¿Qué tiene en común Míster Universo con los amantes del running? (II)

La experiencia es uno de los mejores maestros, pero tienes que estar dispuesto a aprender. Estas palabras podría suscribirlas cualquier corredor de fondo, pero también cualquier culturista. Encontraríamos más frases de este tipo, seguro que sí. Por ejemplo: la voluntad y la habilidad de escuchar al cuerpo son dos de las mejores guías; los errores pueden reconvertirse en aciertos; la perfección es inalcanzable; cuanta más información y conocimientos técnicos, mejor. Aunque nuestros físicos sean antitéticos, un culturista de la talla de Tony Huerta, Míster Universo 2007, tiene bastantes puntos en común con nosotros, os lo podéis creer.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
El mundo del fondo y el culturismo tienen bastantes cosas en común ¿Qué tiene en común Míster Universo con los amantes del running? (II) ¿Qué tiene en común Míster Universo con los amantes del running? (II) tony2
El mundo del fondo y el culturismo tienen bastantes cosas en común

La evolución del culturismo en poco más de un siglo ha sido espectacular, pero también la de las marcas logradas por los atletas de fondo. A finales del siglo XIX surgió un nuevo interés por el cuidado del cuerpo, no tanto como arma de autodefensa o supervivencia sino como un regreso al ideal griego, al desarrollo muscular como celebración del cuerpo humano. En esa época ya había fondistas, por supuesto, pero eran una minoría y cualquiera que les viera correr por las calles los tomaba por unos excéntricos. Sus sistemas de entrenamiento eran mucho más rudimentarios que los actuales y hasta pasada la segunda guerra mundial no se descubrieron los efectos de los rodajes lentos y largos, combinados con series, cambios de ritmo e incluso ejercicios con pesas.

Condición física

Culturistas y corredores compartían y siguen compartiendo la fe en el cuidado de la salud y la condición física. La moderación y el equilibrio en todos los aspectos de la vida son los ejes de su filosofía vital. Los forzudos bebedores de cerveza de cuerpos vacunos no eran ciertamente el ideal de los primeros, como tampoco lo eran de los segundos los atletas que descuidaban la alimentación, ignoraban los abdominales o, sencillamente, no es esforzaban para conseguir el cuerpo más liviano posible.

Equilibrio y extremos

¿Dónde reside el equilibrio?, se preguntará alguien. ¿Qué tiene de equilibrado un tipo que en fase de volumen supera los 140 kilos y realiza sentadillas con 250?, ¿u otro que apenas supera los 50 kilos y corre 200 kilómetros semanales para preparar un maratón? Podría responder que nada, pero no sería cierto, porque incluso el equilibrio es un concepto relativo y siempre, siempre, depende de con quién te compares. Y claro que hay atletas que llevan las cosas al extremo, pero dentro de un orden global y para conseguir resultados muy específicos en una fecha concreta. Pero insisto: incluso admitiendo que existen prácticas poco equilibradas, admitiréis que se dan tanto en el culturismo como en el running, al fin y al cabo dos deportes que, como todos, nos exigen lo mejor de nosotros mismos.

Preferencias personales

Hay gustos para todo y cada uno tiene sus propios ideales. Para algunos, la belleza y simetría del desarrollo muscular alcanza su cima en los físicos hipertrofiados de los culturistas; para otros, no hay nada mejor que un cuerpo fibroso y esbelto siempre que exhiba la deseada tableta de chocolate. Entre ambos polos podemos hallar multitud de gradaciones y seguro que alguna se ajustará a nuestras preferencias. En mi caso, debo confesar que, reconociendo el enorme mérito que supone lograr un cuerpo como el de Tony Huerta, me decanto más (como ideal) por la imagen del antiguo atleta griego; un híbrido, tal vez, entre los modernos culturistas y los delgadísimos corredores de fondo. Eso sí, Tony cuenta con todo mi apoyo y seguiré con gran atención sus intentos para pasar al profesionalismo. En el próximo post hablaré un poco más de él y de la necesidad (para culturistas y corredores) de llevar un buen diario de entrenamiento.

  1. Dios mío, Josep! Este hombre sí que da miedo, pero a mí no acaba de resultarme atractivo. Demasiado músculo por todas partes, sobre todo en las piernas. Eso sí, sus abdominales so fantásticos.

  2. Bueno, Xènia, ya sabes que hay gustos para todo. Pero por algo es Míster Universo y te aseguro que es una persona muy afable y para nada da miedo. Todo lo contrario, es muy asequible y siempre tiene a punto una sonrisa.

  3. Todo fachada, jajaja. Es broma, seguro que es una gran persona.

  4. Bueno, Antoni, fachada le sobra. Quizá ese es el problema y mucha gente sólo ve las apariencias; aunque, pensándolo bien, esta es una situación bastante común. Pero sí, sí, es una GRAN persona (pongámoslo en mayúsculas, no sea caso que se enfade).

  5. tiene un fisico increiblemente fantastico

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR