El fondista Salvatore Antibo

Uno de los fondistas más brillantes de la historia tiene una crónica de vida muy particular y digna de ser contada.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Un repaso a la vida y logros del fondista italiano Salvatore Antibo El fondista Salvatore Antibo El fondista Salvatore Antibo corredorespeq
Un repaso a la vida y logros del fondista italiano Salvatore Antibo

El italiano Salvatore Antibo, es actualmente uno de los corredores más sobresalientes del mundo de los fondistas. Campeón europeo de cinco y diez mil metros, a fuerza de logros y perseverancia ha logrado convivir con una seria lesión cerebral que se genero en su infancia y actualmente sigue luchando por permanecer entre los mejores del mundo.

La niñez

En junio de 1964, cuando el atleta sólo contaba con dos años de edad. Mientras estaba jugando en las calles de Altifone en Sicilia, cerca de su casa, un coche lo atropelló, dejándolo aparentemente muerto. Durante ocho días permaneció en coma, y después de luchar desde tan pequeña edad por su vida, se recupero de lo que todos daban por perdido. Desde ese momento su madre fue advertida de posibles secuelas del accidente en su hijo; por esa razón mantuvo una actitud protectora durante su crecimiento. Siempre fue un niño delgado y enfermizo, presentaba en su cabeza la cicatriz de veinte puntos de sutura; necesaria para restaurar la herida sufrida en el cráneo.

El progreso

Con el paso de los años el joven deportista fue superando las heridas y mejorando su salud. Como la mayoría de los adolescentes en Italia, comenzó a practicar fútbol. Durante los entrenamientos se hizo evidente su excelente resistencia y predisposición en la carrera; por esa razón, Salvatore, decidió inclinarse al atletismo. Si extraordinario progreso en la disciplina lo llevo a la selección italiana. Con dieciocho años, obtuvo su primera marca oficial cuando corrió los 5.000 metros en 14:04:62.

En este punto de su vida, los trastornos de salud, parecían totalmente superados. Su performance como atleta era formidable. Sin embargo durante un entrenamiento alpino en Sestriere, surgió un Nuevo hecho que despertó la alarma en el equipo medico del equipo. Durante una madrugada, el corredor, se presento ante su entrenadora y le dijo:- “Quiero saber donde estoy y que estoy haciendo en este lugar”.

El obstáculo

Se realizo un seguimiento detallado de Antibo, se recopilaron otros incidentes menores y se determino que el deportista sufría de una variedad de epilepsia conocida con el nombre de “petit mal”. Esta patología le hacia sufrir una perdida de memoria transitoria e inesperada. En la final de los 10.000 metros de Tokio, le ocurrió algo similar mientras estaba en carrera. El italiano integraba el grupo de cabeza. Faltaba poco tiempo para cumplir la distancia cuando Antibo sufrió lo que en la medicina anglosajona se denomina “blackout”, una pérdida de conciencia transitoria. Continuó en carrera y cuando recupero el conocimiento se había distanciado del grupo de la cabeza, más de cien metros. Al siguiente día se hizo pública la patología del atleta en una rueda de prensa.

La historia de vida de este atleta es sin duda un formidable ejemplo de esfuerzo para todos los fondistas del mundo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.