Maratón y Ciencia

La Maratón poco a poco fue consolidandose en su historia, por ello es que del antiguo correr por amor, hoy encontramos a verdaderos super hombres, entrenados en todo sentido para afrontar una prueba que se ha comprobado, psicológica y físicamente destruye a cualquier ser humano no acondicionado para ella.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Las características fisiológicas de los maratonianos han evolucionado mucho Maratón y Ciencia Maratón y Ciencia maraton6
Las características fisiológicas de los maratonianos han evolucionado mucho

En los tiempos de hoy podemos decir que la maratón adquirió una especificidad técnica simplemente impresionante, precisamente aquella que requiere que la preparación de cada corredor se ajuste a los dictámenes de la fisiología deportiva en todos sus campos. Al igual que en toda disciplina atlética, la evolución de la prueba de maratón se va ajustando a los tiempos actuales, donde toda la pasión y libertad que representan los deseos de un corredor clásico de completar la prueba, hoy se complementan y se matizan con el conocimiento científico que apoya a ese antiguo héroe y lo convierte hoy en un atleta.

Historia y Actualidad de los maratonisas.

¿Es factible realmente comparar los registros realizados en la primera mitad del siglo XX con los actuales? La respuesta más sensata sería un no. Revisando la historia de la maratón, nos encontramos con un sinnúmero de casos, todos diferentes unos de los otros, los cuales a una mente actual le es difícil de comprender, toda vez que hoy hablamos en términos científicos y no bajo conceptos de voluntad, honor y amor por la victoria. Podemos recordar por ejemplo las Olimpiadas realizadas en 1912, aquella en donde Estocolmo pudo apreciar al corredor portugués Francisco Lázaro, quien termino en un hospital por el increíble esfuerzo físico desplegado durante la prueba.

Cuatro años antes de la experiencia deportiva del portugués mencionado anteriormente, precisamente en las olimpiadas de Londres, el mítico corredor Dorando Pietri, desfallecido varias veces antes de cruzar la meta en un estado simplemente sorprendente, pues el sujeto humanamente no podría haber corrido ni un metro más. Como los casos que recién hemos mencionado, existen muchos otros que dan muestra de la forma en que antes se corría y se enfrentaba una maratón, todos los cuales dan crédito de los hechos insólitos de una disciplina con mucha historia.

La Maratón hace un giro en su historia

El espíritu de aquella época se rodeaba de una extraña sensación en cada corredor que lo hacía parecer como una prueba de honor, cuestión que encontró su expresión más evidente en la eliminación del gran atleta finlandés Paavo Nurmi de las Olimpiadas realizadas en Los Angeles el año 1932, por considerar precisamente que se trataba de un corredor profesional, haciendo con esto la diferencia entre aquel que corría por amor propio y quien se representaba a si mismo como un atleta que estaba entrenado simplemente para ganar.

La maratón cambia su fisonomía cuando por fin se le comienza a dar un carácter de profesionalismo, incluyendo entonces en esta demostración antigua de coraje y fuerza de voluntad, un elemento indispensable hoy en día para retratar las extraordinarias marcas que han roto récords increíbles. Para muchos no será una sorpresa, y es que gracias a Emil Zatopek, se da inicio a una nueva era en Maratón, pues se acaba aquel grupo de corredores que a costa de un talento innato, desconocieron lo que es el entrenamiento adecuado hoy en día, más en aquel entonces podían correr distancias interminables, en donde los kilómetros eran simplemente un detalle.

El continente negro hace su entrada en la Maratón

Llegando a la década de los años 60, aparecen por fin los atletas africanos, aquel conjunto de súper hombres que deciden romper todos los esquemas conocidos, y que hasta la fecha no han parado de batir una y otra vez sus propios récords. Fue entonces como desde 1960 hasta 1970 los etíopes, aquellos que desafiaron las penurias que provoca la pobreza, plasmaban sobre el asfalto todo su talento. Podemos nombrar por ejemplo el increíble Abebe Bikila y a Mamo Wolde, quienes dan los primeros indicios de lo que ya hoy todos entendemos, la supremacía africana en la Maratón.

Llegamos a los años 70, ya no es posible encerrar a la maratón en la justa olímpica que en un comienzo la evocaba, y se abre un sin número de posibilidades en las que pueden participar todos los amantes de esta prueba, así entonces las ciudades comienzan a abrirse al mundo encabezadas por Nueva York. De esta forma, a través de nuevas organizaciones y escenarios, la maratón se representa como una disciplina absolutamente independiente de lo que pueda ocurrir en las olimpiadas. Los mejores exponentes norteamericanos de la época Bill Rodgers, Frank Shorter, Alberto Salazar y Joan Benoit Samuelson, sacarán los dividendos que corresponden a la calidad de ídolos que poseían en ese momento, tal y como lo hizo Clarence DeMar en los años 20 en la maratón de Boston.

Llegamos a los años 80, y aparece con ello una nueva gama de atletas entre los cuales encontramos a la australiano Derek Clayton, al británico Steve Jones y al portugués Carlos Lopes. También desde Europa vienen a correr a América mujeres con una clase espectacular, hablamos de la Noruega Ingrid Kristiansen y Grete Waitz, las cuales junto la portuguesa Rosa Mota y la alemana Uta Pippig, establecen un dominio pleno presenta contrapeso por nadie

La Maratón de la actualidad

En la década de los años 90, comienzan a aparecer algunos corredores latinoamericanos de gran valor como por ejemplo el mexicano Dionisio Cerón y el brasileño Ronaldo da Costa, junto con ellos los españoles Abel Antón, Fabián Roncero y el portugués Antonio Pinto. No obstante lo anterior, a inicios del siglo XXI, seremos testigos de cómo los atletas de Kenia, Etiopía y Marruecos comienzan a consolidar un dominio casi aplastante en la maratón, extendiendo incluso la supremacía de su potencia en todas las pruebas de fondo. Bastará con decir entonces que a partir del año 2000, no existe ninguna prueba de maratón que no esté encabezada por un atleta de origen africano.

La historia de la maratón es maravillosa, y nosotros tenemos la suerte además de poder entender cómo fue cambiando y evolucionando la idea de corredor hacia el concepto de atleta, entendiendo a éstos como verdaderos símbolos de lo que una vez significo correr por amor propio, honor y sed victoria, versus al profesional de hoy en día que se especializa, utiliza los avances científicos y de la medicina deportiva a su favor con el objeto de aumentar su rendimiento.

Leave a Reply

Your email address will not be published.