Palabras de running

El último post me gustó tanto que he decidido seguir tirando del hilo. Puede que el título sea muy parecido al anterior, pero os aseguro que hablaré de otra cosa, es decir, de otra de las palabras que acostumbramos a utilizar los corredores populares. Me refiero al equilibrio.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

El equilibrio está en cada uno Palabras de running Palabras de running el equilibrio esta en cada uno

El equilibrio está en cada uno

Que levante la mano quien no haya oído mil veces lo de mens sana in corpore sano. Lo primero que haré será decirle que es un mentiroso o una mentirosa, y es que de vez en cuando me siento obligado a recordar que cuando recurro al genérico masculino incluyo también a las mujeres (yo no tengo la culpa de que el lenguaje sea machista, si es que pensáis que lo es, y desde luego no estoy dispuesto a sembrar mis textos de el/la, los/las, corredores y corredoras o, peor aún, corredor@s). Bueno, perdonad un inciso que tal vez no venía a cuento, o tal vez sí.

Tender al equilibrio

Se trata, supongo, de acercarse al equilibrio, algo a lo que deberían tender tanto los periodistas como los corredores. Y precisamente de estos últimos quería hablar al principio, ya lo voy recordando. ¿Equilibrio entre qué?, me preguntará alguno ahora que vuelvo al tema. De entrada, entre el esfuerzo y el descanso, entre la fatiga y la satisfacción. Correr es una actividad física que produce numerosos efectos sobre la mente y, por lo tanto, es fácil deducir que puede aproximarnos a algo muy parecido al equilibrio entre el cuerpo y la mente, algo que no por ser repetido hasta la saciedad deja de ser cierto.

Intuiciones personales

¿Y dónde está ese equilibrio?, preguntará otra persona con ganas de incordiar o, no seamos malpensados, simplemente por curiosidad. Pues depende de cada uno. En principio, cada corredor debería saber lo que es bueno para él. Puede que uno entienda que lo más equilibrado es correr veinte kilómetros diarios y a continuación tragarse dos horas de televisión y puede que otro piense que no hay que pasar nunca de los cinco kilómetros y es necesario leer cada día, por lo menos, treinta páginas de un libro que, a poder ser, no sea de Mary Higgins Clark. En el fondo, todo son intuiciones personales y, salvo que sea evidente para todos que sufrimos algún tipo de trastorno psicológico (no sé, cuando nos da por correr seis horas diarias y pasarnos toda la madrugada viendo Los Soprano), lo mejor es dejarse llevar por nuestras sensaciones.

Newer Post

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR