La Sant Silvestre de Girona

“No entrenes de más. No bebas alcohol. No fumes. Estira mucho. Come bien y sano. Ve al médico si tienes problemas y escucha a tu cuerpo cada día, especialmente antes y después de correr”. Son los sabios consejos de la atleta portuguesa Rosa Mota, campeona olímpica, mundial y europea de maratón en la década de los años 80 del siglo pasado. Soy consciente de que no acabo de seguirlos a rajatabla, pero sí que lo intento y prueba de ello es que incluso el último día del año decidí correr la Sant Silvestre de Girona. Para compensar el exceso de turrones, licores y polvorones propio de las celebraciones navideñas y también con el objetivo de comparar mi registro con el del año anterior.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Las sensaciones fueron buenas en la Sant Silvestre de Girona La Sant Silvestre de Girona La Sant Silvestre de Girona josepmiercoles
Las sensaciones fueron buenas en la Sant Silvestre de Girona

5,4 kilómetros. Un recorrido prácticamente llano que sale del pabellón de Fontajau (donde hasta la temporada pasada el Akasvayu jugaba en la liga ACB y actualmente el Sant Josep lo hace en la LEB Bronce) y atraviesa el corazón del barrio antiguo y los ríos Ter y Onyar para volver al punto de partida. El último día de 2007 los corrí en menos de 23 minutos y mi objetivo era repetir marca, aunque era consciente de que sería muy difícil porque en la anterior ocasión fui demasiado al límite, con dificultades para captar todo el oxígeno que necesitaba e incluso con algo de flato.

Muchas colas

A diferencia del año pasado, hay colas, muchas colas. Los 775 atletas inscritos suponen un nuevo récord de participación y hay que esperar para: 1) leer tu número de dorsal, 2) recoger el dorsal y 3) hacerse con el chip. Los trámites se alargan un poco más de lo deseable, pero me entretengo conversando con un espontáneo que me pregunta si el año pasado me ganó alguna chica. Le contesto que unas cuantas, que hay muchas que corren bastante más rápido que yo. Justo en este instante aparece Pau Montoya y me desea felices fiestas. Desaparece muy rápido pero al cabo de poco, cuando el espontáneo me está explicando que el año pasado tuvo ciertas dificultades y acabó la carrera andando, regresa con Santi Sapena y el dúo que conquisto Milán me pide que recoja sus dorsales.

Buenas noticias

Mientras espero mi turno, me saluda un tipo risueño a quien no había visto en veinte años pero identifico sin problemas: Tarsici Balló, un antiguo compañero de instituto que, al parecer, también ha estado muy enganchado al running, aunque me comenta que hace bastante tiempo que no participa en ninguna carrera y se ha inscrito en ésta para obligarse a correr de nuevo. Aprovechando la presencia de su mujer, le pido si puede guardarme las llaves del coche. Respuesta afirmativa. Sin tiempo material para calentar, nos situamos cerca de la salida. Pau y Santi me anuncian que correrán el Maratón de Barcelona. Un aliciente más para afinar la preparación, ya no con el objetivo de acabar como el año pasado, sino de bajar de las cuatro horas. Para ellos es lo normal, pero en mi caso será (o eso espero) todo un éxito.

La estela de Pau

Pistoletazo de salida. Activo el cronómetro al pasar debajo de la pancarta e intento seguir a Pau, que me ha dicho que irá a unos cuatro minutos por kilómetro. Lo consigo al principio, pero cuando aún no hemos alcanzado la quinta parte del recorrido me doy cuenta de que me resultará imposible mantener su ritmo, entre otras razones porque no quiero acabar la noche en un hospital. Por pura lógica, se va distanciando cada vez más, hasta que ni siquiera distingo su silueta y decido concentrarme en mis propias zancadas. Cuando alcanzo el Pont de Pedra, hacia el kilómetro dos, el cronómetro marca 8.36 y recuerdo perfectamente que el año pasado ni siquiera llegaba a ocho. Es evidente que voy más despacio, pero tampoco mucho. En cambio, sí que me siento bastante más cómodo. Digamos que voy todo lo rápido que puedo ir sin sufrir en exceso.

A mi aire

A diferencia del año pasado, tengo la sensación de que me adelantan menos corredores, lo que no deja de ser curioso si tenemos en cuenta que voy más lento. Quizá, pienso, se deba a que he salido desde bastante más atrás. Sí, debe ser eso, me digo cuando, al llegar al puente del ferrocarril sobre el Ter, un chico alto y delgado se pone a mi lado y me saluda. Tardo medio segundo en reconocerle: Pere Chamorro, hermano de mi amigo Jose. Me pregunta cómo voy. Le contesto que justito, que hago lo que puedo. Sonríe y me adelanta sin mayores dificultades. Por un momento se me pasa por la cabeza seguir su ritmo, pero me decanto por continuar a mi aire. Cuando aún estoy en la Devesa, anuncian por megafonía la llegada del primer corredor. Poco más de dieciséis minutos, me indica el cronómetro.

Buenas sensaciones

Mantengo la misma cadencia y compruebo que me sirve para adelantar a bastante gente. Incluso me quedarían fuerzas para esprintar en los últimos metros, pero tampoco es cuestión de exagerar. Al final, 23.40, a un ritmo de 4.23 por kilómetro. O eso dice el chip, pero mi cronómetro marca 23.19, que equivaldría a una media de 4.19. Creo que sólo han controlado la llegada desde el pistoletazo de salida, pero no desde el momento en el que pasé por debajo de la pancarta. Da igual. Lo importante es que las sensaciones son buenas. He corrido más despacio que el año pasado, pero también mejor, con mucho menos desgaste. La mujer de Tarsici me devuelve las llaves, pero no vuelvo a ver a su marido, ni a Santi ni a Pau. A quien sí veo es a Pere, que me desea un buen año. Recojo la bolsa de regalo (camiseta técnica, zumos, agua, bollos, chocolatinas, un bolígrafo y no sé qué más) y regreso a La Creueta.

  1. Menos mal !!! Entre tantos deseos para el año nuevo pensaba que escondias intencionadamente la anecdota de Riudellots.Si ya desde la epoca del instituto tenias fama de ser un gran despistado !!! pero te honra la sinceridad.
    Felicidades per “los heroes flacos”.Ya es la segunda novela que leo tuya ( privilegio que pocos autores pueden decir).Espero con ganas tu ultima novela que se que trata de corredores.
    Nos vemos en Barcelona y espero conocer alguno de tus asiduos al blog!
    Feliz año nuevo a todos!!! Bon any !!

  2. Josep Pastells 13 Enero 2009, 14:52 pm

    Hombre, Pau! Bon any! La verdad es que estuve tentado de no contarlo, pero al final decidí hacerlo, quizá (confieso) un poco obligado porque ya había anunciado que correría en Riudellots y a alguien le hubiera podido parecer extraño que no hablara de ello. Gracias por leerte Héroes flacos. Espero que antes del verano pueda presentar en Girona mi próximo libro. En este caso serán quince relatos, algunos muy cortos, que, como bien dices, hablan de personas (a veces animales) que corren. Pero antes nos veremos en Barcelona, que ya queda poquito!

  3. Ya queda poquito para Barcelona, sí Josep. No veo el momento de leer el que promete ser relato más fascinante de la hasta ahora ya de por sí interesante ristra de posts.

    Por de pronto, seguiremos aprendiendo secretos del running en compañía de un estilo que también es apto para que nos partamos la caja con algunas de tus ocurrencias y miradas.

  4. Josep Pastells 13 Enero 2009, 18:11 pm

    Sí, Pedro, a lo mejor tendremos que dividirlo en tres o cuatro entregas para dar cabida a lo mucho que habrá que contar. Por de pronto tenemos a Alexandra Panayotou, Carlos Bravo, Pau Montoya, Santi Sapena, la posible aparición de Antoni Rigol en los últimos kilómetros como apoyo a mi intento de bajar de cuatro horas… Veremos qué acaba saliendo, pero está claro que material habrá de sobra. Gracias por seguirme.

  5. Bueno, al final una buena despedida de año, a pesar de lo de Riudellots. Ahora a por la Maratón de BCN, que ya faltan menos de 50 días, y recuerda que es el día 1 de Marzo

  6. Josep Pastells 13 Enero 2009, 19:40 pm

    Jajaja, sí, Antoni, intentaré recordarlo. Si me confundiera con esa fecha, o con la hora, o con cualquier otro detalle que me impidiera participar en el maratón… ufff, prefiero no pensarlo. Por cierto, acabo de recordar que debo reservar billetes y hotel!

Leave a Reply

Your email address will not be published.