¿De verdad nos falta tiempo?

La vida diaria nos somete a casi todos a una presión importante, una suerte de estrés que en muchas ocasiones nos hace decir o lamentar que nos falta tiempo. Los corredores también estamos sujetos a esta presión y más de una vez nos quejamos de que un día no tenga más horas o de que éstas no sean más largas para permitirnos hacer más cosas. Sin embargo, creo que en lugar de pensar en el tiempo deberíamos plantearnos cuáles son nuestras prioridades y qué estamos dispuestos a hacer para cumplirlas. La mayoría de los fondistas, o por lo menos los auténticos fondistas, lo tienen muy claro.

Todos podemos hallar excusas cuando se trata de no hacer algo. Y más aún si ese algo es una actividad física exigente, que en ocasiones nos lleva al límite del agotamiento. Cualquier excusa puede ser perfectamente válida y convertirse incluso en una buena aliada de la razón y el sentido común, pero lo que debemos preguntarnos es hasta que punto interviene la pereza, nuestras ganas de tumbarnos en el sofá y quedarnos en casa sin hacer nada.

Buscar excusas

Salvo los robots que se dedican a esto del running (hay más de uno, se les reconoce porque jamás se les pasa por la cabeza la posibilidad de saltarse un entreno), todos hemos sucumbido en alguna ocasión a alguna de las millones de excusas que acostumbran a aparecer los días que no estamos especialmente entusiasmados con la idea de calzarnos las zapatillas. Ya comentamos en una ocasión que tampoco pasa nada por hacerlo (es más, cuando aparecen molestias físicas es recomendable e incluso necesario), pero lo preocupante es que nuestras ganas de apostar por alguna excusa sean cada vez más frecuentes.

Las ventajas de planificar

¿Cómo combatir esa tendencia? Sin entrar de momento en más detalles, creo que una de las mejores fórmulas pasa por ser consecuentes con nuestra programación. Tener un buen mapa mental, o mejor aún un plan por escrito que nos permita visualizar lo que hemos conseguido y lo que pretendemos conseguir, es quizá la mejor manera de acabar con las excusas. Es obvio que si planificamos una actividad con mucha antelación, si seguimos una dinámica prefijada que deje poco o ningún espacio a la improvisación, será mucho más complicado que nos dejemos llevar por la pereza o por cualquier otra opción que no sea la de salir a correr. Haciéndolo así, descubriremos que en realidad no nos falta tiempo, que todo depende en última instancia de nuestra voluntad.

  1. Pedro Fernaud 2 junio 2009, 9:42 am

    La pereza contra la voluntad…Batalla incierta, más fácil de inclinar la balanza hacia el éxito de seguir corriendo si uno tiene un objetivo en forma de carrera…¿Cuál será tu próxima competición, Josep?

  2. Josep Pastells 2 junio 2009, 10:57 am

    Pues aunque todavía no me he inscrito, Pedro, estoy dándole vueltas a la idea de apuntarme a una carrera de 10 kilómetros que se hará el 21 de junio en Madrid, de Chamartín al Retiro. Norte contra Sur, se llama. La idea es hacer la media de los participantes de cada equipo y proclamar un bloque ganador. Como no podía ser de otra manera, yo iré con el sur.

  3. Hace más de 6 meses que utilizo esto que llamas tú “mapas mentales” y me están dando los resultados que esperaba. Me agobio menos y me planifico mejor.
    Josep, nos vemos el viernes en el retiro. Estoy deseando leerme tu libro. Sé que me voy a divertir mucho.

  4. Josep Pastells 2 junio 2009, 15:13 pm

    Me alegro, Ángela. Yo sigo agobiándome, aunque quizá menos que antes. Me gustará verte en el Retiro. Ojalá el libro cumpla con tus expectativas.

  5. Josep, yo no podré pasarme por Madrid pero prometo estar en Girona. ¡Mucha suerte con tu libro!

  6. Josep Pastells 2 junio 2009, 20:12 pm

    Muchas gracias, Laia. Más que suerte, haría falta un milagro jejeje. Pero bueno, tampoco quiero quejarme; al fin y al cabo, tener una sola lectora ya debería ser un motivo de alegría.

  7. A mí de verdad que me falta tiempo.

  8. Josep Pastells 3 junio 2009, 9:52 am

    ¿De verdad de verdad, Ana? Veo que este comentario está colgado a las seis de la mañana. ¿Seguro que no te puedes levantar un poquito antes? jeje

Leave a Reply

Your email address will not be published.