¿Hay que elegir el ejercicio en función del tipo corporal?

Que todos los cuerpos son diferentes es algo que no se le escapa a nadie, pero lo que a lo mejor no sabías es que se pueden clasificar los cuerpos en función de su forma. Son los llamados biotipos, somatotipos o, sin más, tipos somáticos. Aunque parezca una tontería, conocer cuál es el que más se te ajusta puede ayudarte a sacarle el máximo partido al ejercicio físico. Por eso hoy vamos a describirte los rasgos básicos de cada uno de ellos para, después, darte alguna pista de lo que debes a hacer para mejorar tu práctica deportiva.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Tipos somáticos ¿Hay que elegir el ejercicio en función del tipo corporal? ¿Hay que elegir el ejercicio en función del tipo corporal? tipos somaticos

Tipos somáticos

Los tres tipos somáticos

Según la forma física del cuerpo de las personas, este puede ser de tres tipos: ectomorfo, mesomorfo y endomorfo. Tener uno u otro tipo de cuerpo (aunque casi siempre se dé, en realidad, una mezcla en la que destacan rasgos de alguno de ellos en concreto), depende de muchos factores, entre ellos el metabolismo o el tipo de constitución ósea.

Una persona con un tipo corporal ectomorfo es una persona delgada y fibrosa. Estas personas tienen problemas para conseguir aumentar su masa muscular, es decir, para ganar peso, ya que tienen un metabolismo que trabaja muy rápido y a pleno rendimiento. Tienen poca grasa corporal, una musculatura débil y una estructura ósea ligera.

Si eres una persona ancha, pero que no pesa más de la cuenta, probablemente tengas un cuerpo mesomorfo. Este perfil de personas tienen los huesos grandes y los músculos fuertes, lo que las hace naturalmente aptas para el entrenamiento deportivo. Si tienes este tipo de cuerpo, seguramente seas la envidia de muchos, porque eres capaz de ganar y perder peso con relativa facilidad, lo que te permite adecuar tu entrenamiento y tu alimentación a tus necesidades en cada momento.

Por último, una persona con un cuerpo endomorfo es aquella que tiende a acumular grasa, sobre todo en la zona abdominal, y gana peso con mucha facilidad, aunque luego le cuesta mucho perderlo porque su metabolismo es lento. Su musculatura es débil, y en muchos casos pueden llegar a tener los miembros, especialmente los superiores, relativamente delgados. A cambio tiene una estructura ósea fuerte.

Optimiza tu entrenamiento

Seguro que ahora mismo estás pensado qué tipo de cuerpo tienes tú. Como antes te decíamos, no se suele encajar con exactitud en un tipo u otro. Lo habitual es tener rasgos de dos tipos a la vez, aunque lógicamente uno de ellos será el mesomorfo.

A priori, dependiendo del tipo somático dominante en tu caso, habrá deportes en que te será más fácil destacar que en otros. El atletismo de larga distancia, por ejemplo, pide cuerpos resistentes pero ligeros (ectomorfos); el de corta distancia, sin embargo, requiere de una musculatura mucho más potente y pesada capaz de realizar un esfuerzo puntual mayor (mesomorfo). Los deportes de levantamiento o lanzamiento de peso exigen fuertes estructuras óseas (endomorfo). Cada tipo somático, adecuadamente entrenado y alimentado, tiene su deporte ideal, pero tampoco tiene que limitarse a él. No se trata de ganar medallas, sino de conseguir un cuerpo sano, sea cual sea su forma natural.

Así los endomorfos deberán bajar peso y porcentaje de grasa con grandes dosis de ejercicios cardiovasculares (bicicleta, correr…) y ejercicios musculares en series largas de dorsales, piernas y pecho que eviten que la pérdida de grasa traiga consigo pérdida de masa muscular. Los ectomorfos pueden desarrollar su talento natural para correr largas distancias, pero sin descuidar el desarrollo muscular con trabajos de potencia o ejercicios musculares en series cortas. Los afortunados mesomorfos sólo deben acostumbrarse a la rutina de realizar ejercicio físico de forma regular para mantener esa envidiable condición atlética que la naturaleza les ha regalado.

Pero, sea cual sea, tu “tipo”, debes saber que estás hecho para el deporte, que siempre hay un deporte para ti.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.