Marc Coma: mente y sacrificio, pilares de la victoria

Hacía tiempo que me rondaba la idea de hablar de algún motociclista y, finalmente, me he decidido por uno de los más grandes: Marc Coma, reciente ganador del Rally Dakar. ¿Qué tienen que ver los motoristas con los amantes del running? Es una pregunta muy parecida a la que me formulaba semanas atrás a propósito de la presencia en este blog del míster Universo Tony Huerta, y la respuesta también es similar: muchas cosas, más de las que parece a simple vista.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Marc Coma, flamante campeón del Dakar sudamericano Marc Coma: mente y sacrificio, pilares de la victoria Marc Coma: mente y sacrificio, pilares de la victoria marc coma
Marc Coma, flamante campeón del Dakar sudamericano

De entrada, la preparación física de un motociclista es fundamental, y más cuando se enfrenta a una carrera tan larga y dura, con hasta cinco etapas que se disputan a 4.500 metros de altura. Sabiendo lo que le esperaba en Chile y Argentina, Marc Coma (Avià, Barcelona, 1976) realizó muchas sesiones de aclimatación en los Pirineos, con el objetivo de familiarizarse con las condiciones que iba a encontrar en el Dakar. Es una práctica equiparable a los entrenamientos en altura de muchos atletas que preparan sus pulmones antes de la competición, porque aunque los motoristas apenas pueden mover las piernas sí que necesitan optimizar su consumo de oxígeno para ir afrontando con la mayor frescura posible los obstáculos que encuentren por el camino.

Cuestión de detalles

Como los mejores corredores, Marc intenta no dejar ningún detalle a la improvisación. Incluso llegó a dormir en una tienda de campaña en su propia casa. Al acostarse enchufaba su máquina de hipoxia (un aparato que rebaja el índice de oxígeno en un ambiente cerrado) para habituarse a lo que le esperaba en América del Sur. Pero no sólo se trataba de habituarse a la altura, sino también de prever la mejor forma de atajar el calor que haría durante el rally, con temperaturas de alrededor de 45 grados que le obligarían a esmerarse con la hidratación, otro de los aspectos que siempre deben tener muy en cuenta los corredores de fondo. Los resultados no pudieron ser mejores, ya que Coma obtuvo su segundo Dakar (el primero lo había ganado en 2006) con una diferencia abismal sobre su inmediato perseguidor, el francés Cyril Despres.

Fe y tenacidad

El sacrificio permanente, la fe inquebrantable en sus propias posibilidades y la tenacidad necesaria para seguir la preparación prevista son otras de las similitudes entre el motociclista catalán y los atletas populares o profesionales. Porque, independientemente del nivel de cada uno, todos se esfuerzan al máximo para conseguir sus objetivos. Disfrutan con lo que hacen y aprenden a mejorar día tras día, tomando nota de los posibles errores y regocijándose con los aciertos.

Físico, equipo y orientación

Son tres aspectos claves para cualquier motociclista, pero también para los corredores. Un deportista necesita estar siempre en la mejor forma física posible y, obviamente, sus opciones de triunfo dependen en buena medida de un equipo adecuado: zapatillas en el caso de los atletas y moto en el de los motoristas. Vale, puede que la moto tenga un peso específico un poco mayor que el de las zapatillas, pero estaremos de acuerdo en que ambas son indispensables y pueden llegar a ser determinantes. Como también puede serlo el mapa mental de los corredores, su estrategia de carrera, equiparable en gran medida a las técnicas de navegación utilizadas por los motociclistas, basadas sobre todo en el roadbook y el GPS.

El poder de la mente

Claro que todo se puede ir al traste sin una buena preparación mental. “En esta carrera la psicología es muy importante”, declaraba Marc Coma tras imponerse en el Dakar, pero se trata de una frase que también podrían subscribir Haile Gebrselassie, un corredor popular que se enfrenta a un maratón o un motorista aficionado que participa en una carrera por etapas en la montaña. Todos coincidirían en el poder de la mente, decisiva cuando las cosas se complican y llega el momento de la verdad.

  1. Desde luego que sí, sin cabeza ni tenacidad no iríamos muy lejos en ningún orden de la vida. Bien por Marc Coma!

  2. Ojalá todo el mundo pensara igual, aunque me temo que las mentes pensantes ya no son lo que eran y bien poca gente está dispuesta a sacrificarse.

  3. Buen artículo en la línea de Josep.

  4. Josep Pastells 27 Enero 2009, 15:31 pm

    Gracias, Josep Maria, hago lo que puedo.

    No estoy muy de acuerdo, Ariadna. Las mentes pensantes siguen existiendo y, de hecho, núnca deberíamos renunciar a pensar por nosotros mismos. Y por lo que respecta a sacrificarse, esa ya es una cuestión muy personal, pero está claro que, como dice Xènia, sin cabeza ni tenacidad no llegaríamos muy lejos.

  5. Por suerte, el deporte es un semillero inagotable de héroes con los que inspirarse día a día. Gracias Josep por acercarnos con tu sencillez y elegancia el talento del señor Coma, un aventurero que nos recuerda la importancia de evolucionar como personas y deportistas.

  6. Todos los deportes, tienen algo en común entre si, aunque unos mas que otros, y el caso de una carrera como el Dakar, se la cataloga como maratoniana, y no es por casualidad.

  7. Josep Pastells 28 Enero 2009, 10:01 am

    Exacto, Pedro: el señor Coma es todo un aventurero que siempre sabe muy bien donde pone los pies (o las ruedas).

    Ahora que hablamos del desierto, Antoni, un día de estos haré algo sobre el Marathon des sables, seguro que has oído hablar de él.

  8. Pues si, incluso se me paso por la cabeza la posibilidad de hacerlo, aunque se paso tan rápido que no pasó de ahí.

Leave a Reply

Your email address will not be published.