Depilación (II)

En el anterior post afirmé que sólo una vez en la vida he sido capaz de depilarme a la cera, pero lo cierto es que, desde entonces, en más de una ocasión he vuelto a quitarme el vello de ciertas partes del cuerpo. Con métodos menos dolorosos, por supuesto, y con el fin (discutible en función de los gustos) de mejorar mi aspecto general, especialmente cuando llega el verano. Aunque cada vez voy haciéndolo menos, he observado que muchos corredores se depilan las piernas por razones estéticas, para sentirse más ligeros o con el objetivo de facilitar los masajes.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
La depilación se ha convertido en algo muy extendido entre algunos corredores Depilación (II) Depilación (II) plandecarrera
La depilación se ha convertido en algo muy extendido entre algunos corredores

La verdad es que hace dos o tres años que sólo me depilo el pecho, siempre con una hoja de afeitar. Creo que la piel adquiere una calidad más suave y aseada, permitiendo una mayor percepción de los músculos y realzando los abdominales. Por norma general, sólo lo hago en verano, aunque a veces, en pleno invierno, si me miro al espejo del baño y veo algo parecido al torso de un oso –con un pelaje híbrido entre polar y pardo, salpicado por algún destello rojizo– cojo la máquina de afeitar y no paro hasta que mi figura recuerda, salvando ligerísimos matices, a la del Discóbolo de Mirón.

Operación sencilla

Es una operación relativamente sencilla, que no me lleva más de cinco minutos y, si me acuerdo de extender un periódico en el suelo, ni siquiera me obliga a pasar la aspiradora después. La cosa se complica si pretendo depilarme los brazos, y mucho más cuando se trata de las piernas. Pero ya hace unos cuantos años que me limito al pecho y más o menos lo tengo controlado. Lógicamente, el vello reaparece bastante antes que cuando lo haces con cera, pero os aseguro que este sistema me compensa de sobras. En todo un verano apenas debo realizar un par de retoques y lo más normal es que, si no me fijo en la imagen del oso en el espejo, deje pasar el resto del año sin depilarme.

Otros métodos

Tiempo atrás, cuando acababa de conocer a Inés, ella me sugirió que utilizara su depiladora eléctrica, aunque puso en duda que resistiera el dolor que causaba. Yo no le había contado la anécdota de la cera (me temo que ahora sí que se va a enterar) y me reí interiormente, creyendo que para nada iba a dolerme. Me equivoqué. Esa maquinilla demoníaca me arrancaba los pelos con la ferocidad del peor de los torturadores de la Inquisición, con una lentitud exasperante que casi consiguió que añorara la cera. A pesar de todo, aún fui capaz de sonreír, ensayando otra forma de luchar. Bajo la atenta mirada de mi mujer, primero me depilé el brazo izquierdo y después el derecho, manos incluidas. Al acabar, con la piel más roja que la gamba más roja del Mar Rojo (¿habrá gambas en el Mar Rojo?), recordé que tenía que ir a no sé dónde y que con las piernas ya me pondría más tarde. Mentira, por supuesto.

Un poco valiente

Desde ese día, cuando he tenido ganas de desprenderme del vello, casi siempre pectoral, he recurrido a las hojas de afeitar. Es el método más simple y, con mucha diferencia, el menos doloroso. Después me aplico un poquito de crema hidratante y ya está. De todas formas, en alguna ocasión me gusta sentirme un poco valiente y afrontar el dolor en pequeñas dosis, recordar las sensaciones que experimenté con la cera y la maquinilla de Inés. Entonces empiezo a arrancarme el pelo del pecho con los dedos y, sin importarme que me tomen por loco, ensayo el grito de Tarzán. No es un sistema que me atreva a recomendar, pero os aseguro que proporciona un buen subidón.

  1. Muy bien, Discóbolo Josep, pero ve con cuidado o acabarás como Weissmuler jajaja.

  2. Para mí el vello masculino es antiestético, de hecho, muy a menudo intento convencer a mi pareja para que se depile, de todas las formas posibles (incluso con sobornos), y hasta ahora lo único que se ha depilado para complacerme cuando me pongo muy pesada ha sido…… la parte púbica. ¿por qué?

  3. Josep Pastells 15 Enero 2009, 15:21 pm

    No temas, Xènia, si acabo en un psiquiátrico no será por mis gritos de Tarzán.

    Difícil respuesta, Ángela. Puede que tu pareja conceda una atención prioritaria a esa zona, que no quiera traspasar vuestra intimidad y proclamar a los cuatro vientos que se depila y considere que con su parte púbica ya deberías darte por satisfecha.

  4. Jjajajajajaaj Josep, nunca sabia que los hombres os preocupais mas que nosotras sobre la depilación. Me encanta! Estaras listo pronto para ultrafondo con tanto preparación en sufrimiento.

  5. Uops, nunca pensé que el tema de la depilación estuviera tan relacionado con las carreras. De cualquier modo, lo que no se puede negar es que la delipación podría ser un termómetro interesante para delimitar el carácter de algunas personas.

    Como siempre, entretenido y logrado el post, pero también los comentarios. Cuando se publique el libro, Josep, no te olvides de perdirle a tu editor que los incluya. De acuerdo, los míos mejor que no, jeje.

  6. Josep Pastells 15 Enero 2009, 20:44 pm

    Pues sí, Álex, a este paso cualquier día empezaré a pensar que la maratón me queda corta y podría preparar, no sé, una carrera de cien kilómetros, aunque me temo que esta distancia a ti ya te parece poco jejeje.

    Quitar tus comentarios seria un sacrilegio, Pedro, ni lo sueñes. Y sí, sin duda podría establecerse una división entre las personas que se depilan y las que no y proponer una suerte de caractereología que enfrentara a amigos y enemigos del vello. Yo, por si acaso, me declaro neutral.

  7. Todavía nadie ha tenido la original idea de sacar a relucir la tópica frase de “el hombre y el oso cuanto más vello más hermoso”.Pues bien aquí está…!puro saber popular!. Yo me decanto por los partidarios del vello- en los hombres, claro está-, si no me esperaría una buena faena…

    Me incorporo al blog después del parón navideño, y veo que hemos comenzado con muy buenas intenciones de intentar mejorar en todos los aspectos!Qué al menos no nos falten fuerzas para intentarlo!

  8. Bueno, ya veo que tengo la suerte de que mis circunstancias me libran de este sufrimiento. Personalmente, no siento ninguna necesidad de depilarme, y mi pareja, DE MOMENTO, no me ha pedido que lo haga, aunque hace poco me insinuó que me depilara las axilas, y ya estoy temiendo, que no sea que por algún sitio hay que empezar…

  9. Josep Pastells 16 Enero 2009, 11:23 am

    Muy bien, Ramón. Sentencias populares para zanjar definitivamente cualquier atisbo de discusión. Sí, confío que este año sea un poco mejor que el anterior.

    Jajaja Antoni. Está claro que lo de las axilas no es nada más que un anzuelo. Si picas, ya sabes lo que te puede acabar ocurriendo.

  10. Hoy en día, el láser se ha convertido en la manera más práctica y efectiva de eliminar el vello no deseado. Este método fue desarrollado desde hace varios años en Europa, sin embargo siguen existiendo dudas y mitos sobre cómo funciona.

    Este método funciona por medio de un láser, el cual es dirigido hacia el vello de la piel para posteriormente ser absorbido por la melanina (pigmento natural del organismo que da color al pelo) y así elimina o debilita al folículo piloso; por consecuente entre más oscuro y grueso sea el vello, más fácil es eliminarlo.

    El láser puede hacer nuestra piel un poco sensible a la luz, por lo tanto es importante recordar que no se debe asolear durante 15 días antes y después del tratamiento. También se deben evitar camas de sol o autobronceadores, ya que como mencionamos anteriormente, el láser busca la parte oscura y si nuestra piel también luce oscura, el láser puede redirigirse y dañarla. Sin embargo, para las personas morenas o con un tono más oscuro, existe un láser específico para estos tipos de piel, el cual se ofrece en empresas especializadas como Novopiel.

    Una de las preguntas más frecuentes es si el láser causa cáncer y la respuesta es No. En empresas como Novopiel, el láser utilizado es un tipo de luz no ionizante (la cual es parte de la luz visible) esta característica es no cancerígena. Se puede realizar en cualquier zona del cuerpo que presente vello, sin miedo a que tenga algún efecto secundario; se puede realizar en ambos sexos y de preferencia en mayores de 13 años. Quienes no se deben realizar los tratamientos son personas embarazadas, bajo tratamientos de acné o que tengan algún tipo de cáncer o enfermedad de la piel.

    Una de las recomendaciones es rasurar el vello un día antes de la sesión, ya que la piel recién rasurada se irrita y es más sensible. El método para retirar el vello entre sesiones debe ser solamente con rastrillo, ya que si se retira el vello con cera, miel o pinzas; se removerán raíces que después el láser no podrá identificar.

    Lo más adecuado antes de realizar cualquier tratamiento con láser es consultar a un médico especializado para que valore su tipo de piel y vello; y así proporcionar indicaciones y contraindicaciones para cada tratamiento. Novopiel es una de las empresas que ofrece sin costo, valoraciones por doctores certificados y especializados en este tipo de tratamientos.

    Se puede concluir que una valoración apropiada, aunada a tratamientos realizados con la tecnología y personal adecuado, más el seguimiento de los cuidados necesarios, hacen que la depilación láser sea y siga siendo el Mejor método para la eliminación permanente del vello no deseado.

Leave a Reply

Your email address will not be published.