Historias del rugby (II)

Los recuerdos de Elián Femia desembocan en estas ‘Historias del rugby’, tres posts a través de los cuales descubriremos hasta qué punto pueden estar relacionados el running y el deporte de la pelota ovalada. Ya sabemos que el campo de rugby es muy grande y ningún jugador puede permitirse estar en baja forma, pero las vivencias del entonces joven argentino nos ayudarán a darnos cuenta de que un episodio determinado puede marcar toda una vida. Un episodio que tiene mucho que ver con algo tan sencillo y familiar para nosotros como correr.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
El rugby es uno de los deportes donde los jugadores más corren Historias del rugby (II) Historias del rugby (II) rugby2
El rugby es uno de los deportes donde los jugadores más corren

Cuenta Elián que para ir al club a entrenar, cuatro veces a la semana, tenían que arreglárselas como podían, ya que “al estar en pleno bosque, no llegaban ni los transportes de media o larga distancia. Por la noche, en cambio, el club financiaba un ómnibus para trasladarnos”.

Batalla campal

Obviamente, relata Elián, “los gorilas que volvíamos, cansados y sucios, empezábamos a limar asperezas típicas de cuando uno regresa al ruedo”. Un poco en la línea de grupos y rebeliones, pero más bestia. Tras una batalla campal dentro del microbús, que por cierto quedó destruido, les retiraron el servicio de transporte.

Sesión de castigo

Las consecuencias no se hicieron esperar. “Cuando fuimos al siguiente entrenamiento, el profesor no dijo nada y nos hizo correr más de lo que alguien se pueda imaginar. Al terminar, nos ordenó que nos sentáramos en círculo en medio de la cancha y nos dijo que esperaba que esa sesión nos hubiera dejado lo suficientemente cansados para que no andásemos por ahí destrozando micros”.

Adiós al ómnibus

El correspondiente sermón del entrenador culminó con el anuncio de que a partir de entonces se suprimía el autobús de regreso. Se trataba, desde luego, de un escarmiento ejemplar. No olvidemos que los jugadores tenían que recorrer ocho kilómetros para llegar a sus casas.

Advertencia

Pero es que, además, el profesor dispuso que a partir de este momento “a cada entrenamiento se iba y se volvía trotando”. Y si veía a alguien andando se quedaría “tres fechas sin jugar”, remató ante la estupefacción general. Nadie le creyó.

Sorpresa antes del partido

Pero al domingo siguiente, cuando dio la lista para jugar, “casi ninguno de los titulares estaba en ella”, recuerda Elián. “Los motivos fueron claros”, razona. “Casi todos hicieron trampa, en especial nuestros pilares, nuestra máxima fortaleza”.

Acatar órdenes

Como es lógico, todo el mundo quería jugar y, en consecuencia, tuvieron que acatar las órdenes del entrenador. Convencerse de que correr no es de cobardes, ir y volver trotando antes y después de los entrenamientos.

Desastre con matices

Según Elián, “el equipo era un desastre, pero al tener individualidades de algunos fowards [los que hacen fuerza y tienen más contacto físico con los contrarios] y otros 3/4 [los que se paran detrás de los foward y en línea, dispuestos a correr con la pelota en caso de tenerla en la mano], lo cierto es que siempre salíamos airosos”. Pero el profesor no era conformista “y si nos hacían un try [el equivalente a los goles en un partido de fútbol], válgame Dios; no queríamos salir de la cancha”. El caso es que los métodos del entrenador surtieron efecto. Lo veremos en el próximo post.

  1. Xènia, hoy pienso ser yo la primera en comentar este post. ¿Por qué siempre que se castiga es corriendo? ¿Qué has hecho tú Josep para tener un castigo tan gordo?

  2. Jajaja Ana. Sabes bien que para mí no es ningún castigo; es más: me proporciona un gran placer.

  3. Utilizar lo que es nuestra afición para castigar, no me parece un buen estímulo, aplicado a los jóvenes que hay ahora en nuestro país, podaría llevar a dos posibles consecuencias: A que dejaran el Rugby para no tener que hacer 8 Km. corriendo, o que les gustara y dejaran el Rugby por las carreras de fondo

  4. Visto así, Antoni, el rugby siempre saldría perdiendo. Pero en el caso concreto de estos posts parece ser que salió ganando. El equipo mejoró sus resultados y se hizo más equipo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.