Historias de Maratón: El mejor maratonista de los 50 y Melbourne 1956

En el presente artículo, dos cuerpos muy interesantes de lo que es la historia de la Maratón, primero lo que fue del mejor corredor de la década de los cincuenta, Jim Peters y segundo, lo ocurrido en Melbourne 1956, donde se enfrentan dos bestias de la Maratón, Emil Zapotek y Alain Mimoun, quienes dan más que una clase magistral de la esencia verdadera de un corredor de Maratón.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Como reza el título, “el mejor maratonista de los años cincuenta”, éste es definitivamente Jim Peters, el inglés que corrió junto Emil Zapotek y que debió retirarse por calambres cerca del kilómetro 25 de carrera, el mismo que logró solo ganar las carreras inglesas de maratón y nunca coronarse como campeón continental ni olímpico. Participó de 11 maratones y sólo corrió hasta los 34 años de edad, por lo que su registro es destacable.

Uno de los mejores de todos los tiempos

Quizás con los antecedentes recién entregados no podríamos decir que es el mejor de los corredores de maratón de los años cincuenta, pero lo que no hemos dicho es que precisamente es él quien baja el marcador de las dos horas y veinte minutos existentes hasta ese momento. Muchos de los cronistas de la época señalan que la falta de mayores victorias en distintas maratones se debía a que estaba acostumbrado a llevar a su cuerpo al límite máximo de sobre esfuerzo, donde luego faltando poco para el término de una carrera simplemente le era imposible terminar, todo por la búsqueda del tiempo perfecto.

El 13 de Junio de 1953, Jim Peters consiguió el tiempo de dos horas dieciocho minutos en la maratón de Chiswick, cuatro meses más tarde supera su propia marca en Turku (Finlandia) por cinco segundos. Dos años más tarde en la misma ciudad de Chiswick logra completar la maratón en dos horas diecisiete minutos y treinta y nueve segundos.

Haciendo referencia a lo que los cronistas señalaban de él en la época, podemos dar como ejemplo que en Londres 1954 Jim Peters tras una extraordinaria actuación durante toda la carrera logra llegar a 200 metros de la meta con una ventaja respecto de sus competidores de 20 minutos, cayo once veces intentado conseguir los últimos metros, producto del devastador efecto que acarrió su sobreesfuerzo, y tuvo que ser retirado de la competencia precisamente por la incapacidad de éste de seguir adelante por sus propios medios, previniendo con ello una debacle total en el competidor,

Según el mismo Peters, un corredor de maratón bien entrenado y adecuado a la competencia debería de recuperarse de la misma en 24 horas aproximadamente, algo que hasta el día de hoy se discute, pero que él concluye producto de la experiencia personal que logro vivir durante su vida como competidor.

Melbourne 1956, el gran Emil

Podría definirse esta maratón como la de los dos amigos eternos, pues se encontraron en ella nada menos que Emil Zapotek y el argeliano representante de Francia Alain Mimoun. Según todos, se esperaban que la carrera fuera ganada por Zapotek, sin embargo había un problema fundamental en éste, primero que todo no se encontraba ya en sus mejores años y segundo, el tipo de entrenamiento que desarrollaba no era el que más le convenía para aquellos años y la prueba que se avecinaba.

Emil Zapotek utilizaba un método de entrenamiento propio de la Escuela de Medicina del Deporte de Freiburgo en Alemania, conocida como “Interval Training”, donde precisamente los beneficios del entrenamientos los obtenía de los intervalos y no por las corridas. Con esta preparación Zapotek participo de la corrida de San Silvestre celebrada en Brasil, la que gano cómodamente sin dificultad.

Practicando desde 1946, Emil se dio cuenta que en esta oportunidad el sistema de entrenamiento Intervalado ya no producía en el procesos de supercompensación adaptativos” más ya era demasiado tarde como para cambiar el esquema a última hora, motivo suficiente como para entonces participar en la carrera con el clásico método por el seguido. Pues bien, iniciada la carrera entonces se dio todo como se esperaba, excepto por el final, donde Alain Mimoun logró hacerse de la victoria con un tiempo de dos horas y veinticinco minutos exactos, mientras que Emil Zapotek lo hacía cuatro minutos más tarde logrando el segundo lugar.

Emil Zapotek fue recibido con una ovación increíble, tal y como si hubiera sido el verdadero campeón de la carrera, sin embargo al darse cuenta de que el ganador había sido su amigo del alma Alain Mimoun le dio un abrazo increíblemente vigoroso, el que fue después recordado con mucho cariño por Alain al señalar “La victoria fue increíble, pero mucho más me valió el abrazo de Emil que la medalla de Oro”.

  1. Se trata de Zatopek, re`pito: Zatopek y no ZaPoteck

  2. Hola Vicente,
    gracias por tu segundo comentario. Parece que sabes mucho sobre el tema. Podrias escribir articulos para nosotros.
    Saludos
    Carlos

Leave a Reply

Your email address will not be published.