Del running al triatlón

Si nos gusta correr e ir en bici es muy posible que algún día probemos suerte con el duatlón. Si además nos gusta nadar, no puede descartarse que el triatlón acabe cruzándose en nuestras vidas. De la intensidad del encuentro dependerá que nos hagamos definitivamente triatletas o recordemos nuestro encuentro con este deporte como una época muy bonita de la que siempre podremos fardar.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

El triatlón es una de las modalidades más exigentes Del running al triatlón Del running al triatlón el triatlon es una de las modalidades mas exigentes

El triatlón es una de las modalidades más exigentes

Nadar, montar en bici y después correr son tres actividades al alcance de cualquiera. En principio. Todo dependerá, como siempre, de la distancia a recorrer y de la velocidad a que lo hagamos. Plantearse participar en un triatlón no es una mala idea para un atleta de fondo que desee renovar durante una temporada sus métodos de entrenamiento, pero pronto descubrirá que requiere bastante más tiempo que un duatlón y mucho más que si te dedicas sólo a correr.

Un deporte muy duro

Nada es gratuito y por algo el triatlón está considerado como uno de los deportes más duros del panorama competitivo. Tampoco hace falta irse al Ironman (3.800 metros nadando, 180 kilómetros en bici y 42 kilómetros corriendo) para comprobarlo. Basta con participar en la denominada distancia olímpica: 1.500 metros de natación, 40 kilómetros de ciclismo y 10 kilómetros de carrera a pie. Antes, por supuesto, te hará falta entrenar. Y mucho. Aunque tu único objetivo sea acabar la prueba, finalizar un triatlón olímpico es sinónimo de estar en muy buena forma.

No es ningún paseo

Cualquiera que haya nadado 1.500 metros sabe que no se trata de ningún paseo, sobre todo si estás rodeado de otros nadadores que lo dan todo en cada brazada. Los 40 kilómetros en bici podrían parecer algo suave, pero nunca acostumbran a ser suaves, porque los organizadores tienen a incluir unas cuantas cuestas o, directamente, un buen tramo de montaña para que al llegar a los diez kilómetros finales no pienses ni por un instante que lo peor quedó atrás.

Empezar con calma

Pero intentarlo puede ser un buen reto, que te deparará una enorme satisfacción cuando llegues a la meta y visualices lo que has sido capaz de hacer. Como en todos los deportes pero especialmente en éste, la preparación es fundamental y nunca hay que precipitarse. Por ello, quizá la mejor manera de foguearse con el triatlón, de averiguar si estás a punto para enfrentarte a la prueba olímpica, es empezar por la modalidad Esprint: 750 metros nadando, 20 kilómetros en bici y 5 kilómetros corriendo. No parece mucho, pero cuando lo hagas comprobarás que es mucho más de lo que parece.

  1. Jajaja Josep cada vez nos haces propuestas más complicadas. ¿Cuál será la próxima, volar en ala delta?

  2. Para un corredor, es fácil ir en bicicleta, dicen que es algo que no se olvida jamás por años que haga que no lo hacemos, pero nadar ya es otra historia.

  3. Josep Pastells 24 Junio 2009, 18:18 pm

    ¡Buena idea, Ricard! Si lo piensas friamente, cuando ya estás cansado de correr lo mejor es empezar a volar jejeje.

    En mi caso, Antoni, no se puede decir que nunca haya sido un gran nadador, pero supongo que mantengo lo justito para no ahogarme. En bici, en cambio, sigo siendo un campeón.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR