El riesgo de ser corredores y ciclistas

Hace un par de posts comenté que ir en bicicleta puede ser una buena alternativa para los fondistas que desean variar de vez en cuando sus entrenamientos sin descuidar por ello la forma física. Hace un solo post descubrimos que mi amigo HK se había reencontrado con el running a través del ciclismo. Y hoy, aconsejado por el propio HK y pensando en los corredores que de vez en cuando se suben a la bicicleta, hablaré de los riesgos que comporta.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

No es conveniente que el corredor abuse de la bicicleta El riesgo de ser corredores y ciclistas El riesgo de ser corredores y ciclistas no es conveniente que el corredor abuse de la bicicleta

No es conveniente que el corredor abuse de la bicicleta

No hay motivos para alarmarse. El ciclismo es un deporte sano y saludable, ideal para relajarnos sin dejar de lado nuestro entrenamiento. Se puede practicar casi en cualquier parte (el ejemplo del urbanita HK no es quizá el mejor, pero también nos sirve) y con casi tanta libertad como el running, que ya sabemos que es el no va más de la libertad.

Velocidad y compañía

Pero cuidado. Ir en bici es bastante más peligroso que correr. ¿Por qué? En primer lugar, por la velocidad que alcanzamos, que puede llegar a ser bastante superior a la que logra Usain Bolt en los cien metros. Como es obvio, caerte cuando vas a cincuenta o sesenta kilómetros por hora (algo relativamente sencillo en algunas bajadas) implica un riesgo mayor que hacerlo cuando vas a quince o veinte. Sin olvidar la posible presencia de otros vehículos, coches, furgonetas o camiones que pueden aplastarnos con la misma facilidad con que disolvemos en la boca un terrón de azúcar.

Prudencia y más compañía

Tampoco se trata de ir con miedo, pero sí de evitar posibles percances. Para ello, siempre que podamos debemos elegir caminos poco concurridos y, si es posible, ir acompañados. Si somos dos o tres ciclistas, llamaremos más la atención y seguramente irán con más cuidado a la hora de adelantarnos o realizar maniobras peligrosas que, por supuesto, nosotros evitaremos siempre. Por otra parte, hoy en día es obligatorio (y necesario) llevar casco y también es recomendable vestirse con colores vivos y llamativos.

Mi experiencia

Lo confesaré en pocas líneas, porque tampoco se trata de autoflagelarse. Hace algo así como un cuarto de siglo, en compañía de mi amigo Josep Bosch, descendíamos a toda velocidad por una sinuosa carretera de las montañas gerundenses. En esa época no llevábamos casco ni vestíamos con colores llamativos. Por fortuna para mí, en ese momento tampoco pasaba ningún vehículo. Debía ir por lo menos a sesenta por hora, quizá más, cuando en plena curva perdí la rueda delantera. Salí rodando unos cincuenta metros y cuando Josep me vio allí tumbado, sangrando, creyó que estaba muerto. Por fortuna sólo fueron unos rasguños, pero durante muchos años cogí la bici con miedo, ajustando a tope la rueda delantera y temiendo que se soltara en cualquier bajada.

  1. Escalofriante lo que cuentas de la rueda delantera. Yo no hubiera vuelto a subirme en la bici.

  2. Josep Pastells 20 Junio 2009, 11:01 am

    Ya, Ricard. No es nada agradable imaginarte que en cualquier momento se te va a salir la rueda. Por fortuna, acabé olvidándome de ello. O casi.

  3. Si, la bicicleta es bastante peligrosa, sobre todo por carretera, por esto, prefiero la Mountain Bike, aunque por el monte también te la puedes “pegar”, no hay que ir entre coches y camiones.

  4. Josep Pastells 22 Junio 2009, 7:33 am

    Tienes toda la razón, Antoni. Y seguro que en el monte respiras bastante mejor.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR