Historias de Maratón: Londres 1948

En Londres 1948 se puede evidenciar como el tiempo vuelve siempre a presentar las mismas circunstancias de antaño, como queriendo recordar que la Maratón no es una simple prueba de esfuerzo, sino que de fortaleza de espíritu y mucho corazón, pues tal y como Dorando Pietri corrió con hasta la última pizca de fuerza en su interior, el belga Etienne Gailly hizo lo propio cuando parecía todo perdido, obteniendo una importante medalla para su país, que a pesar de ser de un tercer puesto, tiene gusto a Oro.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
El argentino Delfo \"Bombero\" Cabrera se adjudicó la maratón olímpica de Londres 1948 Historias de Maratón: Londres 1948 Historias de Maratón: Londres 1948 delfocabrera
El argentino Delfo "Bombero" Cabrera se adjudicó la maratón olímpica de Londres 1948

Quizás sea difícil de comprender, pero lo cierto es que en aquella oportunidad el argentino Delfo Cabrera se hizo con la maratón de Londres y no fue tarea fácil, antes tuvo que seguirle los pasos al belga Etienne Gailly quien era paracaidista y tenía como especialidad las corridas de cinco mil y diez mil metros. Se relata que antes de correr, el belga proclama una medalla para su país con tal convicción que nadie duda de sus palabras, lo que más tarde nadie pudo rebatir, pues estuvo prácticamente en frente de toda la carrera y sólo encontró los problemas en la última recta encontrandose ya dentro del estadio.

Se repite la maldición de Dorando Pietri

¡Fue una pena total! así tienen que haber rezado los periódicos de aquel entonces en Bélgica cuando el público puesto de pie se prestaba a recibir al flamante ganador, y tal como había ocurrido 40 años antes con el increíble Dorando Pietri, se ve como poco a poco desfallece en el intento por alcanzar la victoria y termina por perder los 40 segundos que se mantuvo arriba respecto de sus competidores durante la jornada. Dramáticamente teniendo que bajar el ritmo al no poder resistir la fatiga de su cuerpo, pasa Delfo Cabrera quien finalmente se adjudica el primer puesto con un tiempo de dos horas con treinta y cuatro minutos y cincuenta y dos segundos.

Tal y como lo había hecho su compatriota Juan Carlos Zabala en Londres 1932, Delfo Cabrera, de oficio bombero, logra la hazaña que enloquece a los argentinos de rincón a rincón. No obstante lo anterior, a pesar de que el “Bombero” Cabrera y el inglés Richards sobrepasan a Gailly en la recta final, Gailly se sobrepone sacando fuerzas de flaqueza y logra obtner el tercer lugar cumpliendo su promesa de llevar una medalla a su país.

Parece muy curioso que después de 40 años de la hazaña realizada por Dorando Pietri, en este momento se haya vuelto a repetir; un corredor belga fue capaz de sacar de su interior mucho más de lo que ofrecía visiblemente su cuerpo, pues al final con todo logro llegar al extremo de entregar todo de si para obtener un tercer puesto… aunque no sin pagar un costo adicional como lo sería el no poder participar de la premiación, aquel momento protocolar en el que se reconocería su esfuerzo y se le entregaría la medalla por el notable esfuerzo realizado en aquella maratón.

Argentina enloquece de nuevo

Hasta este momento era difícil pensar que un argentino volvería a realizar la hazaña de Juan Carlos Zabala, sin embargo, Delfo “Bombero” Cabrera, lo logró 16 años más tarde que su compatriota, con una marca increíble y un espíritu una vez más inquebrantable, donde sólo tenía una cosa en mente y jamás se dejó llevar por la situación en la que se vio durante prácticamente toda la carrera. Hasta ese último momento el belga Gailly parecía simplemente invencible, sin duda toda una proeza argentina, una vez más.

Leave a Reply

Your email address will not be published.