Historias de Maratón: Londres 1908

En Londres el año 1908 se vive por fin la misma experiencia que continuará haciendo que cientos de miles de personas sigan a la maratón con la intensidad que hoy vemos, pues al fin se afirma una distancia de la misma de manera “oficial”. Justamente es acá donde se puede además ver como el esfuerzo sobrehumano de Dorando Piertri, uno de los corredores que participa, motiva a toda una organización que se da cuenta se debe reconocer el esfuerzo que lleva el espíritu al limite insospechado que todos piensan existe teoricamente, pero que solo algunos logran evidenciar en una carrera de estas características.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Dorando Petri fue el verdadero protagonista del maratón de Londres 1908, a pesar de no ganar Historias de Maratón: Londres 1908 Historias de Maratón: Londres 1908 dorandopetri
Dorando Petri fue el verdadero protagonista del maratón de Londres 1908, a pesar de no ganar

En esta carrera finalmente se establece una distancia definitiva para todas las próximas carreras de Maratón, hablamos de los famosos 42.195 metros que en ese entonces se corrieron desde el Castillo de Windsor hasta el White City Stadium en Londres.

Son muchas las versiones que se encargan de intentar buscar una explicación al por qué se realizó una distancia superior que en versiones anteriores, sin embargo lo que parece ser más acertado es el hecho de haber sido un día muy lluvioso que obliga a Jorge V, Príncipe de Gales, a comenzar la carrera desde los jardines del palacio real. Las modificaciones de las distancias establecidas para antes de la carrera surjen de la necesidad de evitar que la reina se mojara, y con eso, la excusa de aumentar en dos kilómetros y algo más el inicio de la carrera según se tenía previsto.

Mucho calor

Se cuenta en la historia corrieron en aquella oportunidad cerca de 56 corredores, de los cuales apenas consiguieron pasar la meta unos 27. Las causas del desfallecimiento de tantos fue el intenso calor que reinó pronto en la carrera. Al comienzo, según la prensa de ese entonces, los que iban primeros eran tres ingleses y un sudafricano llamado Charles Hefferon, mas este último luego aventajo a todos y quedo 4 minuto adelante, incluso de Dorando Pietri, próximo famoso e inolvidable corredor.

Pietri, protagonista

En aquellos años Londres vivió la proeza de Dorando Pietri, esto mediante un verdadero esfuerzo sobre humano que se plasma en el hecho de sobrepasar al sudafricano que con tanta ventaja dominaba la competición, aunque no sin antes pagar un costo altísimo por ello. Pietri comienza a pagar caro su atrevimiento y esfuerzo cuando entra al estadio que celosamente alojaba la meta, motivo por el cual cae por un agotamiento extremo, equivocando incluso el camino trazado por los organizadores para lograr la victoria. Con el afán de auxiliar a Pietri, distintos jueces y médicos participan en su reincorporación, orientandolo del verdadero sentido que debería de seguir para ganar, mas vuelve a caer por lo menos 4 veces más durante lo que quedaba para llegar a la meta.

El resultado del esfuerzo de Pietri fue la descalificación, esto gracias a la ayuda recibida por los jueces y médicos, no obstante haber conseguido pasar la meta en un primer lugar. Su descalificación provocó pesar en muchos, sin embargo encontró un enorme reconocimiento por el esfuerzo realizado tanto en el público como en los organizadores. Unos minutos después, con un tiempo de 2:55:19 horas, el norteamericano John Hayes se hace de la medalla de oro mientras que el Sudafricano Hefferon consigue la plata.

Reconocimiento

Conforme se ha dicho en nuestro portal cómo ha cambiado el deporte de maratón. Nos decidimos a recordar esta memorable carrera, pues vemos en la práctica la manera en que se consideraba una competencia como la que nos convoca, tanto en los que participaban en ella como en quienes la observaban desde los costados. De acuerdo al enorme esfuerzo que realizó el corredor Dorando Pietri, se estimó debería ser el verdadero ganador moral de la Maratón de aquellos años, motivo suficiente para que, gracias a la intervención del célebre escritor Sir Arthur Conan Doyle, se le invite al palco real para que le sea entregada, a modo de reconocimiento, una copa de oro por el increíble esfuerzo demostrado.

La importancia de Dorando Pietri viene gracias a que no sólo obtuvo un reconocimiento absolutamente impensado por todos, sino que además logró la atención del mundo entero por el increíble temple que poseía. Lo anterior, incentivo a que se realizaran posteriormente más corridas de calles, y por lo mismo, un aumento en la cantidad de espectadores alrededor de esta competición deportiva. Pasado un tiempo, no se recordó al ganador del primer lugar de la Maratón celebrada en Londres 1908, sino que a quien se esforzó hasta tocar los límites de la humanidad, y aún así estuvo a punto de lograr la victoria.

Leave a Reply

Your email address will not be published.