Si bebes, no hagas deporte. Efectos desastrosos

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

 

El consumo de alcohol y el deporte son actividades que van reñidas. Un consumo excesivo de bebidas alcohólicas puede producir efectos desastrosos en los deportistas. Vamos a enseñarte algunos de los efectos más comunes y perjudiciales a los que se puede ver sometido tu cuerpo cuando el consumo de estas bebidas es abusivo.

Si bebes, no hagas deporte. Efectos desastrosos {focus_keyword} Si bebes, no hagas deporte. Efectos desastrosos beber alcohol deporte

Si bebes, no hagas deporte. Efectos desastrosos

Cabe reseñar que un consumo moderado de alcohol no tiene por qué ser malo. La cuestión está en beber con moderación y con cabeza. De otra forma, un consumo excesivo provoca resultados muy alejados de los objetivos que quieres alcanzar cuando te decidas a realizar deporte.

Efectos desastrosos en las hormonas

La condición física y la musculatura de cada persona están estrechamente ligadas al sistema hormonal de cada uno. Un consumo excesivo y reiterado de alcohol puede provocar verdaderos estragos en tus músculos.

La hormona del crecimiento es aquella que influye en la regeneración y crecimiento de los tejidos del organismo. Durante las primeras horas de sueño es cuando mayor ritmo de funcionamiento lleva. El alcohol perjudica al sueño, por tanto, puede llevar a esta hormona a niveles bajos de producción.

En los hombres, la testosterona es otra hormona muy ligada al crecimiento muscular. El consumo en exceso de alcohol provoca sustancias tóxicas en el hígado que disminuyen la concentración de testosterona.

Peligro de deshidratación y exceso de grasa

El cuerpo identifica al alcohol como una sustancia sin nutrientes que hay que eliminar. Esta sustancia disminuye drásticamente la tasa de oxidación de la grasa. Es decir, el almacenaje de alcohol en el organismo puede paralizar la destrucción de la grasa. Por tanto, un consumo elevado puede frustrar tus ganas de perder esos michelines.

El alcohol tiene un efecto diurético sobre el cuerpo. A menos que se compense con agua, la deshidratación está asegurada. Esto puede producir serios problemas en personas deportistas. Puede provocar fatiga o aumento del apetito, por lo que si estás a dieta esta se verá afectada. Cierto es que en personas a las que les cuesta subir de peso, este aumento del apetito puede ser beneficioso.

¿Conoces otros efectos desastrosos del alcohol en el deporte? En definitiva, nuestra mejor recomendación es que si bebes, no hagas deporte.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR