Las ventajas de tener un buen mapa mental

Si habéis tenido la suerte de leer alguna de las novelas de William Faulkner urdidas en torno al imaginario condado de Yoknapatawpha, al norte del estado de Mississipi, seguro que os resultará familiar el mapa que delimitaba el campo de acción por el que habrían de moverse eternamente sus personajes. Un mapa que, en cierta forma, se asemeja a los que a menudo consultamos los corredores para acudir a las carreras populares o, mejor aún, a los que dibujamos mentalmente para diseñar los trayectos que seguimos en nuestros entrenamientos.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Llevar un GPS mental es de una gran ayuda psicológica para el corredor Las ventajas de tener un buen mapa mental Las ventajas de tener un buen mapa mental ny1
Los maratonianos somos tal vez los atletas más experimentados en el manejo de los mapas. Es natural. Nos gusta conocer con todo lujo de detalles el recorrido que deberemos seguir el día de la prueba y, muy especialmente, el perfil del terreno. Si está plagado de cuestas y, como consecuencia lógica, de bajadas o, por el contrario, abundan los tramos llanos que nos puedan aportar una falsa sensación de facilidad en la zancada.

Cuando hay que correr más de 42 kilómetros no existen itinerarios sencillos, ya lo sabemos, pero también sufrimos en nuestras piernas lo costosas que pueden resultar las subidas interminables, máxime si aparecen en el tramo final de la carrera. La preparación de un maratón es esencialmente física, desde luego, pero no llegaríamos a ninguna parte sin una disposición mental adecuada.

Perseverar en el esfuerzo

En realidad, se trata de una prueba muy psicológica. Muchos hemos experimentado alguna vez la desazón que se apodera de los atletas cuando, después de haber recorrido treinta kilómetros o algo más, piensan que todavía les quedan doce o poco menos y descubren que, lejos de conservarse intactas, sus fuerzas han decaído de tal forma que la mente empieza a suplicar a las piernas que aminoren el paso, que dejen de correr, que otra vez será. Muchos sucumben al muro, está claro. Pero, salvo lesiones o accidentes, el auténtico maratoniano perseverará en su esfuerzo y cruzará la línea de meta, porque está convencido de que puede y, efectivamente, puede.

Familiarizarse con el itinerario

La fortaleza mental también se entrena, no hay duda. Sin llegar a obsesionarse con ello, no es mala idea repasar varias veces el itinerario de la prueba. Familiarizarse con sus particularidades, con los posibles repechos. Visualizar los puntos conflictivos antes de llegar a ellos suele ser un buen sistema para minimizar los daños psicológicos y reducir al mínimo las tentaciones de abandonar, que brotarán con la misma facilidad que la mala hierba. Un buen mapa mental, insisto, es un complemento perfecto para el corredor, que conoce de antemano los tramos más complicados y llega a ellos con la seguridad de que tendrá que realizar un esfuerzo adicional que, sin ningún género de dudas, valdrá la pena.

Nuevas dimensiones

Al entrenar, pero especialmente al competir, transitamos por espacios ya conocidos que se van remodelando a nuestros ojos con cada zancada. Se nos abren otras perspectivas y horizontes, nuevas dimensiones que en manos de Faulkner desembocarían en una magnífica novela pero que en nuestras piernas, siempre en conexión permanente con el cerebro, pueden conducir a un mayor conocimiento de la realidad, a una acumulación de experiencias que a buen seguro nos serán útiles. A un mapa mental cada vez más complejo y logrado, más eficaz.

josep.pastells@coguan.com

  1. Josep el mapa mental es importante, es una herramienta valida en tu maraton, pero más importante es la herramienta cerebral, mental, emocional. Planear tu carrera, ir de menos a más, saber a que paso iras, saber que haras si se presenta tal o cual problema.
    Si agotas la energía antes de tiempo no tendras pared sino murallasa y eso puede ser caotico
    Hay que disfrutar de la maraton y puedes hacerlo cuando planeaste las cosas con cabeza fria, en plena maraton no tiene sentido planear nada porque las emociones te juegan mal.
    La maraton es como la vida te depara enormes sorpresa, hay que ser cerebrales para enfrentarlas y resolverlas en el momento preciso.

  2. Gracias por tus consejos, Denise. Intentaré tenerlos en cuenta para mi próximo reto maratoniano: el 1 de marzo en Barcelona.

  3. Excelente ! Josep, cuentame algo, tienes un plan de entrenamiento?, con quien entrenas? podrias pasarme tu plan de entrenamiento? me gustaria verlo, si quieres te paso el mio; nosotros somos un grupo de runners que entrenamos juntos y tenemos todo un plan de entrenamiento que nos lo prepara un maratonista de Estados Unidos, y nos envia 2 planes uno de 100 km semanales y otro de 70 km semanales, cada uno elige su plan de acuerdo a tus habilidades, yo para estos 2 años de entrenamiento elegí el de 70 km, para mi esto es algo paralelo en mi vida no vivo de esto.
    Suerte !

  4. Sigo un plan poco ambicioso, porque mi reto es bajar de las cuatro horas. Unos 55 km semanales, con cuatro sesiones incluido un rodaje más largo los domingos. El resto de días hago pesas, pero no solo piernas, sino todo el cuerpo. Aunque sea perjudicial para el maratón, no me gusta perder toda la masa muscular. Iré aumentando la intensidad de aquí al 1 de marzo, pero básicamente, por lo que se refiere a correr, lo divido así:

    Martes: 60 minutos carrera continua
    Miércoles: series y cambios de ritmo
    Viernes: 60 minutos carrera continua
    Domingo: 90 minutos carrera continua

    Es un poco esquemático. Si quieres ver el cuadro completo, escríbeme a josep.pastells@coguan.com y te lo envío. Gracias por tu apoyo.

  5. De nada ! las gracias a ti.
    Enviame tu plan de entrenamiento por favor; te acabo de enviar correo

Leave a Reply

Your email address will not be published.