Gloria olímpica (II): Michel Theato

Los Juegos Olímpicos de París en 1900 se saldaron con un rotundo fracaso, hasta el punto de que el propio barón de Coubertin acabó criticando la indiferencia de sus compatriotas. Aunque impidió que fructificara la campaña de los griegos para que las Olimpiadas se celebraran de forma permanente en Atenas, Coubertin no pudo evitar que coincidieran con la gran exposición universal de París, que evidentemente interesaba mucho más a los parisinos. La prueba más concurrida de los Juegos tan sólo reunió a 3.000 espectadores. No hubo ceremonia de inauguración, ni tampoco de clausura. Tampoco se repartieron medallas y quizá lo más sorprendente es que las pruebas se llevaron a cabo durante más de cinco meses: del 14 de mayo al 28 de octubre. En medio de este despropósito, el francés Michel Theato se alzó con el triunfo en el maratón, una de las pocas pruebas serias del programa.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Michel Theato se llevó el oro en los Juegos que su país organizó con poco entusiasmo Gloria olímpica (II): Michel Theato Gloria olímpica (II): Michel Theato michel theato se llevo el oro en los juegos que su pais organizo con poco entusiasmo

Michel Theato se llevó el oro en los Juegos que su país organizó con poco entusiasmo

El atletismo fue el único deporte que mantuvo cierta dignidad en París 1900, aunque tampoco se salvó de la polémica. Los protagonistas no fueron maratonianos, sino dos saltadores de longitud norteamericanos. Eran universitarios y tenían prohibido competir en domingo. El que tenía la mejor marca cumplió la orden, pero un compañero suyo se presentó y acabó adjudicándose la victoria. Se liaron a puñetazos. No consta que ocurriera nada parecido en el maratón, una prueba liderada por dos franceses y un sueco.

Obstáculos

Por mucho que ésta sea una página de atletismo, no me resisto a comentar un par de pruebas incluidas en el programa de natación de hace 109 años. Se trata de los 60 metros bajo el agua y de los 200 metros obstáculos. No he conseguido averiguar de qué obstáculos se trataba, pero celebro que los organizadores no tuvieran la brillante idea de incorporarlos a la maratón o, ya puestos, de diseñar un trazado de 42.195 metros en el que, además de correr, hubiera que salvar nadando algún lago o, por qué no, cruzar una piscina por debajo del agua, quizá con obstáculos incluidos.

Avituallamiento en bicicleta

Pero centrémonos de una vez en el maratón. En una de las fotos que he podido encontrar mientras buscaba información para este post aparece un atleta andando. Bebe de una botella de cristal que le acaba de proporcionar un ciclista. El líquido es su mejor aliado. No me queda nada claro que sea agua, aunque prefiero imaginar que así es. Supongo que la instantánea fue tomada poco antes de la llegada, porque detrás de él se distingue a un corredor con el dorsal número 2 que, sin llegar a andar, tiene las piernas tan juntas que o bien está dando saltitos muy cortos (algo improbable, más bien descabellado) o bien trota a un ritmo tan lento que casi ni puede decirse que corra. Nada raro en una prueba tan dura, no apta para cualquiera.

A manguerazo limpio

Además, parece que el día del maratón hizo mucho calor. Por lo menos eso sugiere otra fotografía en la que el francés Orthez recibe un manguerazo en toda la cara. El chorro es digno de los que utilizan los antidisturbios, pero él ni se inmuta. Como mucho, aprieta un poco los labios. Desconozco qué ayudas pudo recibir su compatriota Michel Theato, pero el caso es que, con o sin mangueras, con o sin botellas de cristal, llegó primero a la meta con un registro de 2h 59’45”. Otro nombre para la gloria.

  1. Escribes sobre gente que ni sabía que existia, Josep, y eso que me gusta el atletismo. ¡Menos mal que son campeones olímpicos!

  2. Yo me quedo con los manguerazos y las botellas de contenido sospechoso.

  3. Bueno, Ariadna, yo también desconozco a muchos premios Nobel. Pero tiene su gracia hablar de estos tipos, o eso espero.

    Sí, Laia, escenas difíciles de ver hoy en día.

  4. ¿Una maratón con obstáculos? Quizás te iría bien, si tenemos en cuenta tus posts: Interrupciones callejeras I, II, II i IV, seguro que harías un buen papel.

  5. Jajaja Antoni, seguro que sí, sería uno de los mayores especialistas.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR