Fábrica de ideas

Cierta clase de personas no siente ningún interés por las ideas. Ni curiosidad, claro. Piensan a menudo, pero sólo en cuestiones triviales o cotidianas que poco o nada tienen que ver con el ingenio. Nada más lejos de mi intención que criticarlas, porque cada uno hace lo que le viene en gana y ya bastante difícil es subsistir en este mundo, pero sí que me interesa remarcar que, en general, los aficionados al running acostumbran a tener buenas ideas. Tal vez sea porque correr, si lo haces con la mente despejada, es una actividad muy propicia para fabricarlas.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Las ideas no se fabrican, se tienen o no se tienen, podría decirme alguien. Es posible, pero sólo hasta cierto punto. Una buena idea no sirve para nada si luego no eres capaz de desarrollarla, de darle un montón de vueltas hasta que descubres la mejor forma de llevarla a cabo o tienes que acabar admitiendo que al final no era una buena idea.

Cambios e ilusiones

¿Quién quiere tener ideas?, podríamos preguntarnos. A menudo parece que sea un terreno exclusivo de los artistas o aspirantes a artistas, tal vez de los políticos y sus asesores. Pero en realidad todo el mundo debería devanarse un poco los sesos a la búsqueda de ideas que le permitan introducir algún cambio, alguna mejora, en su vida cotidiana o por lo menos alimentar sus ilusiones de futuro.

El privilegio de correr

En este sentido, los runners podemos considerarnos unos privilegiados. Salir a correr ya es una forma de ampliar horizontes y ver las cosas desde otra perspectiva, pero también nos proporciona tiempo para pensar y, por qué no, para tener ideas que a lo mejor nos pueden ser útiles. No hablo necesariamente de grandes logros, sino de cosas tan sencillas como encontrar la manera de hacer la vida más agradable a nuestra pareja, arrancar la sonrisa de un vecino huraño o acabar de una vez por todas con los comentarios insidiosos de un compañero de trabajo.

Alivio y esperanza

Es obvio que en muchas ocasiones nos sumergimos en nuestros problemas y resulta muy complicado evadirse de ellos, pero incluso en estos casos salir a correr puede ser muy positivo y, si somos capaces de centrarnos en la cuestión, sea la que sea, es muy posible que también acabemos teniendo alguna idea que, cuanto menos, nos conduzca al terreno del alivio y la esperanza. Tampoco se trata de presionarnos y buscar ideas a toda costa, pero estoy seguro de que salir a correr es uno de los mejores sistemas para tener ideas.

  1. Pedro Fernaud 26 Mayo 2009, 9:15 am

    Quemar tensiones mientras corres siempre fue una vía de salida para estar mejor y ver las cosas con más optimismo. Y está claro que las buenas ideas llegan en movimiento…Como ejemplo, Luis Casimiro, técnico del MMT Estudiantes, que dice que se mantiene ágil mentalmente en los partidos gracias al running que práctica a diario.

  2. Casimiro! Todavía recuerdo su campaña en Manresa, pero no sabía que corriera.

  3. Para generar ideas necesitas libertad y esa sensación la tienes corriendo, por eso creo que debe ser un buen momento para pensar y potencial la creatividad.

  4. Josep Pastells 26 Mayo 2009, 14:09 pm

    Acertado ejemplo el de Casimiro, Pedro. Como a Ricard, también me ha sorprendido (y gustado) saber que es uno de los nuestros.

    Así es, Inés. Aunque el riesgo de ofuscarse siempre está ahí, correr acostumbra a darnos más perspectiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published.