La batalla a Maratón

Cualquiera que esté interesado por el deporte del maratón, debería también conocer parte de su historia. Lo que seguramente acabará aportándole también el origen de esta historia, es que esta carrera provoca en las personas una cierta fascinación.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
La batalla a Maratón La batalla a Maratón La batalla a Maratón batalla maraton
La batalla a Maratón

En otros articulos ya hemos hablado de un par de hechos y mitos históricos. ¿Quién fue el ganador de la primera maratón? ¿Por qué tendrá la carrera actual una longitud total de exactamente 42.195 metros? ¿Qué es lo que se conoce de los hechos históricos? Conozca esto y más en el marco de nuestra línea de temas relacionados con la maratón. Hoy le contamos la batalla del maratón.

Hechos históricos concretos
El núcleo de la leyenda griega nos habla de una batalla en el año 490 a.C. en la que el ejército ateniense se encuentra sobre las costas de Maratón, con una clara superioridad numérica del ejército persa, aunque acaba venciendo a pesar de las dificultades. Los sonados hechos históricos le dan la victoria a los atenienses debido a su superioridad tecnológica en cuanto a lo que el equipamiento bélico se refiere. Hasta este punto abundan los datos conocidos y los hechos demostrables.

El nacimiento de la leyenda
Hablamos del año 70 d.C., el historiador griego Plutarco debido a la pobreza de los hechos históricos en la sobresaliente victoria de los atenienses sobre los persas, adorna éstos mismos con una anécdota emocionante. A la hora de ponerse a contar unos hechos históricos, no sólo se repiten sin más una serie de datos conocidos, sino que también deben contarse de forma entretenida. Debido a ello se debe ser también un poco contador de historias. Plutarco era también, él mismo, corredor, y en aquellos momentos se preparaba para participar en los antiguos juegos olímpicos. Debido a aquellas circunstancias se vio atraído por la idea de completar un poco aquellos hechos históricos con una historia heroica referida a un corredor. Plutarco era un excelente contador de historias. Su versión acerca del transcurso de la batalla se difundió por todo el mundo a toda velocidad. Aquella historia se cuenta brevemente en las siguientes líneas:

Versión de Plutarco de la batalla de Maratón
El victorioso soldado Miltiades fue enviado después de la lucha contra los persas como mensajero a través de la distancia de 40 Km. que los separaba en aquel momento de Atenas, para difundir la gloriosa victoria por la ciudad lo más rápidamente posible. Junto a ello fue sonada la oposición a un hombre llamado Eucles, ya que Plutarco nombraba a éste como el único corredor y no Pheidippides, que a menudo aparecía. Que él hoy aparezca como el primer corredor de maratón de la historia, es producto de un desarrollo posterior de la leyenda a través de legados consecutivos tanto escritos como orales. Junto a ello, muchos acabaron denominándolo justamente con el nombre de el “Ultra-corredor de maratón”.

Plutarco: Ultra-corredor de maratón
En la versión original de la historia el tal Pheidippides de Eucles, algunos días antes de que se decidiera la batalla, fue enviado en busca de ayuda para los atenienses hasta Esparta, cubriendo así una distancia de 250 Km. Allí pidió ayuda para la batalla de maratón que se producía entre atenienses y persas. Esta distancia la volvió a correr de regreso hasta Atenas, donde entonces realizó la legendaria distancia de 40 Km. que le separaban de Maratón. Una vez llegó allí, se encontró con la sorpresa de que habían ganado la batalla. No obstante, algunos de los vencidos persas se habían puesto en camino hacia Atenas, donde supuestamente, podrían tomar con facilidad la en ese momento desprotegida ciudad. Por consiguiente, no tuvo prácticamente tiempo de poder descansar en Maratón, ya que en lugar de eso, tuvo que ponerse de nuevo en camino a Atenas, donde volvió a correr de nuevo los legendarios 40Km. Se puso en camino sin preguntar, debiendo llegar a Atenas antes que los persas, para advertir a los ciudadanos y al mismo tiempo difundir la victoria de los atenienses sobre los persas. Una vez en Atenas, el roto Pheidippides de Eucles, totalmente agotado sólo pudo ya que susurrar: Νίχη!Νίχη!(fonéticamente:¡Nike! que significa:¡victoria!). Después de comunicar tal mensaje perdió definitivamente las fuerzas y murió en ese mismo momento y lugar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.