Un gran escritor corredor: Haruki Murakami

Se describe a sí mismo como un corredor del montón, pero desde luego no es un escritor del montón. Bastará un ejemplo reciente: su nueva novela, ‘1Q84’, una especie de guiño al famoso ‘1984’ de George Orwell, ha superado en dos semanas el millón de ejemplares vendidos en Japón. En tiempos de crisis para todos y también para un mundo editorial que con la aparición de internet se enfrenta a un futuro de decadencia, Haruki Murakami (Tokio, 1949) avanza con paso firme en su triple faceta de corredor, escritor y persona.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0

Puede que su novela más conocida y exitosa sea Tokio blues (por cierto, se la dejé a alguien hace tiempo y no recuerdo a quién; si estás leyendo estas líneas, devuélvemela, por favor), pero a mi entender la más lograda es La caza del carnero salvaje, sin olvidar la Crónica del pájaro que da cuerda al mundo o Kafka en la orilla. El caso es que Murakami posee un estilo sencillo y directo que engancha a muchísimos lectores en todo el planeta, quizá porque de alguna forma se sienten identificados con unos personajes que, por muy acompañados que estén, casi siempre están aislados y desorientados, con graves problemas para comunicarse y hallar la dirección a seguir.

Hablando de trotar

Desde el punto de vista de los amantes del running, es muy posible que la obra más apetitosa del super ventas nipón no sea una novela, sino un pequeño texto autobiográfico titulado De lo que hablo cuando hablo de trotar. En este libro, cuyo título constituye un homenaje en toda regla al escritor norteamericano Raymond Carver (todo un maestro del realismo sucio), Murakami habla de su afición a correr y de su costumbre de hacerlo cada día desde que cumplió los 33 años y decidió que le convenía perder peso.

De Maratón a Atenas

Acostumbrado desde entonces a sumar kilómetros, ha completado ya cerca de 25 maratones, con una mejor marca de tres horas y media que a muchos nos parece casi inalcanzable. En un viaje a Grecia, además, demostró que es un romántico al recorrer la distancia que separa Maratón de Atenas emulando sobre el terreno al mismísmo Fidípides. Afirma Murakami que en ese camino, bajo un sol abrasador, se convirtió en corredor para siempre.

Concentración y esfuerzo

Nadie mejor que Murakami, pues, para comparar running con literatura. “Escribir una novela es algo que necesita preparación y entrenamiento. No se puede hacer sin un trabajo previo. En este sentido, se parece mucho a correr. Son actividades paralelas que necesitan de una preparación parecida: requieren concentración y esfuerzo continuado”, afirma el autor nipón. Quizá por eso corre todos los días, “una hora o un poco más, hasta que siento que al día siguiente puedo continuar la carrera al mismo ritmo”. Es un hábito similar al que mantiene con la escritura, ya que, siguiendo los consejos de Hemingway, siempre termina su jornada de trabajo cuando sabe cómo va a continuar al día siguiente.

  1. Pues ahora que lo dices, Josep, seguro que en casa tengo algún libro tuyo, pero ese no, eh.

  2. Un post muy interesante Josep. Murakami es uno de los mejores escritores que he visitado. Tiene fuerza, imaginación y un ritmo que, por ejemplo, te entren ganas de comer espaguettis cuando cocina uno de sus personajes de esos deliciosos manjares.

    No parece descabellado pensar en una relación directa entre el swing de su escritura y su hábito corredor. ¿Te atreverías a decir que escribes con más ritmo desde que corres?

  3. Josep Pastells 15 Junio 2009, 12:11 pm

    ¿Seguro que no, Ricard? Jejeje.

    Sí, Pedro, a mí también me gusta. ¿Que si escribo con más ritmo desde que corro? Uffff Difícil respuesta. Lo único que sé es que día tras día intento mejorar. En todo.

  4. 1Q84 será uno de los libros que me va a acompañar este verano. Me han entrado muchas ganas de leerlo después de este post.

  5. Murakami es un maestro en la literatura y fuera de ella también lo es. Su obsesión por correr es la misma que tienen muchos de sus seguidores por sus novelas.

  6. Josep Pastells 15 Junio 2009, 17:56 pm

    Me alegro, Ángela. Seguramente también acabaré comprándolo.

    Tienes razón, Inés. Pero se trata de obsesiones saludables, o eso espero.

  7. Hablando de deporte y literatura a mi me viene a la cabeza otro estupendo libro que seguro muchos abreis leído ya, “El juego interior del tennis”… para aquellos que creen que el deporte no puede estar relacionado con la cultura, creo que con estos dos ejemplos queda más que claro que sí 🙂
    Me encanta Tokio Blues esta novela queda pendiente también..

  8. Estoy buscando el artículo que Murakami escribió con motivo de su maratón en Grecia en 1984, ¿alguien puede orientarme?
    Saludos,
    Carmen

Leave a Reply

Your email address will not be published.