Experiencia personal del maratón de Estocolmo – 1ª parte

Estocolmo 2007: Mi meta personal fue el vencer el tiempo de mi maratón pasado, el de Colonia. Las condiciones parecían estar de mi lado, pues la diferencia de altura entre el punto más bajo y el más alto del recorrido era de apenas 50 metros. Los mejores tiempos fueron de “solo” 2:10 (tiempo que naturalmente no logré, pero sirve de orientación). Aún así me pareció que este maratón fue un digno sucesor del de Colonia.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Salida de la maraton en estocolmo Experiencia personal del maratón de Estocolmo – 1ª parte Experiencia personal del maratón de Estocolmo – 1ª parte estocolmo maraton
Salida de la maratón en estocolmo

El atractivo de Estocolmo es muy grande. De las ciudades escandinavas tan sólo conocía Copenhage, ciudad que visité cuando era un niño así como Helsinki, la cual visité el año pasado. Por parte de amigos y colegas siempre he oído cosas positivas sobre la ciudad. Muchos de mis compañeros de estudio cursaron un semestre en la ciudad y desde entonces son grandes fanáticos de Estocolmo.

Fiesta de Bachillerato en Estocolmo – La llegada a Estocolmo
La temperatura promedio de junio del año pasado en Estocolmo fue de 15°. Este año ha sido completamente distinto. El viernes al llegar nos encontramos con 26° C. Para el sábado – el día del maratón – se pronosticaron temperaturas más altas. A los jóvenes suecos de entre 18 y 19 años, que acababan de aprobar el bachillerato, y circulaban por la ciudad en sus cabalgatas festivas, no les molestaba este hecho en absoluto.
Estocolmo me recordó el día de mi llegada a Berlín durante el Love Parade en sus mejores tiempos. Aunque yo no he estado personalmente en el Love Parade, conozco las imágenes de los medios que generaron esta impresión en mí. Con la música a todo volumen, bebiendo cerveza y con muy poca ropa fue como celebraban los jóvenes en las carrozas.

Una caminata corta por la ciudad, era todo lo que deseaba hacer ese día. La relajación se encontraba en primer lugar en mi lista de prioridades. Un vistazo a los documentos reveló que el inicio de la carrera estaba planeado para las 14 horas. Hasta ese momento, no había comprobado la hora de inicio, pero estaba convencido de que comenzaría por la mañana. Esto alteró por completo los planes de mi novia, quien quería pasear por la ciudad por la tarde después del maratón. A mí también me hubiese gustado correr por la mañana, pues así no habría tenido que matar el tiempo.

El record anterior tenía que caer
La barrera mágica de las tres horas debía ser puesta a prueba nuevamente. Tras la debacle de las 3:05 horas en Colonia, me centré en obtener una marca mejor, a pesar de que las condiciones eran más duras. Me sentía bien. La preparación fue óptima. Esto fue confirmado por un test de rendimiento que realicé 10 semanas antes de mi entrenamiento preparativo con un médico deportivo en St. Gallen. El doctor quién se mostró optimista sobre el hecho de superar mi marca personal. Lo único que me preocupaba un poco eran unos dolores leves en las rodillas. La semana previa al maratón sufrí un tirón, del cual logré recuperarme rápidamente. Incluso tenía mi Garmin Forerunner 301 en mi equipaje. Me encontraba listo.

Maratón de Estocolmo 2007: Lugar de inicio – La mañana previa a la carrera
Sábado por la mañana. Era el momento de la verdad, por fin. Tomé un desayuno completo, pues tenía suficiente tiempo antes de la carrera. Posteriormente salí del hotel para dar un recorrido por la zona peatonal. Después de esto, quedaba muy poco tiempo para la carrera. Me cambié de ropa, me puse mis zapatillas deportivas y me dirigí al punto de inicio, el estadio de Estocolmo. Fue mi maratón más grande hasta la fecha. 14.319 competidores iniciaron la carrera, de los cuales 12,435 completaron el recorrido. Fue un gran evento para la ciudad. El lugar de reunión se encontraba a 200 metros del estadio en una explanada. Esto me recordó mis mejores tiempos de futbolero, cuando nombraba a esos lugares “canchas de ceniza” (lamentablemente jugábamos en muy raras ocasiones en canchas con césped; estas canchas se caracterizan por las nubes de polvo, así como las lesiones que estos lugares conllevan). Esta vez no deseaba perder el valioso tiempo por una pausa técnica, para ir al baño, como ocurrió en mi maratón anterior, por lo que tomé las medidas necesarias para evitarlo. Los organizadores mostraban el camino a los competidores según su número como si fuesen gaurdias de tráfico.

Inicio de la carrera
Momentos antes del inicio, aumentó la tensión exponencialmente. Los organizadores indicaron cuántos competidores de cuántas nacionalidades se inscribieron a la competición. Según recuerdo, era Alemania el tercer país con más competidores después de dos países escandinavos. Una mirada rápida a los jóvenes con los globos (los Pacemakers). Mi globo se encontraba un tanto retirado. Es por ello que tuve que apresurarme para unirme a mi grupo. Tan solo quedaban 10 segundos para el inicio: 10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1 ¡Inicio!

La siguiente parte de mi reportaje del maratón en Estocolmo la podrán encontrar mañana. Contaré como me fue en la carrera hasta la primera mitad.

  1. Demasiada literatura para un resultado mediocre

  2. Hola Vicente,
    gracias por tu comentario. Qual ha sido tu mejor tiempo con 30 grados en una maraton?
    Saludos
    Carlos

  3. Simplemente el hecho de terminar ya es fantástico. Felicidades y caso omiso a comentarios de gente envidiosa. Saludos desde Conil ( Cadiz)

Leave a Reply

Your email address will not be published.