Gloria olímpica (IX): Juan Carlos Zabala

Superada la depresión económica de 1929, los Juegos de Los Ángeles en 1932 fueron todo un acontecimiento en el que el deporte compartió protagonismo con el cine. Muchas de las estrellas de Hollywood –Gary Cooper, Joan Crawford, Douglas Fairbanks o Johny Weissmuller– se dejaron ver en las gradas del Memorial Coliseum, un estadio con capacidad para 105.000 espectadores, o paseando por la primera villa olímpica de la historia. Los organizadores se esmeraron tanto en los detalles que por unos días incluso se olvidaron las dificultades de una vida cotidiana dominada por el gangsterismo. El argentino Juan Carlos Zabala se impuso en el maratón y estableció un nuevo récord olímpico.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

El argentino Zabala se llevó la gloria en los Juegos con más glamour Gloria olímpica (IX): Juan Carlos Zabala Gloria olímpica (IX): Juan Carlos Zabala el argentino zabala se llevo la gloria en los juegos con mas glamour

El argentino Zabala se llevó la gloria en los Juegos con más glamour

El glamour de los astros cinematográficos no fue la única novedad de los Juegos. Los cronómetros electrónicos y el uso de la fotografía en la línea de meta permitieron que las mediciones fueran más precisas. También sonaron por primera vez los himnos nacionales de los países mientras las banderas eran izadas en los mástiles. Sin embargo, atravesar el Atlántico comportaba unos gastos demasiado elevados para muchas delegaciones europeas, lo que provocó un importante descenso en el número de participantes.

Los problemas de Brasil

Mención aparte merece la expedición brasileña, que no pudo desembarcar en Estados Unidos al no disponer del dinero suficiente para abonar las tasas. Eso sí, los dirigentes sí que pudieron pagarlas y se quedaron a ver los Juegos. El grueso de la expedición tuvo que regresar a su país con la única excepción de los waterpolistas. Eran pocos, pero no pasaron desapercibidos: fueron descalificados tras zurrar al árbitro del partido contra Alemania, que perdieron por 7-3.

Error humano

Las mejoras técnicas no evitaron algunos problemas en las pruebas de atletismo. El más escandaloso se produjo en los 3.000 metros obstáculos. Ganó sin muchos apuros el finlandés Volmari Iso-Hollo, que en la eliminatoria previa logró un registro de 9’14” y en la final, de 10’33”. La diferencia era demasiado grande y pronto se descubrió el motivo: el juez que tenía que cronometrar la prueba cayó enfermo y su substituto se despistó e hizo dar una vuelta más a los atletas.

Victoria del ñandú

El ganador del maratón, el argentino Juan Carlos Zabala, lo tenía muy claro desde el principio. “O gano o me recoge una ambulancia”, declaró antes de iniciarse la prueba. Menudo plan. Pero lo cierto es que el ñandú de las pampas, como le conocían en su país, dominó la carrera desde el pistoletazo de salida y llegó primero a la meta, estableciendo además un nuevo récord olímpico: 2h 31’36”.

Cansancio, alegría y dolor

No lo tuvo nada fácil, porque el británico Ferris siempre estuvo pegado a él y al final sólo le aventajó en diecinueve segundos. Pero Zabala se salió con la suya y consiguió la primera medalla de oro olímpica para el deporte argentino. En una de las fotos que le hicieron al concluir la prueba, un auxiliar le sujeta mientras un juez intenta quitarle las zapatillas. Su expresión, una mezcla de cansancio, alegría y dolor, es uno de los mejores resúmenes del sacrificio que representa correr un maratón.

  1. Querido Josep, mucha suerte en Barcelona. Seguro que te irá bien. Estaré atenta a tu relato.

  2. Muchas gracias, Xènia. Me conformo, en este orden, con sobrevivir, terminar sin dejar de correr en ningún momento y bajar de las cuatro horas. Lo primero me parece imprescindible (le tengo mucho apego a la vida), lo segundo casi necesario (si lo logré en Madrid, ¿por qué no iba a hacerlo de nuevo un año después?) y lo tercero, posible pero nada fácil. Ya os lo iré contando a partir del martes.

  3. espero que todo te vaya al maximo de bien respeto al gran acontecimiento.he estado unos cuantos dias sin ordenador y no he podido seguir tus blocs.eldomingo es el dia d no?yo desde banyoles te doy todo el soporte del mundo.

  4. Josep Pastells 1 Marzo 2009, 21:29 pm

    Santi, no te he leído hasta ahora. Ha ido muy bien: 2h 42’54”. Lo contaré con más detalle a partir del martes. Y muchas gracias por tu apoyo.

  5. Josep Pastells 2 Marzo 2009, 9:26 am

    Fe de erratas: 3h 42’54” jeje

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR