Deseos de año nuevo: ser más joven (IV)

Muchos de los corredores populares no desean ser más jóvenes porque ya lo son y, de hecho, están convencidos de que se hallan en la mejor etapa de la vida. Puede que sea así, pero pienso que lo más sano e inteligente es saber adaptarse a la edad que tenemos, aceptarnos como somos (hace más de un mes que no me tiño las canas, por ejemplo) y aprender que todo tiene sus ventajas e inconvenientes. Puede que hacerse mayor tenga más inconvenientes que otra cosa, pero aun así hay que buscar los aspectos positivos, que son más abundantes de lo que se acostumbra a creer. Pero dejémonos de filosofía barata y centrémonos de una vez en el post de hoy, dirigido a todos aquellos que desean ser más jóvenes.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Por pedir, que no quede Deseos de año nuevo: ser más joven (IV) Deseos de año nuevo: ser más joven (IV) maraton3
Por pedir, que no quede

Los corredores populares no acostumbramos a tener muchos problemas para sentirnos jóvenes. Aunque pasemos de los cuarenta, cincuenta o sesenta (podría seguir hasta los cien, por lo menos) el ejercicio que practicamos nos ayuda a mantenernos en forma y, de hecho, somos capaces de hacer cosas que algunos chavales de veinte y pocos verían como un imposible. Hay quien sostiene que los amantes del running se quitan por lo menos diez años de encima, sino físicamente sí por lo menos mentalmente, que ya es mucho.

Cuestión de parecer

Pero pongámonos en la piel de alguien que desea ser más joven. De entrada, y mientras no se descubra la manera de volver atrás en el tiempo, deberíamos comunicarle que no puede ser. Que como mucho (y ya es mucho) podrá parecer más joven. Y como ya suponemos que no nos está hablando precisamente del espíritu joven (algo que se tiene o no se tiene), nos centraremos en su físico. Si está gordo o gorda le propondremos que adelgace, que eso acostumbra a quitar algún año de encima. Si tiene muchas canas, la variedad de tintes es enorme. Si está calvo, puede elegir entre las modernas pelucas (indetectables excepto para los que te conocen de antes) o los laboriosos injertos que tan buenos resultados han dado con Bono. Y si tiene muchas arrugas, ya puede empezar a escoger entre las miles de cremas a su disposición.

Los milagros no existen

El dinero, ya lo hablamos en el post anterior, puede resolverte muchos problemas, pero tampoco hace milagros. Eso sí, es uno de los mejores aliados de los holgazanes. ¿Que no quiero hacer ejercicio? Pues una liposucción. ¿Que me da pereza ponerme cremas cada día? El cirujano me arreglará lo que haga falta: me dejará tan lisa o liso que hasta mis padres parecerán más viejos que yo. No importa que tenga que ir cada año, ni que mis antiguos compañeros de curso ya sean incapaces de reconocerme. Mi objetivo es parecer joven y estoy hecho un chaval.

Camino de la frustración

Todos admiramos a la gente que se cuida y se conserva. Pero nunca es bueno caer en el exceso, ni mucho menos en la obsesión. Aun suponiendo que fuera posible quedarse con la apariencia propia de los veinticinco años, tarde o temprano nos daríamos cuenta de lo absurdo de dejarse llevar por la estética y los ideales que promueven la mayoría de los medios de comunicación. Incluso si no hiciéramos el más espantoso de los ridículos, si nadie fuera capaz de descubrir que bajo ese aspecto de treinta años hay un anciano de setenta, lo más probable es que nosotros mismos nos diéramos cuenta de que la juventud se acaba y de que intentar mantenerla por todos los medios sólo puede conducirnos a la frustración.

Seguir corriendo

Eso sí, nunca dejéis de correr si tenéis ganas de correr. Vuestras zancadas serán tan reales como siempre y también las sensaciones que experimentaréis al devorar kilómetros. Y seguro, segurísimo, que si seguís corriendo de mayores (de más mayores que ahora los que ya sois mayores) hallaréis más satisfacciones que si recurrís a la cirugía o os dejáis convencer por el mensaje de que lo único que tiene valor es la juventud. Mentira. Prefiero mil veces ser un viejo auténtico que un anciano farsante disfrazado de patético joven.

  1. a mi lo que me pasa es que cuando bajo el ritmo ,me siento devil,etc,me da la sensacion que puede ser la edad.que no soy el que era.cuando veo a alguien bastante mayor que esta muy fuerte me anima y me digo :a lo mejor es que no tengo el dia.pero me cuesta aceptarlo.

  2. Este, creo que junto con el de ser mas rico, es de los deseos mas anhelados, pero para mi, lo es solo si es de una forma real. Les soluciones estéticas no me sirven, como pudiste ver en la foto de tu post, Almogávares en Nueva York, que no parece que tenga veinte años menos que ahora. En las soluciones a la calvicie, te has olvidado la de llevar el pelo muy corto, que es la solución que he adoptado aunque sea por imposición de mis dos últimas parejas. Quizá mas que el aspecto estético, estoy mas preocupado por si la edad puede disminuir mi virilidad, o los años que me puedan quedar en buen estado de forma. Oero todo esto último, no tiene remedio, a no ser que hagamos como Fausto, que le vendió su alma al diablo, no se exactamente a cambio de que, pero seguramente que la eterna juventud estaba entre sus preferencias

  3. Josep Pastells 10 Enero 2009, 17:54 pm

    Ánimos, Santi, que la edad seguro que influye pero si valoras dónde estás ahora probablemente tendrás que admitir que nunca antes habías estado más en forma.

    Sí, Antoni, tienes razón en lo de llevar el pelo muy corto. A Inés también le gusta más cuando voy rapado, pero mi madre me echa unas broncas que no veas. Siempre he pensado que la virilidad se puede mantener hasta la tumba o, dicho de una manera menos (o más, no sé) bestia, que mientras seas capaz de correr serás capaz de follar. Puede que a otro ritmo, pero seguro que puedes. Respecto a lo que dices del diablo, ¿por casualidad no tendrás su móvil?

  4. Si, supongo que si, que mientras sea capaz de correr, lo seré de follar, pero mas que a otro ritmo, diría a otra frecuencia, y esto ya te lo puedo asegurar. ¿El móvil del diablo? No no, no lo tengo

  5. elhijodelchato 14 Enero 2009, 19:56 pm

    Hasta que no cumplí los 29 (este año) siempre disfruté al máximo del día de mi cumpleaños, es más, era un gran día para mí. El problema de sentirse mayor, en mi caso, es el de no sentirse cómodo cuando se hacen cosas que tú mismo consideras que ya no son de tu edad…Difícil de superar.

  6. Josep Pastells 15 Enero 2009, 10:50 am

    ¿Tendras valor de quejarte, elhijodelchato?, ¿sentirte mayor con 29 años?, ¿y los que pasamos de los 40 o los 50 qué? Vale, no me lo digas: somos unos ancianos jejeje. Lo cierto es que cada uno ve las cosas en función de sus circunstancias y, claro, si empiezas a compararte con lo que hacías a los 18 o a los 20. ¿Lo peor sabes qué es? Yo sigo haciéndolo. Pienso: con lo bien que estaba cuando tenía 20 o 25, que podía salir de fiesta toda la noche y empalmar con carreras populares sin experimentar ningún cansancio… Pero en fin, supongo que se trata de irlo asumiendo, algo que acostumbra a conseguirse con la edad jajaja.

  7. elhijodelchato 16 Enero 2009, 20:37 pm

    Los de 40 o 50 supongo que serán envidiados por los de 70. En cualquier caso no me sirve. Siempre nos podemos comparar con un niño de Somalia con las costillas demasiado marcadas, pero no reconforta.

Leave a Reply

Your email address will not be published.