos a correr sea par. Para ello, siempre tendríamos que dar la primera zancada con una pierna y la última con la otra, y no estoy nada seguro de que siempre lo hagamos así. O por lo menos de que yo siempre lo haga así. En realidad, ni siquiera sé con qué pierna empiezo a correr; suponiendo, claro está, que siempre empiece a correr con la misma pierna.

Zancadas y variantes

Por todo ello, admito que titular este post De dos en dos cuando mi objetivo es hablar de zancadas no acaba de tener mucho sentido, pero ahora ya es un poco tarde para rectificar. Mejor dicho: si lo hiciera me vería obligado a reescribirlo todo de nuevo, lo que a estas alturas del verano me parecería una insensatez. Por lo tanto, voy a introducir sobre la marcha dos palabras muy relacionadas con zancada y que, sin ningún género de dudas, pueden ir tranquilamente de dos en dos: zanca y zancajo.

Piernas y pies

Además de la pierna de las aves desde el tarso hasta la juntura del muslo, la zanca puede ser también la pierna de una persona, sobre todo cuando es larga y delgada. Lo de zancajo suena un tanto despectivo, pero en realidad es la parte del pie donde sobresale el talón. Podríamos concluir, pues, que los runners altos y delgados tienen dos zancas y todos los runners, sin distinción, dos zancajos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR