Experiencia personal

Desde hace tiempo decidí correr periódicamente para mejorar el estado físico y el bienestar general. Pocos días atrás participe por segunda vez de una competencia de diez kilómetros. Correr en competencia implica mayor concentración que la actividad del entrenamiento.

Para el maratón también hay una primera vez

Para el maratón también hay una primera vez

Correr es una actividad de importantes movimientos físicos y aporta gran bienestar al organismo. Cuando se desarrolla la actividad rutinariamente muchas veces los corredores necesitamos romper con la rutina para no caer en el aburrimiento. Hace un año participé de una maratón en la ciudad de Córdoba, en Argentina.

En aquella oportunidad encontré que la competición es muy diferente a los días de entrenamiento, la ansiedad, el clima, el ritmo de otros competidores y obstáculos como ampollas, calor y cansancio, hacen que en la prueba recordemos la importancia del entrenamiento y lo bueno que es realizar una rutina donde se practique constantemente la forma de enfrentar obstáculos en la carrera.

En la carrera

Durante el mes de Abril, participé de una competencia de diez kilómetros en las calles de la ciudad de Córdoba. Si bien se monto una interesante campana de marketing denominando al evento “Maratón Roggio”, en realidad se trataba de una carrera de diez kilómetros con tramos de cinco kilómetros para corredores amateur y tres para principiantes. Esta vez el clima era cálido pero sin conformar un obstáculo importante.

Correr por las calles de la ciudad es toda una experiencia. Más de seis mil personas se sumaron a la competencia, distribuyéndose en las categorías clásicas de maratón. Corredores no videntes, sumaron su esfuerzo y entrenamiento a una competencia de gran convocatoria social. Al correr tome mayores recaudos que en mi experiencia anterior. Si bien esta oportunidad el tramo era mas corto, el manejo del pensamiento mejoro notablemente.

Buen resultado

El ritmo propio no fue afectado por el de otros competidores. Uno de mis errores en el transcurso de la prueba anterior fue dejarme llevar por el ritmo de otros corredores que se desempeñaban en la competencia. Controlar la propia respiración, llevar bien el ritmo y mantener una actitud positiva fueron los pilares principales que me permitieron llegar a la meta sin sentir un cansancio extremo y sin haber sufrido la aparición de ampollas y molestias musculares.

Una vez más comprendí la importancia de entrenar con dedicación antes de enfrentar este tipo de prueba deportiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published.