Siglos de olimpiadas I

Es difícil imaginar cómo serían los antiguos corredores de maratón y atletas de alta performance en la antigua Grecia.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
Es difícil comparar a los auperatletas de hoy con los de la antigua Grecia Siglos de olimpiadas I Siglos de olimpiadas I usainbolt2
Es difícil comparar a los auperatletas de hoy con los de la antigua Grecia

Las antiguas olimpiadas quizás se diferenciaban mucho, de las actuales competencias, donde la imponencia de los medios de comunicación, ha convertido todo el contexto deportivo en un gran entretenimiento para el espectador. Un espectador que observa con asombro y pasión las proezas de la destreza humana.

Una competencia tan antigua deja llegar a la imaginación como se habría desarrollado una carrera, una lucha de boxeo, o cualquier otra actividad; en una tierra tan relacionada con la filosofía, donde el pensamiento era primordialmente trabajado. Platón contribuyó al atletismo y con ello a los Juegos Olímpicos, y fue determinante con su última positiva opinión, en la que expresó que las competiciones reflejaban el modelo de eficacia griego.

El tiempo

Para retroceder en el tiempo es necesario observar algunas huellas que quedaron plasmadas en la era actual. Dar una mirada al pasado, implica interpretar objetivamente, pinturas, artes, y todo lo relacionado con la vida misma del ser humano, algunos siglos atrás. Actualmente la competencia olímpica constituye un espectáculo mediático además de poner en los campos de juego y distintas pistas las mejores exponencias del mundo deportivo.

Si volvemos la mirada a la antigua Grecia, encontramos que algunos escritos de la época sobre los antiguos precursores muestran que también por aquel entonces el espectáculo del boxeo, la lucha o el decatlón eran las principales atracciones, y motivaban la admiración de lo espectadores, quienes además, desarrollaban un culto social sobre los deportistas.

La vida del atleta

Si bien la vida de los atletas era muy reconocida socialmente, se consideraba además perjudicial para el desarrollo de su vida personal. Los deportistas, sólo preocupados por el éxito, no dedicaban tiempo a sus familias, pasaban la mayor parte del tiempo fuera, compitiendo, preocupados por mantener logro alcanzados o lograr nuevas proezas.

Un personaje de Eurípides en la obra “Autolykos” decía que, Grecia conoce muchas desgracias, pero la peor son los atletas. La reprimenda formulada por el dramaturgo culminó con la exigencia de la supresión de los Juegos. Sin embargo los atletas gozaban de un gran reconocimiento social. En la evolución de los juegos en Grecia, cada vez más deportistas fueron objeto de veneración como dioses. La crítica a la situación de exaltación del show desmedido y entretenimiento social quedaba casi únicamente para los intelectuales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR