Comenzar la competición

El momento de la largada es tan importante y lleno de expectativas, que necesariamente solicita una concentración importante del atleta.

Los nervios deben estar muy templados en el momento de la salida

Los nervios deben estar muy templados en el momento de la salida

En el momento de la largada de cualquier maratón, el atleta estar expectante, lleno de emociones internas e incluso si asiste junto a un grupo de personas conocidas, los comentarios de otros y la expectativa expresada pueden afectar significativamente su rendimiento. En la competencia, es difícil en el momento de la salida concentrarse en uno mismo. Las razones responden a que la cantidad de personas que compiten en una maratón es muy numerosa. El hecho de estar mezclado en una masa de persona, provoca que nuestra sociabilidad nos impida en lo inmediato prestarnos atención internamente.

La salida

Al comenzar a ponerse en movimiento, la gran cantidad de corredores, convierten las calles de cualquier ciudad en un río de personas, que rápidamente comienzan a ganar terreno. En este contexto es cuando nuestra preparación mental previa juega un papel muy importante. El corredor no debe copiar inconscientemente el ritmo de otros competidores, tampoco debe distraerse por el gran movimiento de personas implicadas en la competencia. Lo ideal es una concentración de largada que nos permita imponernos el ritmo entrenado, concentrar la mirada en una línea en el horizonte sin dejarla caer o distraer con cualquier evento, y controlar la respiración y el movimiento. Esto nos permitirá prepararnos para el resto de la exigente prueba.

La carrera

Pasados los primeros minutos de la salida, muy pronto la masa de corredores comenzara a tomar otras características. Muy probablemente los fondistas profesionales comenzaran a distanciarse, formando individualidades en la vanguardia. En el resto de los competidores se formaran diferentes grupos y pelotones de competidores que desarrollaran la prueba a ritmos semejantes. No es de extrañar que en algún momento de la prueba nos veamos corriendo solos, observando corredores adelante y sin percibir ningún corredor unos pasos atrás. En esta situación de la carrera es menos dificultoso lograr una concentración individual, ya que no tenemos competidores cerca, la columna vertebral de competidores toma otra forma geométrica y nuestros pensamientos deben en esos momentos lidiar con el cansancio corporal, mas que con la expectativa de largada, aunque la ansiedad de llegar a la meta es también un obstáculo importante.

En todas las pruebas lograr concentración es un objetivo de gran importancia. Esto nos permitirá escuchar nuestro organismo ante los requerimientos de la competencia, y lograr desarrollar el ritmo de los entrenamientos, optimizando nuestra performance.

Leave a Reply

Your email address will not be published.