Ray desea perder grasa

Ray también es londinense y, como su amigo Jimmy, corre a menudo por los parques que tanto abundan en la capital británica. Pero, a diferencia de Jimmy, Ray pesa más de la cuenta y no precisamente por exceso de músculo. Su problema es la sobreabundancia de grasa, que no le impide correr pero limita notablemente sus posibilidades como runner.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Ray podrá eliminar la grasa Ray desea perder grasa Ray desea perder grasa ray podra eliminar la grasa

Ray podrá eliminar la grasa

Por increíble que parezca, por mucho que corra Ray no consigue adelgazar. Bueno, sí, cada vez que completa uno de sus rodajes de una hora descubre aliviado que pesa un kilo menos que al salir, pero antes de acostarse, cuando vuelve a someterse al dictamen de la báscula, se sorprende al comprobar que ha recuperado con creces el peso anterior. Las causas son obvias. Mientras corría ha perdido mucho líquido y algunas calorías, nada irrecuperable con una buena cena en la que, como colofón casi obligado, no faltan las piezas de bollería industrial.

Controlar la dieta

Lo primero que tiene que hacer Ray, por lo tanto, es controlar su dieta. En su caso bastará con eliminar alguna cerveza y todos los bollos que se zampa a lo largo del día. Sólo con eso detectará progresos casi inmediatos. No será fácil, porque se trata de hábitos muy consolidados y placenteros, pero Ray está dispuesto a sacrificarse para perder unos cuantos kilos.

Ejercicios distintos

De todas formas, no debe olvidar que su principal objetivo es quemar grasa, no músculo. En realidad, de músculos anda bastante bien; lo que ocurre es que con el exceso de tejido adiposo nadie lo diría. Por lo tanto, Ray tendrá que dirigir todos sus esfuerzos hacia la pérdida de la grasa sobrante, lo que, si realmente quiere marcar abdominales, además de la dieta le obligará a practicar ejercicios distintos al de correr.

Quemar calorías

Evidentemente, Ray tendrá que seguir corriendo, pero además deberá introducir en su rutina entrenamientos de fuerza, que no queman tantas calorías como los aeróbicos pero son mucho más apropiados para fortalecer la musculatura y, como consecuencia directa, aumentar el consumo de calorías en reposo.

Primero cardio y después fuerza

Teniendo en cuenta que su principal objetivo es perder grasa, Ray puede decantarse perfectamente por entrenamientos mixtos, en los que los ejercicios de cardio se combinen con los de fuerza. Según unas investigaciones realizadas recientemente en Alemania, hacer cardio antes de fuerza provoca que las calorías procedentes de la grasa aumenten hasta el 40%, cuando al revés apenas superarían el 16%. Así pues, Ray tiene muy claro el camino a seguir y, con esfuerzo y constancia, es muy probable que acabe alcanzando su meta particular.

  1. felicitats josep!!!
    primero de todo felicitarte por tu nuevo libro.Ya me lo he leido y ahora se lo he dejado a Santi -Siempre ha sido un rata y no quiere gastarse el dinero en el libro-.
    Curiosidades de la vida,el primer libro tuyo que leí fue en el avion hacia milan y ahora este lo he reservado para un viaje familiar que he hecho a londres.

  2. creo que los relatos son realmente originales.he pasado un buen rato leyendolos.felicidades !!!

  3. Josep Pastells 27 Julio 2009, 12:05 pm

    Muchas gracias, Pau.
    Celebro que hayas pasado un buen rato con ‘El último aliento de Fidípides’. A ver qué opina Santi, que leyéndolo ya compensará sobradamente su condición de rata jeje.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR