Vacaciones sin running

Para muchos de nosotros suena tan disparatado como visitar Milán y no acercarse al Duomo, o como pasar una semana en Munich sin ni siquiera probar la cerveza. Nos suena a absurdo, a inconcebible, casi a imposible. Pero lo cierto es que las vacaciones sin running existen.

Compartir...Share on Facebook0Tweet about this on TwitterPin on Pinterest0Share on Google+0Share on LinkedIn0
No dejes de entrenar durante estas vacaciones Vacaciones sin running Vacaciones sin running no dejes de entrenar durante estas vacaciones

No dejes de entrenar durante estas vacaciones

Ya sabemos que correr engancha y que cuando estás enganchado a algo te parece casi imposible vivir sin ese algo, pero se supone que los atletas populares somos gente sana y, en consecuencia, deberíamos valorar también las ventajas de dejar de correr durante algunos días, especialmente si esos días coinciden con nuestras vacaciones. Muchas veces ocurre todo lo contrario y los amantes del running aprovechan sus jornadas ociosas para entregarse de lleno a su actividad favorita, pero aunque también es una opción muy a tener en cuenta, este post pretende demostrar que las vacaciones sin correr no tienen por qué ser una tortura para los fondistas.

Lo importante es elegir la mejor opción para tu estancia, teniendo en cuanta la comodidad y calidad del lugar. Un destino ideal para esto es Tenerife Sur y el hotel Costa Adeje de Luabay, un paraíso rodeado de hermosas playas y un clima estupendo todo el año.

El momento de la natación

Tampoco se trata de perder completamente la forma y pasarse todo el día tumbado, pero las vacaciones de verano pueden ser una magnífica ocasión para practicar otros deportes que, de paso, nos permitan dar un respiro a nuestras piernas y articulaciones. El más indicado, sin duda, es la natación. Ya sea en una piscina o en la playa, en un lago o un río, nos ayudará a tonificar la musculatura mientras nos protegemos de la canícula. Nadar un rato cada día es una de las mejores opciones para los corredores que deciden darse un respiro sin renunciar a hacer un poco de ejercicio.

No perder la perspectiva

Tampoco pasa nada si durante las vacaciones nos olvidamos completamente de darle caña al cuerpo (por lo menos en el sentido deportivo) y nos centramos en los placeres a nuestro alcance, aunque está claro que para muchos correr es un placer. Lo importante es no perder la perspectiva. Descansar completamente durante una semana o quince días nos puede venir muy bien, pero pasarnos un mes entero sin hacer nada casi equivaldrá a partir de cero cuando decidamos volver a calzarnos las zapatillas.

Todas las alternativas

Ir en bici o simplemente andar puede ayudarnos a no perder del todo la forma sin por ello dejar de dar descanso a músculos y articulaciones. Practicar otro tipo de deportes (voley playa, fútbol, tenis, pádel…) es también una alternativa para los que deciden abandonar durante unos días el running sin renunciar al ejercicio. Cada uno debería saber cuáles son sus necesidades y actuar en consecuencia, pero cuando llevamos una temporada muy cargada debemos tener muy claro que nuestro cuerpo necesita descansar y que el running siempre nos estará esperando.

  1. Dicen que las vacaciones, son para hacer todo lo que no podemos durante el resto del año, pues supongo que en este cambio de actividades puede entrar el salir o no a correr

  2. Josep Pastells 9 Julio 2009, 10:48 am

    Así es, Antoni. Siempre viene bien variar de vez en cuando nuestros hábitos, sobre todo si así conseguimos descansar.

Leave a Reply

Your email address will not be published.