¿Qué tiene en común Míster Universo con los amantes del running? (III)

Creo que la respuesta a la pregunta que encabeza este post ya habrá quedado bastante clara en las dos entregas anteriores, pero por si acaso abriré un nuevo frente: los diarios de entrenamiento. Tony Huerta, Míster Universo 2007, sigue el suyo a rajatabla desde hace años, sin dejar casi ningún detalle en manos de la improvisación. Y buena parte de los amantes del running tienen también su propio programa, una guía muy necesaria cuando se trata de perseverar y mejorar.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Tony Huerta, Míster Universo 2007 ¿Qué tiene en común Míster Universo con los amantes del running? (III) ¿Qué tiene en común Míster Universo con los amantes del running? (III) tony3
Tony Huerta, Míster Universo 2007

Tony nació en Madrid en 1979 y a los nueve años empezó a jugar al fútbol. Después pasó por varios equipos de fútbol sala hasta llegar a competir a nivel nacional en juveniles. Estamos hablando, por lo tanto, de un joven que corría bastante, tal vez incluso más que la mayoría de nosotros a su edad. Luego descubrió el mundo de los hierros, pero aún tardó dos años en cambiar el balón por las pesas y mancuernas. Tras matricularse en informática de gestión se sacó el título de monitor de musculación y entrenador. Además, estudió dietética y nutrición en la universidad. Muy convencido del tipo de vida que deseaba llevar, empezó a entregarse en cuerpo y alma a su deporte favorito: el culturismo. Muchos runners hacen algo parecido, aunque la mayor parte no lo lleva tan al extremo.

Los inicios de Tony

Dejemos que nos lo cuente él: “Empecé a entrenar en casa de mi mejor amigo, hasta que poco a poco el espacio se nos quedó pequeño y compré mas peso y un banco y trasladamos las sesiones a mi casa. Un año más tarde nos apuntamos por primera vez a una sala de musculación. Allí no duramos mucho y fuimos a parar al gimnasio Thor Gym, donde entreno en la actualidad, allí conocí a Miguel Ángel Damiá, primero mi amigo y después mi entrenador. Tras unos seis años de duro entrenamiento y una buena alimentación decidimos competir, en mayo de 2005, en el torneo de principiantes de Brunete. Quedé cuarto. Dos semanas más tarde llegaría mi primera victoria: en el campeonato de Madrid de la IFBB, donde gané mi categoría. Ese mismo año me clasifique para el Míster Universo que se celebraba en Alemania, donde conseguí el segundo lugar. No está mal para mi primer año de competición”. No, no está nada mal. Si trasladáramos su trayectoria al mundo de las carreras sería algo excepcional, tanto o más que en la esfera culturista.

Progresión fulgurante

Sigamos oyéndole (leyéndole, vale): “En 2006 di el sí quiero a la mujer que hasta ese momento fue mi novia durante cinco años y en 2007, además de ser mi mejor año competitivo hasta ahora [entre muchos otros títulos ganó el Míster Universo en Alicante], tuve la mayor alegría de mi vida: nació mi hijo Izán. Quiero dar las gracias a mis padres, que fueron quienes me ayudaron desde el principio a conseguir mi sueño, a mi mujer (quien les dio el relevo; ella me ha ayudado a superar esos momentos tan duros de competición y también en el día a día) y a mi entrenador, que espero que lo sea por mucho tiempo”. Salvando las diferencias, son declaraciones similares a las que podría realizar cualquier atleta de élite que se siente arropado por su familia, cualquier deportista que reconoce que sin el apoyo de los suyos tal vez no habría logrado nada.

Diario de entrenamiento

Todos los que lo hemos probado conocemos las ventajas de tener un buen diario de entrenamiento. Tony Huerta sigue uno desde hace años, igual que la mayoría de los culturistas y cada vez más corredores. Nos ayuda a programar los objetivos y verificar si se cumplen o no. Nos sirve para mantener claras nuestras metas y reforzar nuestra determinación. Consigue que nuestros avances sean más reales y excitantes, que nos sintamos más motivados para el próximo entrenamiento o competición. Hay diarios de muchos tipos. Algunos son esquemáticos a más no poder y otros lo especifican todo, desde las sensaciones de cada día hasta lo que comemos y bebemos, los registros alcanzados o los posibles obstáculos en el camino. Pero, sea del tipo que sea, un diario siempre nos permite echar la vista atrás, disponer de una perspectiva histórica muy útil para planificar nuestros objetivos.

Seres de otro mundo

No me refiero ni a los culturistas ni a los amantes del running, todos muy terrenales a pesar de sus esfuerzos sobrehumanos para sacar lo mejor de sí mismos. Estoy hablando de un cortometraje de ciencia ficción dirigido por César Velasco Broca en 2006: Avant Pétalos Grillados. Consiguió unos cuantos premios e incluso participó en la Quincena de Realizadores de Cannes. ¿Qué tiene que ver con este post? Pues que uno de los actores, concretamente uno que encarna al prototipo de humano más evolucionado, es Tony Huerta. El corto narra una invasión extraterreste en la que los alienígenas secuestran a culturistas. Y ahora qué lo pienso: ¿por qué no secuestran a corredores? Habría que preguntárselo a Velasco Broca, pero dudo que se deje caer por este post.

  1. realmente llegar al eslabon que ha llegado tony es muy alto y muy dificultoso y mas aun sabiendo todas las substancias anabolicas prohibidas que corre por este mundo.y que supongo muchos se ayudan de ellas.

  2. Sí, Santi, de este tema no he hablado con Tony, pero imagino que es algo muy extendido. De todas formas, estoy convencidísimo de que sin mucho esfuerzo y constancia no se llega a nada.

Leave a Reply

Your email address will not be published.