La famosa Maratón de París

La Maratón de París es una de las más bellas que pueda correrse en el mundo, ello conforme cada trazado de su carrera ha sido cuidadosamente estudiado, de manera que es posible revivir la historia de la mítica Francia con cada paso que se da en busca de la victoria.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
La Torre Eiffel es cada año testigo de excepción de la Maratón de París La famosa Maratón de París La famosa Maratón de París paris
La Torre Eiffel es cada año testigo de excepción de la Maratón de París

El 19 de Julio de 1896, 191 competidores se reunieron para ir rumbo a Versalles, eran 40 kilómetros en aquel entonces los que separaban a un deportista con ansias de correr de ser realmente un ganador. A pesar de que la competencia tenía los requisitos como para ser considerada “oficial”, nos bastará con recordar que en aquel entonces muchas de las competencias eran “justas ordinarias” hasta que el comité especializado lo entendía así, por ello recién en 1976 se consideró a la Maratón de París como una de carácter oficial de tipo mundial.

Comenzaron no más de 150 atletas con la intención de ser inmortalizados en la historia mediante una victoria y ojalá un record, sin embargo recién cobro la popularidad que se merecía la prueba cuando llego la década de los años 80, donde ya no eran cientos de atletas, sino que miles. En 1984, cerca de 10.000 corredores se dieron lugar para correr por los hermosos parajes que orillan al Sena, en 1996 ya eran 18 mil los valientes y en el 2000 alcanzó la increíble cantidad de 27.596 corredores que lograron cruzar la línea.

Originalidad de la prueba

Una de las características que tiene la Maratón de París, es que durante su corrida es posible verificar la historia de Francia, ello mediante los distintos lugares por donde se tiene la oportunidad de pasar, nos referimos al Sena, los Campos Elíseos, el Arco del Triunfo, el Museo del Louvre, la Catedral de Notre Dame, la Torre Eiffel y muchos otros grandes parajes que sólo pueden verse en París.

Asimismo dentro de sus “características”, podemos decir que no existen hitos deportivos muy marcados, es decir, acá no hay una marca demasiado reñida como en otras maratones, pues no son muchos los atletas que logran volver a repetir la victoria consecutivamente. No obstante lo anterior, dentro de los que sí lo han logrado encontramos a Ahmed Saleh (1984 y 1986), Jakes Boxberger (1983 y 1985), finalmente Steve Brace (1989, 1990). Para variar, la mejor marca de la prueba la tiene un Keniata, hablamos de Julius Rutto, quien hizo un tiempo de 2:08:10 en 1999.

Quizás la problemática que tenga la prueba no vaya por sus parajes, ni tampoco por la cantidad de corredores que participan en ella, sin embargo si por quienes lo hacen y esto va directamente relacionado con un tema que ya se ha tratado en nuestro portal, nos referimos al estimulo del corredor. Para muchos la idea de pensar en una recompensa hace más “seductora” la idea de conseguir una victoria, y es por lo mismo que muchos de los corredores de Elite no participan de la prueba en París, pues a penas reparte valores cercanos a los 316.000 dólares americanos, que fue la cifra de 1999 precisamente.

Una Curiosidad

Siendo uno de los recorridos más bellos de los que puede disfrutarse en las competencias mundiales de maratón, es extrañamente uno muy poco festivo, y con ello hacemos clara alusión a lo que pasa en Nueva York, Londres o Chicago, lugares en donde lo que hace distinta a la prueba es el ambiente que se respira en la competición misma.

La carrera se lleva a cabo específicamente el primer domingo de Abril de cada año, y cuenta con puntos de avistamiento cada 5 kilómetros, por lo que se puede jactar de ser una carrera muy organizada y previsora de todo lo que pueda ocurrir en su trayecto.

Leave a Reply

Your email address will not be published.