Planes para volver

Hacer planes es una de las mejores formas de pasar el tiempo y en ocasiones resulta incluso más gratificante que la actividad que estamos planeando. Pensad, por ejemplo, en las vacaciones. A mí, por lo menos, me encanta mirar el calendario y comprobar que cada vez faltan menos días para iniciarlas. Anticipar los momentos placenteros, visualizarlos, vivirlos en la imaginación antes de que se produzcan, es algo muy parecido a soñar despierto. Sin embargo, por algún extraño motivo que se escapa a mi comprensión, muchos fondistas son enemigos de los planes e incluso renuncian a ellos cuando más los necesitarían: al volver a correr tras un parón de semanas o meses.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Debemos mantenernos fieles a lo planeado Planes para volver Planes para volver debemos mantenernos fieles a lo planeado

Debemos mantenernos fieles a lo planeado

Renunciar a los planes es un error muy extendido, pero no por ello deja de ser un error. Está muy bien empezar a correr, centrarnos en nuestras sensaciones y dejarnos guiar un poco por la improvisación, pero sólo cuando no tenga repercusiones negativas para nuestro organismo.

Evitar excesos

Todo lleva tiempo. Y aunque el cuerpo tenga memoria y sea perfectamente capaz de volver con cierta rapidez a los antiguos hábitos (es evidente que una persona que ha corrido no tendrá que esforzarse tanto como una que nunca lo ha hecho para alcanzar un nivel determinado), lo más sensato es regirse por una mínima planificación. Sentarse un momento a pensar qué somos capaces de hacer ahora mismo y cuándo vamos a poder llegar a donde queremos llegar es una de las mejores formas de evitar excesos físicos, lesiones o cualquier contratiempo que al final sólo serviría para alargar aún más nuestra inactividad.

Rodajes cortos, ritmo suave

Ni siquiera es necesario, aunque sí aconsejable, apuntarlo en un papel o en el ordenador. Lo importante es tener claro que recuperar la forma física de antes lleva tiempo. Como es obvio, cuanto más corto sea el parón menos tardaremos en ponernos a punto. Por ejemplo, si sólo hace un par de semanas que no corremos bastará con aplicar la prudencia en nuestra primera semana de entrenamientos. Los rodajes cortos y a un ritmo suave, siempre en función de nuestro nivel anterior (todo es relativo), son la mejor manera de calibrar cómo estamos.

Esfuerzos progresivos

En cualquier caso, cualquier intensificación del esfuerzo debe ser progresiva, yendo siempre de menos a más y estando muy atentos a los posibles dolores o molestias. Cuando hace más de un mes que no corremos, lo más oportuno es tomárselo con mucha calma, exactamente igual que cuando éramos principiantes. Las mejoras llegarán muy pronto, pero deberíamos dejar pasar por lo menos cuatro o cinco semanas para empezar a plantearnos el asalto a nuestros antiguos registros. Si nos empezamos a sentir pletóricos, tenemos que ser capaces de averiguar si ello responde a una realidad física o se trata básicamente de una cuestión mental. Y sea cual sea la respuesta, nunca debemos olvidar que por deprisa que podamos ir debemos hacerlo sin prisa.

  1. Los planes están para cumplirlos, pero demasiadas veces no funcionan. Otras ni siquiera te atreves a probar, pero ni siquiera así dejas de planear.

  2. Los planes son una guía. Y a los que somos principiantes en este mundo nos vienen muy bien. ¿En qué sitios, libros o teorías te inspiras tú para programar los tuyos, Josep?

    Por cierto, echo de menos una crónica de cómo han ido las presentaciones del libro maratoniano este fin de semana. Puedo decir que tu firma de libros del viernes fue…Entrañable. Siempre emociona ver a un amigo codeándose con los grandes del cómic mientras hace gala de su habitual humor…

  3. Josep Pastells 8 Junio 2009, 13:29 pm

    Sí, Ricard, será porque en el fondo nos vienen bien para situarnos y saber a dónde vamos o queremos ir.

    ¿De dónde saco inspiración para mis planes, Pedro? Pues de muchos sitios, supongo. Leo bastantes revistas relacionadas con el running, tengo algún libro sobre el tema (por ejemplo: uno de Jeff Galloway que me regalaste tú) y procuro ir viéndolo todo con ojos de corredor.
    Me alegra que te gustara la experiencia del viernes. En el próximo post hablaré de ella, aunque muy por encima. Prometo profundizar más en futuras entregas.

  4. ¿Que seria la vida sin planes de futuro? Cualquier reto, o meta que nos planteemos es buena para mantener la ilusión y las ganas de vivir, y si lo que nos gusta es correr, pues habrá que hacer planes para volver a correr cada vez que lo dejamos. Últimamente, de esto, se un poco.

  5. Josep Pastells 9 Junio 2009, 7:56 am

    Muy cierto, Antoni. Y la gran ventaja es que siempre podemos volver sobre nuestros planes, replantearlos, redirigirlos hacia donde creamos más conveniente.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR