De portero de fútbol a corredor: Rafa Bravo

Cuando era pequeño le regalaron un traje de Arconada, quizá porque ya estaba claro que quería jugar a fútbol y le apetecía vestirse diferente que los demás. Pronto empezó a jugar en el equipo de La Alhóndiga, su barrio de Getafe, donde demostró que poseía todas las virtudes de un buen cancerbero. Agilidad, flexibilidad y colocación, sí, pero también carácter y fortaleza mental, concentración y una cierta tendencia a la soledad muy común en los individuos de su especie. La temporada pasada, tras una vida deportiva llena de momentos inolvidables, el protagonista de nuestro post de hoy colgó las botas y los guantes para adentrarse en una aventura que le convierte en uno de los nuestros. Y es que, a sus 30 años, Rafa Bravo se ha convertido en un amante del running.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Rafa Bravo, un exportero reconvertido en corredor De portero de fútbol a corredor: Rafa Bravo De portero de fútbol a corredor: Rafa Bravo rafa bravo un ex portero reciclado a maratonista

Rafa Bravo, un exportero reciclado en corredor

Ser portero no es nada fácil: a menudo estás solo ante el peligro y tus fallos acostumbran a tener peores consecuencias que los de los demás. Fijaos en el caso del propio Arconada, cuyo clamoroso error en la final de la Eurocopa de 1984 ante Francia es más recordado que sus grandes paradas. Para ser portero hace falta valor, desde luego, pero también es indispensable estar hecho de una pasta especial. Rafa nació con genes de portero, nadie lo duda. Siempre llevará en la sangre ese plus de chispa que le ayudaba a saltar más rápido, más alto o más lejos cuando la pelota estaba a punto de incrustarse en la red de su portería. Pero lo que nos interesa destacar aquí es que los genes de Rafa también son válidos para el running, que El Arconada de La Alhóndiga ha descubierto que correr puede ser tanto o más placentero que atajar balones.

En tierras extremeñas

De momento ya ha corrido alguna carrera de diez kilómetros, con tiempos cercanos a los 42 minutos. Su circuito de entrenamiento habitual discurre por el barrio de Parla Este, su nuevo hogar, pero siempre que tiene ocasión corre por Plasenzuela, el municipio cacereño donde coincidimos el pasado fin de semana con motivo de la romería. Nos conocemos desde hace tiempo porque nuestras respectivas mujeres, Patricia e Inés, son primas segundas, pero nunca habíamos hablado tanto rato sobre nuestra afición común. Aunque la ingestión de bebidas alcohólicas –alimentada no sólo por la fiesta en sí, sino también por el 2-6 del Barça ante el Madrid (Rafa es del Athlétic)– superó en mucho lo recomendable en unos presuntos deportistas, decidimos quedar para correr el domingo por la mañana, antes de regresar a Madrid. Puede que fuera una estrategia para evitar la típica soledad del corredor de fondo o, en mi caso, para pedirle permiso para escribir un post. En cualquier caso, funcionó.

Un rompepiernas

“Te llevaré hasta la Tumba de los Moros”, me dice Rafa nada más salir. “¿Está muy lejos?”, pregunto. “No, qué va, cinco o seis kilómetros. Eso sí, hay un poquito de cuesta”, añade. Aunque son las nueve y media de la mañana, al cabo de cinco minutos tengo mucho calor y empiezo a darme cuenta de que esto es un rompepiernas. Tras dejar atrás las calles de Plasenzuela, un pequeño laberinto de casas de mampostería y ladrillo, tomamos un camino de tierra que, efectivamente, tiende a subir. Las rocas repletas de líquenes, los matorrales y el azul del cielo confieren al paisaje un aire mediterráneo que, por un momento, me traslada a mi tierra natal.

Disfrutando en pleno esfuerzo

Vemos una cigüeña y, poco después, un par de asnos que nos contemplan sorprendidos. No debe ser habitual que un par de corredores desafíen el silencio de la dehesa, de una tierra eminentemente agrícola y ganadera, para integrarse en un paisaje lleno de brillos y sonidos propios de la naturaleza en estado puro. “¿Estás disfrutando, Josep?”, me pregunta Rafa en el punto culminante de una rampa que me lleva más allá de las 180 pulsaciones. En un primer instante me suena a cachondeo, pero es evidente que está hablando en serio y, a pesar del esfuerzo físico, debo admitir que sí, estoy disfrutando. Pocas veces puedo correr por un trazado repleto de alcornoques, encinas, quejigos y robles; de jaras, brezos, tomillos, retamas y madreselvas; de caballos, vacas y ovejas. Incluso las lagartijas me parecen bonitas, porque correr es bonito y más aún si puedes hacerlo en Plasenzuela.

Nacido para correr

Cuando llegamos a la Tumba de los Moros iniciamos el camino de vuelta. Ahora predominarán las bajadas y será incluso más agradable que en la ida. O eso espero. Poco después de pasar por una cantera, Rafa me propone que en la última cuesta apretemos un poco más. “En progresión, tampoco estoy hablando de un esprint”, me aclara. “Pero esta subida es muy larga, ¿no?”, pregunto yo. “Empezaremos poco a poco”, responde. Y así es. Al principio logro seguir su ritmo, pero cuando ya estamos llegando al final de la cuesta se escapa y me siento incapaz de atraparlo. Me ha sacado veinte metros en menos de diez segundos, pero luego me espera y regresamos al pueblo a un ritmo mucho más suave. “48,5 minutos, no está nada mal”, me dice Rafa al llegar. Y yo asiento, convencido de que el portero reconvertido en atleta ha acertado al renovar objetivos , ha nacido para correr.

  1. Qué gran manera de describir Plasenzuela. Me han entrado ganas de ir a las tumbas de los Moros aunque sea en patinete.

    Y Ánimo Rafa!

  2. Josep Pastells 7 Mayo 2009, 9:00 am

    Sí, Vicente, como buen tololo deberías hacerlo alguna vez. (Los tololos y tololas, aclaro para los no versados en gramática cacereña, son los habitantes de Plasenzuela).

    Lástima que, por problemas técnicos, no hemos podido subir la foto de Rafa, pero espero que se solucione pronto y este post lleve también su imagen.

  3. Sorprendente y maravillo de como con unos pocos datos puedes crear una historia así. Seguramente yo no sea muy objetivo porque en parte trata de mí.
    Has conseguido tener un seguidor más.

  4. Esta muy bien, pero te ha faltado decir que, al igual que Arconada, ha hecho alguna que otra cantada antológica…
    Y simplemente aclarar que es del Atletico de Madrid (Los del Athletic son de Bilbao), o sea que no tiene mucho criterio futbolistico…
    Uno que de vez en cuando también sale a correr.

  5. Me gusta que los deportistas sigan siéndolo, que busquen nuevos caminos. Felicidades, Rafa!

    Josep, lo de las fotos es una putada, ni siquiera podemos saber cómo es Rafa, si es guapo…

  6. Vamos Rafa, k dentro de na te vemos con los del COI patrocinando Madrid 2016, por cierto Luis, ¿cuando vas tu a correr?? na mas k apor el pan, jejeje. Un abrazo xavales

  7. Josep Pastells 7 Mayo 2009, 11:08 am

    Gracias, Rafa, celebro que te haya gustado y, cómo no, me alegro de que te sumes a la legión (es un decir) de seguidores de este blog.

    Ya, Luis, pero hay que intentar ser elegantes, por lo menos al principio. De todas formas, gracias por la información. No descarto retomar el tema, el personaje, algún día y siempre viene bien contar con nuevos datos.
    No sé por qué escribí Athlétic. En todo caso, creo que Rafa sí tiene cierto criterio futbolístico. El día del 2-6 parecía disfrutar bastante con la avalancha azulgrana…

    Xènia, no recordaba que fueras tan profunda jejeje. ¿Cómo es Rafa? Moreno, delgado, simpático y, sí, supongo que se puede decir que es guapo, aunque no soy ningún experto en la materia.

  8. correr y jugar al futbol le gustara,pero los bares ¡¡¡eso ya es otra historia¡¡¡ja,ja…

  9. Moreno, delgado, guapo… Por Dios, ¡colgad de una vez la foto!

  10. La historia de su carrera deportiva está muy bien contada, pero supera con creces la realidad. En cuanto a su belleza, no está mal, pero el que es guapo de verdad es su hermano mayor.

  11. Josep Pastells 7 Mayo 2009, 13:00 pm

    Rikar, lo de Rafa y el COI es cuestión de semanas, quizá de días.

    Sonia, el otro día ya hablé de correr y beber, pero lo que dices de los bares me obligará a insistir en el tema jejeje.

    Tranquila, Laia, cuando se resuelva el problema colgaremos la foto.

    Jajaja Juanma, me parto.

  12. Si retomas el tema del personaje este te puedo facilitar muchísima información.
    En cuanto a lo de guapo, pues ni que decir tiene que el más guapo siempre ha sido el mediano, si no que se lo pregunten a Sonia o a Patri.
    Eh Rikar, que aunque no se me note si que salgo a correr cuando puedo… además el Rikar siempre pierde.

  13. Doy fe de que mi primo político es muy guapo, que está a la altura de mi prima Patricia y que está en plena forma. Siento Josep que te lo dejara tan claro en esa última cuesta sirviéndote de liebre.

    Muy bien escrito, me ha encantado leer algo tan bonito sobre mi pueblo y sobre el barrio de mi infancia, la Alhóndiga. Felicidades a los dos!!!!

  14. Josep Pastells 7 Mayo 2009, 16:58 pm

    Gracias, Luis, lo tendré en cuenta. En el debate sobre el ranking fraternal de belleza mejor no me meto, por si acaso.

    Gracias también a ti, Inés. Aunque creo que la liebre más bien era yo y fue él quien salió disparado.

  15. Está claro que Rafita llegó el primero porque no estaba por allí el Romano… Ese si que se merece un artículo de maraton!!!
    Un saludo para los bravos y compañía!

  16. Nosotras damos fé de que esta en forma, se cuida mucho tanto por dentro (come ensaladas, pasta, arroz…) como por fuera, si se prepara para la maratón del año que viene acordaros de este nombre Rafael Bravo.

  17. Bonito post, pero no entiendo como Rafa después de una romería tolola pudo ir a correr a las 9 de la mañana, ¿lograste que no te mordiera la perrina?

  18. Correr a primera hora después de un día de fiesta dice mucho de Rafa y de Josep. Enhorabuena, señores.

  19. Josep Pastells 9 Mayo 2009, 12:17 pm

    Entre hermanos, compis, colegas y demás estamos batiendo con creces el récord de comentarios en este blog. No imaginé que Rafa tuviera tanto poder de convocatoria.
    Supongo que si se pasa por aquí ya te responderá él, Ana, pero me consta que la clave de todo fue su voluntad inquebrantable de correr.
    Gracias, Ricard, tú sabes muy bien lo que a veces cuesta despegarse de las sábanas para ir a correr.

  20. Gracias a todos a aquellos que han mostrado su interés por este blog, y particularmente a aquellos que lo han hecho desde el cariño y de manera positiva.

    Ana, mi vida nocturna hace tiempo que pasó a mejor vida, soy más un animal diurno, y sumado al compromiso que adquirimos Josep y yo, con unas cervezas por testigo, no costo tanto levantarse a correr.

    Josep, gracias por todo, por tu manera de contar y narrar esta historia.

  21. Gran historia: emotiva y conectada con la realidad. Enhorabuena a sus dos protagonistas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR