Errores comunes para los principiantes en el gym

¡Qué difíciles son los primeros días en el gimnasio! ¿Verdad? Esa sensación de no saber por dónde empezar ni qué máquinas utilizar es algo que no solo te pasa a ti. Y es que hay muchas máquinas y ejercicios diferentes, y hasta que te familiarizas con todos necesitas un tiempo. Por eso, vamos a mostrarte algunos errores que se comenten con frecuencia cuando se empieza en el gimnasio.

Pedir consejo y paciencia, dos factores clave para salir con éxito del gimnasio

Pedir consejo y paciencia, dos factores clave para salir con éxito del gimnasio

Pero, antes de continuar, te haremos dos recomendaciones genéricas que después te vamos a desarrollar: pide ayuda y consejo al monitor; no te avergüences de hacerlo porque es normal y todo el mundo lo hace o lo ha hecho. Y por otro lado, ten mucha paciencia y no intentes hacerlo todo en una semana, hay que ir descansando los músculos para que se recuperen y evitar lesiones.

Pide ayuda si te ves perdido

Un error muy habitual cuando se empieza en el gimnasio es querer probar todas las máquinas sin ningún tipo de control. ¡Ante todo tranquilidad! Es recomendable que, al menos el primer día, le pidas consejo al monitor o entrenador para que te explique en qué consiste cada máquina y para qué sirve. A partir de ahí ya podrás saber si te interesa su uso.

Otro error importante es no organizar correctamente tu rutina de entrenamiento. Lógicamente, al principio, es complicado que ya tengas pensado qué vas a hacer en cada entrenamiento. Sin embargo, tras unos pocos días para familiarizarte con cada ejercicio, ya puedes saber qué músculos vas a trabajar y con qué frecuencia. Es habitual que los novatos en este tema, durante los primeros días, vayan un poco a su aire haciendo lo que les va apeteciendo en cada momento pero es importante que te planifiques bien para que el entrenamiento sea efectivo. ¡Consulta al monitor todas las veces que haga falta!

Debes tener paciencia

Cuando te apuntas al gimnasio, especialmente si lo que buscas es ganar masa muscular, es habitual que trates de hacer ejercicios con los que conseguir los objetivos rápidamente, pero esto es un error. Si no has ido nunca al gimnasio, tu cuerpo no estará preparado para soportar un entrenamiento de fuerza importante, por lo que debes ir poco a poco.

Debes crear una base para que puedas ir evolucionando y añadiendo cada vez más carga en tus ejercicios de manera controlada. Si haces algo que está por encima de tus posibilidades, lo más probable es que te lesiones y tengas que dejar de entrenar durante un tiempo e, incluso, abandones el gimnasio. Esto resulta bastante contraproducente, ¿no crees?

La clave para conseguir el éxito en el gimnasio es la paciencia, e ir quemando etapas a su debido tiempo. Es mejor que empieces con poco peso pero aprendiendo a hacer bien los ejercicios y, a medida que te vayas viendo más preparado, ir añadiendo más dificultad al ejercicio utilizando cada vez más peso.

La falta de descanso también es un error muy habitual en los principiantes. Tienes tantas ganas de mejorar que vas todos los días al gimnasio y no dejas tiempo a tu cuerpo para que asimile el entrenamiento, por lo que puedes sobrecargar tus músculos, siendo perjudicial para tu cuerpo. Y, por supuesto, ¡tampoco olvides una correcta alimentación!

Toma nota de estos errores para no cometerlos y para sacar el máximo provecho posible a tu entrenamiento.

Foto | Fotolia.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.