Las claves para elegir el gimnasio más conveniente

Entrenar: no es sólo una cuestión de actitud. Como (potencial) corredor asumimos que ya sabes de la importancia que tiene llevar un adecuado régimen de entrenamiento, en donde seas constante y puedas ir gradual y progresivamente incrementando tus capacidades atléticas (como por ejemplo sucede con aquellos corredores que deseen ganar más resistencia, incrementar su capacidad aeróbica o tener más velocidad). Pero para llevar adelante nuestra rutina de entrenamiento, es necesario contar con un lugar que nos resulte agradable y cómodo. Muchas personas optan por los parques, ya que es una manera de distenderse, introducirse en el espeso y abundante verde de los árboles y dejar por un rato las preocupaciones de la vida diaria.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
El trabajo en el gimnasio contribuye a una buena preparación para la carrera Las claves para elegir el gimnasio más conveniente Las claves para elegir el gimnasio más conveniente maraton8
El trabajo en el gimnasio contribuye a una buena preparación para la carrera

Aunque realmente muchos otros por una cuestión de comodidad y falta de tiempo, o simplemente por no contar con estos espacios al aire libre cerca de su casa o de su lugar de trabajo, terminan considerando a los gimnasios como la mejor opción.

Si bien pudiera parecer a simple vista que todos son iguales, en realidad hay una serie de detalles que deberían considerarse para poder reconocer cuál es el que mejor se adapta a nuestras demandas.

Ubicación del gym

Ante todo, si debemos procurar concurrir con frecuencia, sería conveniente que esté cerca de nuestra casa o de nuestra oficina – como se dijo anteriormente – o de cualquier lugar que sea de paso al menos dos veces por semana (éste es el mínimo que recomiendan los personal trainers para que en nuestra práctica podamos observar progresivamente nuevas mejoras).

Disponibilidad horaria

Además hay que prestar atención a que su grilla de horarios sea extensa para que tanto antes como a la salida del trabajo podamos concurrir a alguna clase (por ejemplo de spinning, donde suele ganarse mucha resistencia si seguimos la exigencia de nuestro profesor de rutina).

Generalmente los entrenadores y médicos recomiendan hacer ejercicio físico por la mañana; es por esto que es un buen punto disponer de aquellos gimnasios que abren bien temprano o incluso que están abierto las 24 horas del día. Y por sobre todo, también considerar que podamos concurrir los domingos y feriados, pues muchos por tener demasiadas obligaciones, sólo pueden ir esos días.

Instalaciones y equipamiento

Buenas instalaciones es también uno de los requisitos esenciales, por obvio que parezca. Con esto, nos referimos a que debe tener una mínima cantidad de aparatos bien distribuidos que no nos haga perder el tiempo esperando a que se desocupen. Las salas de entrenamiento deben tener muchos espejos, ser aireadas y con bastante espacio entre máquina y máquina.

Y fundamental será que el salón de gimnasia aeróbica tenga un suelo de parquet, ya que éste amortigua los saltos (al margen de que nuestro calzado debe ser apropiado, contando con zapatillas de correr con cámara de aire para que el impacto no nos traiga molestias ni lesiones luego del esfuerzo físico). Hay que saber que algunos pisos o mosaicos – tales como los alisados de cemento que suelen usarse en muchos lugares – terminarán a la larga por provocarnos molestias en las articulaciones.

Por otro lado, es importante la distribución en diversos sectores: una zona de abdominales, otra para miembros inferiores y otra para miembros superiores y tronco. Debe contar con una amplia variedad en equipos para musculación, de manera de poder tonificar todo nuestro cuerpo.
Es necesario incluso fijarse en la calidad de los equipos al igual que en las colchonetas, los steps, las mancuernas y las bandas elásticas.

Un gym debe tener siempre sus elementos en condiciones, limpios y en impecable estado. Estos datos son tan clave como la limpieza y el orden del lugar (por ello es fundamental que también contribuyamos; por ejemplo, no olvidando nunca tener siempre a mano una toalla).

Pero no únicamente los salones deben ser ordenados y contar con un personal de limpieza que esté siempre presente, sino que debemos también controlar las condiciones de los sanitarios y el vestuario. Por ejemplo, hay que escoger aquellos que cuenten con duchas preferiblemente individuales.

Asimismo, muchos gimnasios cuentan ahora con máquinas en las que podemos insertar un pendrive y cargar allí nuestro “trabajo”, de manera de luego observar nuestra evolución día a día en cualquier ordenador. Los aparatos cuentan con un contador y un puerto de USB.

No se trata sólo de confort, sino de mejorar nuestra calidad de vida

Sería ideal que tengamos en cuenta cuánto más agradable será si los salones disponen de música que nos estimulen a correr en la cinta (aunque claro que se puede llevar uno mismo su propio reproductor), siendo conveniente no distraerse con las pantallas de televisión y sí, por el contrario, concentrarse en la respiración interna, fijando la mirada en un punto. E incluso, para mayor comodidad, todas las salas deben contar con aire acondicionado.

Pese a no ser un requisito imprescindible, sería mejor que el gimnasio tuviese salas de sauna e hidromasaje para relajarnos luego de un intenso ejercicio físico, de modo que nuestro cuerpo se recupere de una manera distendida. Del mismo modo, si nos gusta, muchos suelen también contar con solarium o jardines con reposeras.

Profesionales y expertos

Otro dato que es imprescindible tener en cuenta es que los profesionales que trabajen en el gimnasio sean experimentados, cordiales en su trato y tengan buena predisposición. Ésto no sólo implica buena voluntad, sino que presten atención a si estamos haciendo correctamente el trabajo, observar que no estemos realizando un mal movimiento que pueda perjudicar algún músculo o tendón y que manifiesten preocupación ante una dolencia que percibamos a lo largo de la rutina. Muchos profesores llegan incluso a controlar permanentemente el pulso cardíaco – si es que nosotros no contamos con un reloj que lo haga. Recuerda: sólo con buenos profesores se llega a una buena rutina y a un excelente resultado.

Más grato será aun si el lugar que hemos elegido tiene habilitada una sala de kinesiología o de masajes con profesionales matriculados, pues de vez en cuando podemos relajarnos tomando una buena sesión allí mismo.Lo que sí será indispensable es que haya un médico para cualquier imprevisto que pueda suceder; los gimnasios más serios suelen exigirnos un control de rutina antes de comenzar, evaluando nuestra presión arterial, nuestro ritmo cardíaco, etcétera.

Ámbito de sociabilización

Es recomendable conocer al grupo de gente con el que frecuentamos el ámbito de práctica deportiva, contribuyendo a que se genere un agradable clima y cálido ambiente. Éste será mejor si se adapta a nuestros estilos y gustos de modo tal que nos sintamos cómodos. Ir al gimnasio no es sólo entrenar y superarse sino contactarse con otra gente y divertirse. En algunos lugares suelen incluso organizar eventos y fiestas (como por ejemplo para recibir la primavera o festejar las fiestas de Año Nuevo) para que se termine gestando una suerte de club social.

Precios

Respecto a las tarifas, éstas varían dependiendo de lo que ofrezcan y del plan que contratemos: si tomamos un bono por tres veces a la semana, ocho pases por mes o generalmente lo que suelen denominar el pase “VIP”, que incluye todas las actividades que deseemos realizar en cualquier momento, incluyendo también el acceso a canchas de tenis, a la pileta de natación, entre otros sectores – si es que cuenta con éstos, claro está.

Otro factor condicionante es el prestigio o el renombre. Muchas veces es preferible pagar un poco más pero contar con buenos profesores e instalaciones. A su vez, generalmente los más caros suelen tener una cadena de locales distribuidos por diversos barrios de nuestra ciudad, de manera que si por alguna razón no podemos asistir al que solemos ir, escojamos otro de manera que siempre estemos entrenándonos para estar preparados para nuestra próxima maratón.

Leave a Reply

Your email address will not be published.