Maratón de Berlín, su recorrido

En Berlín todo cobra un sentido, y es que gracias a un trazado muy bien estudiado, condiciones climáticas casi perfectas y una evolución abiertamente superior a la de años anteriores, el recorrido de Berlín se caracteriza por ser de los más rápidos y atractivos para quienes buscan participar en una Maratón.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

La Maratón de Berlín es una de las más míticas del mundo Maratón de Berlín, su recorrido Maratón de Berlín, su recorrido berlinreichstagHemos hablado en otros artículos de lo importante que es realizar las pruebas de maratón bajo circunstancias favorables para los corredores, de la misma manera también hemos hecho palpable que gracias a la medicina deportiva y la bioquímica moderna muchos de los participantes han podido establecer nuevas marcas y en general demostrar que aún se puede llegar a un extremo más elevado de lo que hasta ahora era considerado el “tope” de las condiciones humanas para correr una maratón.

Detalles de la Maratón de Berlín

La Maratón de Alemania, en Berlín, tiene lugar en el Otoño Europeo, donde se puede gozar de excelentes condiciones climáticas para que los corredores no tengan, además, que lidiar con un clima que aumente el agotamiento innecesariamente. El recorrido de todo su circuito puede considerarse como “plano”, por lo que  además de ser agradable a los sentidos, es uno muy rápido, quizás el más rápido del año.

Todo comienza temprano en la mañana, la largada es a las 9 Am en el conocido portal de Charlottenburger Tor, y se tiene el agrado de pasar los primero kilómetros rodeados absolutamente de una rica vegetación, cortesía de los parques del Tiergarten. Como dijimos al comienzo de este artículo, poco a poco la historia nos va dando nuevos bríos para seguir con la hazaña de conseguir terminar la maratón, así es como se puede ver el famosos Reichstag a la izquierda de la puerta de Brandeburgo.

En las profundidades de Berlín

Continuando con la maratón de Berlín, podemos ver luego de los 3.200 metros recorridos edificios más tradicionales y a la notable Catedral y Universidad de Humboldt. Habrá que tener entonces mucho cuidado de perder la concentración en la carrera, ya que a partir del kilómetro seis aproximadamente, se vuelve muy fácil el quedar prendidos de lo maravilloso del panorama, pues sin mayor dificultad se puede apreciar cómo se dividía la Alemania en oriental y occidental, con el Muro de Berlín.

Es posible agregar que hasta el kilómetro 30 de carrera las variaciones del camino son casi imperceptibles, por lo que simplemente se le puede considerar como una maratón “plana”. Recién entre el kilómetro 32 al 36 se comienzan a sentir elevaciones, aunque muy menores considerando lo que se vive en la Maratón de Boston, por lo que seguiremos sin ningún cuidado por la carrera.

Consejos de la maratón de Berlín

Lo cierto es que, más allá de dar un “consejo” para quienes quieran participar de esta carrera por etapas, podemos dar una verdadera guía de lo que vamos pasando, ya que tal y como la maratón, el circuito esta a cada kilómetro plagado de historia, por lo que vamos recreando lo mejor de lo mejor tras cada paso que damos rumbo a la meta. Desde los 36.500 metros de competición ya es posible circular por la calle ancha y con leve inclinación hacia abajo (bajada) de Hohenzollerndamm.

Continuando al kilómetro 40 de competición las cosas van cada vez más estrecha y muchos de los competidores (la mayoría) ya no tiene ni el tiempo, ni las ganas, ni la fuerza de poder apreciar los detalles que podemos mostrar en el presente artículo, aunque de todas maneras para todos los que hayan participado o vayan a participar de ésta, mencionamos que la ultima calle que se recorre es la Kurfurstendamm, donde se aloja al final de la misma la meta, pasando la iglesia Kaiser-Wilhelm-Gedachtnis-Kirche, recuerdo de la Segunda Guerra Mundial.

En la última etapa, cuando escasos metros separan a los competidores de la proeza humana que significa completar una maratón, se puede ver grande e imponente el reloj de la iglesia que ya hemos mencionado anteriormente. Este monumento a la historia de Berlín le permitirá a los que mejor lleguen a esta etapa de la competición ver perfectamente el tiempo que van realizando justo antes de completar la prueba, incluso antes que puedan vislumbrar el reloj electrónico de la meta, por lo que es un desafío de complejidad el tratar de ver los números con algo de lógica y seriedad cuando ya has recorrido más de 40 kilómetros, motivo suficiente como para intentarlo casi al final de la gloria ¿no lo creen?

Leave a Reply

Your email address will not be published.