Maratón: Rompiendo las barreras, segunda parte

Conforme se superó la conocida barrera de las 2 horas y los 10 minutos, se tenía que lograr algo más, y como no si al final logaron incluso bajar de las 2 horas y 8 minutos, sin duda que los ochenta fue una época de mucha emoción y de resultados inesperados para todos.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

La superación de barreras ha sido siempre el hilo conductor de la prueba de maratón Maratón: Rompiendo las barreras, segunda parte Maratón: Rompiendo las barreras, segunda parte africanos2Durante la década de los ochenta uno de los bueno elementos que se presentaban a competir eran los maratonistas y en general atletas portugueses, quienes tenían buenos fondistas y maratonistas.

De esta manera, uno de los grandes exponentes en maratón de los portugueses era Carlos Lopes, quien logra en Los Angeles imponerse sin muchas dificultades en el año 1984. Pasando un año de su victoria en Los Angeles se hizo con el triunfo en Rotterdam, ciudad en la que un 20 de abril se alza con la ansiada victoria gracias a un tiempo de 2 horas, siete minutos y doce segundos, superando el conocido record de Steve Jones.

Sin embargo las cosas eran muy competitivas en aquel entonces, por lo que la réplica de Steve Jones sería terrible, quien el 20 de Octubre en la maratón de Chicago comienza la carrera con un ritmo demoledor que lo hace básicamente el más rápido durante toda la carrera y además establecer el record parcial más veloz de toda la historia con un crono de 1 hora, 1 minuto y 43 segundos, no obstante ello, cuando se enfrento con el “muro” a eso de los 30 kilómetros de competencia, bajo el ritmo y se vio obligado a acostumbrarse a una velocidad estándar que al concluir la prueba le imposibilitaría de lograr su cometido pro tan solo un segundo.

Superando la barrera de las 2 horas y siete minutos

Quizás no muchos de los lectores se han puesto a pensar qué es lo necesario para hacer un crono menor a las 2 horas y siete minutos, pues bien acá le contamos lo que se necesita para conseguirlo. Pensando en la capacidad de avance y aguante de cada persona, se necesita lisa y llanamente un avance sostenido de 10 mil metros en menos de 28 minutos. Para lograr el tiempo inferior a las dos horas y siete minutos deberemos de pensar en correr una media de tres minutos por kilómetro, algo así como 10 mil metros en un máximo de 2 minutos y 50 segundos como máximo cada 1000 metros.

El primer maratonista que logra cumplir esta proeza es el etíope Belayneh Dinsamo quien durante la maratón de Rotterdam un 17 de abril de 1988 logra hacer un crono de 2 horas, seis minutos y cincuenta segundos. Lo increíble de esta historia es que los que llevaban la delantera eran africanos y lo único que permitió que el etíope obtuviera la victoria era el hecho de tener un desempeño sostenido durante toda la maratón, pues corrió en parciales de 10 mil metros en tiempos que van de 30:05, 30:07, 30:01, 30:07 para terminar los últimos 2.195 metros en 6:30 minutos.

Todo lo anterior es simplemente de otro mundo, nadie jamás se imagino que fuera posible tal desarrollo de maratón, sin embargo para hacerlo aún más complejo, es que hay que recalcar que Dinsamo corrió los últimos 5 mil metros en 14:55 minutos, lo cual indica no solo un nivel infinitamente superior al conocido clásicamente en las competiciones de maratón, sino que además un promedio inferior a los 3 minutos por kilómetro recorrido.

Leave a Reply

Your email address will not be published.