El Fundamento de la Maratón

Siempre un ser humano quiere obtener las cosas con rapidez, y por lo mismo es que en el caso de los deportistas que emprenden la idea de ser maratonistas hay muchas lesiones o planes de entrenamientos poco adecuados para el acondicionamiento físcio al comienzo de la tarea. A eso hay que decir que lo principal en un corredor de Maratón es la paciencia y la clara idea de qué es lo que búsca tras correr en esta prueba.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Comúnmente se tiende a considerar a la maratón como una prueba extenuante y que pocos pueden superar, por lo mismo existe un gran interés por entender el fundamento esencial que lleva a la constitución de esta carrera. Además, del interés de los muchos aficionados y profesionales que la siguen día a día con planes de entrenamiento estrictos y una muy sólida estructuración mental que los faculta para sortear sin mayores dificultades todos los escollos que puedan suscitarse en el transcurso de una competición.

La prueba de oro del atletismo

Lo cierto respecto de la Maratón, es que más allá de ser una de aquellas competencias deportivas donde se tiene que recorrer una distancia considerable rompiendo todas las barreras que el cuerpo nos pone (resistencia), posee un fundamento esencial cual ha sido y es su historia. Para muchos de los que miran desde afuera al deporte de la Maratón les parece quizás “exagerado”, por decirlo de alguna manera, el hecho de tener que recorrer 42 kilómetro y 195 metros, pero ¿sabías que un soldado ateniense lo hizo sin ningún plan de entrenamiento ni acondicionamiento alimenticio específico?

Seguro que muchos de los asiduos lectores de nuestro portal saben que para conocer el origen de la maratón habrá que remontarse al año 490 a.c., donde un soldado-correo tuvo que recorrer una distancia de aproximadamente cuarenta kilómetros para avisar en Atenas que se logró exitosamente detener a las tropas invasoras en las llanuras de la ciudad de Maratón. Nadie “sabe” finalmente como un soldado preparado para combatir logra superar una distancia simplemente abismante, aunque sí es posible “entender” cómo pudo llegar a su destino finalmente… con corazón.

A pesar de que esto es una hazaña para los atenienses, ha superado todas las fronteras de manera tal que hoy por hoy existe la carrera de “Maratón”, y diversos medios cubren el desarrollo y avance de la misma a través de la historia, aunque ya no para dar un aviso de victoria, sino que por una cuestión de superación personal y temple. Como ya lo mencionamos antes, para correr una maratón es preciso saber prepararse, sin embargo el ingrediente esencial para hacerse con una victoria está muy lejos de residir en un plan acabado de entrenamiento, pues lo que se requiere es de un corazón fuerte y un espíritu indomable.

A pesar de que la demostración de coraje y corazón del soldado-correo Filípides ocurrió hace muchos siglos, ya pudimos ver una recreación muy similar de aquello en el año 1908, donde Dorando Pietri, en las olimpiadas de Londres, cae una y otra vez extenuado completamente por el desgaste propio de una competencia de estas características, aunque Pietri no muere finalmente, como si lo hizo el soldado-correo tras llegar y dar la noticia de victoria de Atenas frente a los persas. Por algo es que Sir Roger Bannister llamó a la maratón como “la cima del heroísmo atlético”, ya que quien finaliza una carrera como ésta, es con todas sus letras un “ser humano de espíritu superior y esfuerzo supremo”.

Maratón para todos.

Poco a poco la maratón fue cobrando populismo, y pasó de ser una gresca heroica a una carrera de multitudes ¿cómo? Pues gracias a las iniciativas llevadas a cabo en Nueva York en el transcurso de los años 70, donde las corridas tenían un lado lúdico nunca antes visto y los participantes incluso se disfrazaban para correr la distancia propia de la prueba. De esta misma forma la competencia se transformo en un verdadero espectáculo para el público admirador de la resistencia humana extrema, y por esto es que en distintos puntos de la carrera se puede ver como la gente alienta a los competidores quienes se van impregnando de la fuerza de un público espectacular.

Hoy en los distintos lugares en que se puede correr maratón, tales como Nueva York, Rotterdam, Boston, Londres, por mencionar algunos, existe un detalle significativo tanto para deportistas asiduos a la maratón como para aquellos que comienzan en la incursión de esta hermosa prueba, y es que ambos corren codo a codo durante todo el transcurso de la misma.

Por lo general, la dificultad de una competencia de escala mundial va incrementándose conforme uno va escalando en el ranking, sin embargo en la maratón es distinto, acá tu primer y último escollo será superarte siempre a ti mismo, por lo que no hay que sorprenderse por el hecho de compartir puesto al comienzo con el mejor maratonista del mundo, pues así es este deporte.

Siempre deberás recordar que siempre aquello que te separará del mejor corredor de maratón es, simplemente, el límite a los que tu cuerpo está acostumbrado a llegar; verás como poco a poco tu compenetración será completa a medida que te vayas preparando con un plan de entrenamientos más complejo, hasta el punto de tener que combatir al cronometro pues ya te habrás encontrado a ti mismo.

¿Qué diferencia al principiante del maratonista consumado?

Pues bien, como siempre ha pasado en la historia de los deportistas principiantes, la primera pregunta que se hacen al comenzar un plan de entrenamiento o un acondicionamiento previo a un entrenamiento más fuerte es ¿cómo puedo llegar a ser…? Y la respuesta es sencilla, con una disciplina intachable y una perseverancia tan grande como la distancia que deberás de correr en maratón.

Por regla general quien comienza a dar sus primeros pasos en maratón descubre que su gran contrincante es él mismo, deberá descubrir sus límites, aprender a superar sus miedos, entender el verdadero concepto de la maratón, y finalmente conseguir romper sus propias barreras físicas. No así ocurre con el maratonista profesional, quien ya se conoce y sabe lo que es capaz de hacer, aunque su batalla es ahora con el cronometro, donde realmente los pequeños detalles hacen grandes diferencias en el resultado obtenido.

Si quieres ser un gran maratonista o simplemente tu deseo es superarte al extremo, entonces deberás comenzar por comprender qué es lo que se pone en juego en esta competición, ya que sólo de esta manera sabrás qué deberas explotar en ti mismo para acondicionarte de manera efectiva al punto de llegar a la meta sin mayores percances.

  1. la maraton es lo mejor mi amigo va ir a las olimpiadas jajaja q waiiii

Leave a Reply

Your email address will not be published.