Jimmy quiere ser más fuerte

Un corredor londinense de 35 años se mira un día al espejo y decide que está demasiado delgado, que le gustaría parecerse ni que fuera un poquito a los modelos que acaparan portadas en las revistas de fitness. Jimmy está en muy buena forma desde hace mucho tiempo, pero ahora quiere dar un paso que tal vez le alejará de sus mejores marcas pero muy posiblemente le ayudará a sentirse mejor. Jimmy ha decidido ser un corredor más fuerte.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Jimmy quiere ser más fuerte Jimmy quiere ser más fuerte Jimmy quiere ser más fuerte jimmy quiere ser mas fuerte

Jimmy quiere ser más fuerte

Habrá que aclarar primero qué entiende Jimmy por ser un corredor más fuerte. Su objetivo no es correr más rápido ni cubrir mayores distancias, sino conseguir un cuerpo un poco más robusto, dar un poco de forma a unos músculos que a veces duda que existan. Desde el punto de vista de un fondista, es evidente que si Jimmy gana peso, aunque sea de músculo, será peor corredor, pero él está decidido a intentarlo porque cree que así gustará más a Bette y porque le gustaría parecerse ni que fuera remotamente a los jugadores italianos de fútbol que acaparan las revistas con sus cuerpos morenos y perfectos.

Correr menos

Si damos por hecho que Jimmy no anda sobrado de grasas, que no tiene nada que perder pero sí mucho que ganar (preferentemente, ya ha quedado claro, de músculo) lo primero que tendrá que hacer, por mucho que le duela, es correr un poco menos que de costumbre. Menos tiempo y menos distancia. De hecho, podría dedicarse una temporada a alternar sus rodajes habituales con sesiones de velocidad que le permitan realizar esfuerzos explosivos en la línea de sus deseos. Hablo de 800 metros. O 400. O 200.

Pesas o gomas

Está claro que correr esas distancias no bastará para conseguir el cuerpo de un velocista profesional. Tras renovar objetivos, Jimmy deberá también acostumbrarse a los ejercicios de fuerza. Pesas o incluso gomas que obliguen a sus músculos a realizar esfuerzos a los que no están acostumbrados. En su caso, tiene que ir con mucho cuidado para no quemar más calorías de la cuenta, por lo que lo más recomendable es que opte por ejercicios cortos e intensos. Al principio bastará con tres sesiones semanales y cuando empiece a detectar mejoras podrá ampliarlas a cuatro.

Alimentación y paciencia

Jimmy, por supuesto, deberá esforzarse con la alimentación. Lo ideal sería que comiera cinco o seis veces al día, en pequeñas cantidades pero asegurándose de ingerir suficientes proteínas, hidratos de carbono y, en menor medida, grasas. Sí, algo de grasas nunca viene mal, y menos en el caso de Jimmy. La buena noticia es que si es perseverante los resultados llegarán. La mala es que no se verán de la noche al día, que habrá que tener un poco de paciencia para empezar a notar algo.

Ray pide consejo

Pero si no tiene prisa, si es capaz de seguir durante el tiempo que haga falta una rutina como la descrita, Jimmy acabará siendo un corredor más fuerte y su amigo Ray, también corredor pero con tendencia a acumular demasiados kilos y no precisamente de músculo, acabará pidiéndole consejo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR