¿Qué tener en cuenta si salimos a correr con lluvia?

En estos días dónde no para de llover sin descanso en casi todas las regiones españolas, son muchos los corredores que prefieren esperar a que mejore el tiempo. Pero los hay que no se lo piensan y salen a correr con lluvia, con nieve o con truenos.

Para estos atrevidos, que no hay nada que les impide salir a gastar zapatilla, traemos algún que otro consejo que nunca debemos dejar pasar en las épocas de lluvias.

Los meses de noviembre y diciembre son los más fríos del año. Sin embargo, este año no solo se presenta con bajas temperaturas, sino que la lluvia y la nieve estarán presentes casi con total seguridad.

Algunos consejos para salir a correr con lluvia

Lo primero que tenemos que considerar es llevar siempre un calzado adecuado. Llueva o no, el cuidado de una correcta suela nos proporcionará un agarre óptimo y seguro.

Aunque una suela de calidad no nos garantice librarnos de resbalones o caídas por el deslizamiento de pavimentos u otras superficies, sí nos aportará seguridad en cada pisada.

Nuestro consejo más importante no salir a correr en el momento del día que más llueve. No tiene mucho sentido hacer deporte en el momento del día que más agua cae.

Un precalentamiento en casa antes de salir a enfrentarnos a las bajas temperaturas ayudará a nuestros músculos a prepararse para el frío y la humedad.

Aunque habitualmente salgamos a correr sin ropa de abrigo, es importante que en días de lluvia llevemos una chaqueta o sudadera impermeable.

Siempre es necesario comenzar toda actividad física bien hidratados. A pesar de la lluvia, nuestro cuerpo sigue sudando es más. Aunque no se aprecie, a mayor humedad nuestro cuerpo suda más, por lo que la hidratación es igual de importante que en días calurosos.

Consejos al terminar de correr con lluvia

Con el frío y el agua, nuestro cuerpo sufre cambios muy bruscos de temperatura  en apenas segundos. Por lo que es necesario acudir directamente a la ducha cuanto antes, así evitaremos quedarnos fríos o coger un catarro típico de estas fechas.

Si ya de por sí es importante estirar después de realizar una actividad física, con la lluvia lo es más aún. Muslos y gemelos son las partes que más sufren con los cambios de temperatura, ya que tienden a sobrecargarse más de lo normal con el frío.

Otro consejo que nos gustaría destacar es el consumir alimentos calientes después del ejercicio físico. Sopas, caldos, tés o cafés ayudarán a regular la temperatura de nuestro cuerpo.

Esperamos que estas ideas os sirvan para el frío invierno y que las pongáis en práctica cuando os enfundéis las zapatillas.

Recordad que, si tenéis alguna duda, consulta o incluso algún que otro consejo que queráis compartir, podéis escribirnos.

Leave a Reply

Your email address will not be published.